Qué esperar de esta Bundesliga: Previa de la segunda mitad de temporada

15/01/2012 16:471 comentarioVistas: 5

El 20 de enero comienza a rodar nuevamente el Torfabrik 2, balón oficial de la liga alemana. Muchas sorpresas y decepciones ha habido en esta primera mitad de temporada, que se verán complementadas con una segunda parte igual de complicada.

Una crecida en el norte

El equipo que más variará su actuación de la primera mitad debería ser el Hamburger SV. Tras un comienzo estrepitoso –y con el paso de Oenning, Cardozo y Arnesen-, el proyecto o al menos los métodos de Thorsten Fink parecen acoplarse a las necesidades de las actuales vicisitudes del HSV. El equipo ha respondido de maravilla y ha perdido solo un encuentro desde que el ex técnico de milagroso FC Basel tomara el timón de los hanseáticos.

Si se considera el contexto en el que está sumergido el HSV, parecería lógico que siguiera trepando en la tabla. No contará con el plantel más maduro o mejor calificado para una remontada épica, pero sin lugar a dudas sus rivales directos –Wolfsburg, Hertha Berlin y FC Köln- lucen poco capaces para sostenerse frente al Hamburgo.

Peleando por consistencia

Actualmente el Werder Bremen lucha por conseguir actuaciones más sólidas. Si bien los dirigidos por Thomas Schaaf ocupan actualmente la quinta plaza de la Bundesliga, para nada algo sencillo, es el único equipo con más de cinco derrotas entre las plazas europeas de la liga alemana. Además, son un equipo que tiene que aprender a capitalizar del error ajeno y evitar que el rival capitalice de los propios. Son la cuarta mejor ofensiva de la liga, con un promedio de gol de 1,78 goles por juego. También son la cuarta peor defensa de la liga, teniendo incluso un coeficiente negativo de goles pese a ser quintos en su liga. 31 encajados en 17 partidos es un saldo que un equipo que pelea por seguir arriba debe mejorar.

Algo similar pero diferente al mismo tiempo ocurre con el VfB Stuttgart, 1899 Hoffenheim y Bayer Leverkusen; conjuntos que gozan de una sana defensa, pero una capacidad de marcar considerablemente baja. La lucha de Stuttgart y Hoffenheim –empatados en puntos- es por entrar en los puestos de la Europa League, los cuales están a al menos cuatro puntos de distancia. Actualmente en el medio de la tabla, tienen por delante de ellos al Hannover 96, club que ha venido de más a menos; efectos de su campaña en Europa, y por detrás le siguen el FC Köln, Hertha Berlin, VfL Wolfsburg y Hamburger SV; todos a máximo tres puntos de distancia. Es decir, que una victoria no necesariamente les garantiza colarse entre los mejores de la liga, pero una derrota podría acercarlos mucho más de lo querido a la zona de descenso.

Bayer Leverkusen, por su parte, ya está en puestos europeos pero aun no ha sido capaz de convencer a su afición, a los medios o incluso a sí mismos. Pese a haberse clasificado contra todo pronóstico a la siguiente fase de la Champions League, los resultados variopintas en la liga lo siguen dejando vulnerable a desastres y fiascos. Así fue el caso al comienzo de la temporada cuando el Dynamo Dresden revirtió un 0:3 en cuestión de 20 minutos, obligando al alargue del partido, el cual el Dynamo terminó ganando 4:3, para el deleite de sus aficionados. Era la primera ronda de la DFB Pokal; por mucho, menos de lo esperado por cualquier seguidor del B04 en dicho torneo.

Ni con todo el dinero del mundo

Felix Magath pareciera ser comprador compulsivo debido al enorme monto de fichajes que ha realizado con su conjunto. Este invierno el técnico campeón del 2009 se ha traído a una camada completa de jugadores nuevos para reforzar la plantilla, la cual ya había traído a 14 jugadores en la pre-temporada. Tras una refundación total del equipo, los resultados aun no llegan. El equipo está estancado en una lucha por evitar el descenso, en vez de alcanzar puestos europeos, como se había prometido a comienzos de temporada.

Las nuevas incorporaciones buscarán darle más estabilidad a un equipo endeble e el fondo y a veces insípido en la delantera. A escasos 4 puntos de puestos de descenso, con un Hamburgo en alza, Mainz resurgiendo, un Köln y un Berlín negados a ceder, el reto es grande; de allí el fuerte desembolso en ampliar la plantilla y mejorarla cualitativamente. Magath sabe que no puede quedarse de brazos cruzados.

La lucha por Europa

Los movimientos en el mercado de fichajes han fortalecido al principal rival del Bayern München en la lucha por el título, el Borussia Dortmund. No necesariamente porque Marco Reus vaya a comenzar a jugar de inmediato, pero sí porque se trata de un movimiento que complica los planes a mediano plazo del Bayern y le da el empujón anímico a los jugadores del Dortmund por rendir mejor. Que llegue Reus implica que Kagawa deberá esforzarse más por mantener su puesto, y le da a Götze, Bender, Blaszczykowski, Grosskreutz, Kehl y demás jugadores del mediocampo, garantías que se está trabajando en un proyecto serio y de largo plazo. Que no ha sido casualidad del destino que Dortmund haya ganado la liga la temporada pasada y que, como en muchas otras ocasiones, quede sin contestar el reto de ser el verdadero rival del campeón de campeones alemán.

Por su parte el Bayern parte más tranquilo de lo que dejó el final de la primera mitad de temporada. Schweinsteiger se ha recuperado de su lesión en la clavícula, Gómez vive un increíble momento, se convenció a Olic  y a Pranjic de quedarse por lo menos hasta fin de temporada, el nivel de preparación de Contento y Rafinha ha sido mejor al esperado, y el dúo Kroos-Müller vive el perfecto balance entre complemento y competencia directa.

Schalke 04, entre rumores de la salida de Jefferson Farfán, confirmó la cesión de Chinedu Obasi, del Hoffenheim. Tanto el peruano como Raúl, Jurado, Escudero y varios otros compañeros del Königsblau viven incertidumbre con respecto a su futuro. Pese a ello, el desempeño del equipo, y el invaluable apoyo que el técnico Huub Stevens le ha brindado al plantel, han convertido a un Schalke que pintaba a medias para el comienzo de esta temporada en un firme candidato a ir a la Champions League, así como tener un excelente desempeño en la Europa League. Sin exagerar, pudieran considerarse firmes candidatos a alcanzar al menos las semifinales de dicho torneo.

La historia de Borussia Mönchengladbach es una que alegra cualquier amante del fútbol. Un equipo que evitó el descenso por poco la última temporada, es ahora cuarto en la tabla. Con un estilo de juego muy agradable para la vista y resultados que convencen, los dirigidos por Lucien Favre han sacudido los pronósticos de todos. Lamentablemente, esta historia pareciera tener un final menos feliz del que promete. Con Marco Reus ya vendido, Neustädter no renovado, complicado extendiendo el contrato de Juan Arango, los Potros parecieran estarse desmantelando. Se han reforzado con Tolga Cigerci, del Wolfsburg y con Alexander Ring, del HJK Helsinki, quienes en cierta forma darán más opciones a Favre al momento de sortear lesiones o fatiga en algunas figuras del mediocampo.

Sin lugar a dudas, la Bundesliga se torna cada año en un enigma mayor. Viejos conocidos tambalean, otros resurgen y uno que otro sorprende. Otra cuestión de la liga alemana que amerita atención es lo diferentes que suelen ser las dos mitades de la temporada. Se podría citar como un excelente ejemplo de ello al Eintracht Frankfurt del año pasado. Cerraron la primera mitad de temporada de séptimos en la tabla, con un buen balance defensivo-ofensivo (24 anotados, 21 encajados), y fueron directo al descenso 17 fechas más tarde; esto incluyendo una racha de ocho partidos sin poder marcar un gol. Si bien la consistencia es un problema en cualquier club de cualquier liga de fútbol, Alemania suele contar con fluctuaciones importantes en el transcurso de sus temporadas.

Etiquetas: