Asegurando un puesto en cuartos

16/06/2012 7:135 comentariosVistas: 30

Alemania se medirá ante Dinamarca el domingo 17 de junio, buscando mantener la buena y creciente forma que ha venido desarrollando, la cual les ha puesto de líderes de grupo y con todas las de ganar.

Evolución

La Alemania que batió a Portugal dista mucho de la que se vio ante Holanda. Más atrevida, más precisa e incluso hasta más fresca fue la percepción que dejó el principal candidato a ganar la Euro 2012. La cautela del juego inicial fue superada por constantes intentos de penetrar la defensa neerlandesa, el dominio de la posesión y por supuesto, un contundentísimo Mario Gómez.

Todo pareciera apuntar que la tendencia de las actuaciones es de alza, por lo que ante una Dinamarca que no se perfilaba como favorita en el grupo en vísperas del torneo pudiera haber una soberbia demostración de buen fútbol germano. Sin lugar a dudas, el rival se presta a ello. El fútbol de las selecciones escandinavas suele emular mucho el fútbol inglés; largas corridas, pases de 40-50 metros y juego aéreo son algunos de los rasgos del juego danés que Alemania pudiera explotar. Aquellas corridas y pases de largas distancias obligan a la creación de espacios, los cuales caen perfecto en los planes de un equipo lleno de regateadores y dribladores de la más fina técnica. El juego aéreo no ha de preocupar, puesto que la Mannschaft es la segunda más alta del torneo.

 

Relevos en las líneas

Para evitar el desgaste que implica jugar un torneo tan intenso como la Euro 2012, es menester rotar la alineación. Dado que el segundo encuentro fue ante el rival más complicado del grupo, dicha rotación no fue dada del todo. Por ello, y ahora que se cuenta con un colchón de seis puntos sobre el cual recaer, el tercer encuentro será el momento propicio para darle descanso a algunas de las figuras más importantes de Alemania. Advertimos, lo que sigue es especulación, sin ningún sustento, más allá de las razones que serán expuestas.

En la defensa, es posible que se le den minutos a Mertesacker. Holger Badstuber ha abusado esta temporada de sí mismo, con una buena hilacha de actuaciones domésticas y en Europa, por lo que no vive su mejor momento de resistencia física. Si bien es el único central inamovible de Alemania, es también el que más descanso requiere.

Jerome Boateng ha venido demostrando consistencia en sus actuaciones, pero por sus dos amarillas, es baja automática para el siguiente juego. Rotar a Philipp Lahm de banda no pareciera ser una opción, por lo que se perfila a Benedikt Höwedes como el titular de la banda derecha. Sin embargo, y con el constante interés de Joachim Löw en darle minutos a Lars Bender, jugador que pareciera ser muy del agrado del seleccionador, la posibilidad de ver al gemelo Bender del Leverkusen por dicha banda es probable. En la preparación del torneo se le probó en dicha posición, y en el encuentro contra Holanda fue el sustituto de Thomas Müller, en el lado derecho del mediocampo, quizás buscando aclimatarlo a dicho extremo del terreno de juego.

Dada la dependencia del orden defensivo en Philipp Lahm, el capitán pareciera ser titular. No sería descabellado, eso sí, que fuera sustituido por Marcel Schmelzer en algún punto del encuentro.

Por una favorable evolución y una excelente actuación ante Holanda, Mats Hummels debería partir de titular, más por razones de recompensar los esfuerzos del zaguero que por verdaderamente necesitarlo en un juego que es, en teoría, un trámite.

En el mediocampo, Bastian Schweinsteiger será titular por razones similares a las citadas para Hummels. Por fin consguió ritmo, pese a no estar al tope de su nivel aún (lo que es una excelente noticia, a decir verdad). La fatiga no debe ser un asunto, puesto que Schweini estuvo ausente de las canchas por un largo intervalo de tiempo debido a una sucesión de lesiones.

Sami Khedira, de ser descansado, pudiera abrirle espacios a jugadores como Gündogan o Kroos que saben ubicarse como el acompañante de Schweinsteiger en un muy alemán ‘Doppelsechs’ (doble seis; en el conteo de posiciones del campo alemán, el jugador de contención es tradicionalmente el número 6, no el 5 como suele usarse en España).

En la línea de creación y ofensiva, Mesut Özil es duda para el encuentro, Lukas Podolski no ha estado a la altura de las expectativas (sin embargo, su siguiente partido con la selección será el número 100) y Thomas Müller pudiera usar un descanso -pese a ser una locomotora capaz de jugar juego tras juego sin sufrir en calidad-. Para los tres jugadores, hay razones que pudieran llevar a creer en el reemplazo de ellos en el once inicial ante Dinamarca. Por supuesto, el trío predilecto para reemplazarlos es: Marco Reus (por Müller), Mario Götze (por Özil) y André Schürrle (por Podolski). Además, Kroos en su polivalencia es también un serio candidato para la posición de mediapunta, en la cual suele sentirse bastante cómodo.

Adelante, se pudiera repetir lo visto ante Holanda: medio juego para Gómez, medio juego para Klose.

 

Criticados a priori, indispensables a posteriori: Nota del editor

Mucho debate ha habido en Alemania sobre la forma de Manuel Neuer y Mario Gómez con la selección nacional. Ambos acusados de no dar el 100% cuando visten de blanco, el que sean ellos dos los principales garantes de los resultados de la Mannschaft ha deleitado a quienes sí confían en las capacidades y méritos de ambos jugadores. Resulta difícil creer que haya tanta duda en torno a dos figuras con dos temporadas de altísimo rendimiento con su club, FC Bayern München.

Pese a haber perdido 4 partidos más que el Borussia Dortmund, el portero del FCB, Manuel Neuer, encajó tres tantos menos que su homólogo del BVB, Roman Weidenfeller. En total, 22 goles en 34 encuentros, a razón de 0.64 goles/juego; números que muchísimos equipos de primera línea quisieran tener.

Por su parte, Mario Gómez marcó 26 goles en la liga y 12 en la Champions League; segundos mejores registros en ambas competiciones. Los promedios de él son igual de sorprendentes que los de Neuer: en la Bundesliga, un gol cada 95 minutos. En la Champions League, un tanto cada 81. No es sorpresa que en la Euro lleve de momento un registro asombroso: un gol cada 50 minutos.

Etiquetas: