1.Bundesliga

Las claves de la revolución que busca la DFL

En las últimas horas se filtraron los detalles acerca de una serie de modificaciones que buscaría la Deutsche Fußball Liga (DFL) en el fútbol alemán. ¿De qué se tratan? ¿Cómo puede impactar?

La DFL pretende revolucionar una buena parte del fútbol alemán. Esto consiste en tres aristas de suma importancia, una deportiva y dos institucionales, pero que tienen convergencia en materia económica. Estas son la organización de la DFB Pokal, los ingresos por derechos televisivos, y la actualización de la estructura de la Deutscher Fußball Bund (DFB). Iremos punto por punto desmenuzando y analizando en qué consiste cada propuesta y cómo repercutirá en el fútbol teutón.

DFB Pokal: Beneficio para los ricos, disyuntiva para los humildes

herrenfussball_dfb-pokalfinale2010_pokal_02

En primer lugar tenemos la Copa de Alemania, la única competición que reúne a los grandes y pequeños clubes de Alemania, pero… ¿hasta cuándo? Aquí yace la primera modificación de la DFL, que propone hacer una copa mucho más abierta a las divisiones regionales, incorporando a clubes amateurs en la primera ronda, junto a equipos de la 3.Liga y la 2.Bundesliga y a un número selectivo de clubes de elite.

En efecto, la DFL propuso dos alternativas de competición: la primera opción incluye una ronda inicial con 71 equipos amateurs, más todos los integrantes de 2.Bundesliga y solo 11 equipos de 1.Bundesliga. Esta primera ronda de 100 equipos dejará para la segunda instancia 50 clasificados, a los que se le sumarán los 7 equipos restantes de 1.Bundesliga que tienen compromisos en Europa.

La segunda opción consta de una fase inicial con 58 amateurs y 18 equipos de segunda división. Luego entrarán a la competición 11 equipos de 1.Bundesliga  y para la tercera ronda se sumarán los 7 restantes de la primera división. A su vez, quien sea el campeón defensor también comenzará su participación en esta instancia.

De este modo, la reforma de la Copa de Alemania tiene varios puntos de análisis. El primero es el beneficio que tendrán aquellos clubes que participen en Champions League y Europa League, quienes no tendrán la Copa de Alemania en medio de un calendario apretado y recién la jugarían ya con la temporada en pleno desarrollo.

Otro punto es el aumento de cantidad de participantes, que pasaría de 64 a 100. Esto favorece a la inclusión de más equipos de divisiones regionales que también podrán contar con una fuente adicional de ingresos económicos a la vez que tendrán la oportunidad de jugar la segunda competición más importante del fútbol en Alemania.

Pero en contraposición, la otra cuestión que se presenta es que la tardía entrada de los equipos más importantes de la Bundesliga reducirá las probabilidades que equipos de divisiones menores puedan medirse ante los grandes de Alemania. Esto significaría perder la gloria deportiva por medirse ante semejantes instituciones y, peor aún, un rédito económico sin precedentes por los ingresos que pueden registrarse. Por ejemplo, en la edición actual de la copa, se enfrentaron FC Nöttingen, de la Oberliga Baden-Württemberg, y Bayern München. El club local salvó gran parte del año económico por el dinero que movilizó la llegada de los bávaros a la ciudad.

 

Mayor ingreso por broadcasting, ¿menor distribución?

Un año más, el reparto televisivo en Alemania vuelve a estar a la cabeza del fútbol europeo. Foto: Alliance Pictures.

Foto: Alliance Pictures.

La segunda serie de modificaciones de la DFL tiene como objetivo los ingresos por los derechos de televisación. Actualmente, la entidad recibe una suma total aproximada de €710 millones de los cuales €142 millones (20%) es destinado a los clubes de 2.Bundesliga. Ahora bien, la información sobre el nuevo contrato que comenzará a regir para 2017 entre las grandes empresas de medios y la DFL cuenta con tres posibles alternativas.

La primera sostiene que el nuevo capital que recibirá Alemania en materia de televisación será de €1 billón y que la repartición mantendrá los mismos porcentajes, lo cual significaría un aumento importante de cifras netas para la segunda división que se traducen en €200 millones potenciales.

Sin embargo, hay otras dos posibilidades que también están en la agenda de los funcionarios de la DFL. Una es que se mantengan los €142 millones netos para la segunda división independientemente de los ingresos mayores para la 1.Bundesliga, y otra es la aplicación de un piso del 15% del total de los derechos televisivos, pero que su valor vaya fluctuando conforme a la cantidad de dinero que entre a las arcas de la DFL.

La más sensata de las opciones sería la primera, con la 2.Bundesliga manteniendo el porcentaje que le corresponde y que a su vez significaría un aumento de €58 millones. Pero más interesante resultaría que la DFL incremente el porcentaje de la segunda categoría dados los números astronómicos que se barajarán para el ciclo que comienza en 2017.

Transparencia en la DFB

Foto: www.faz.de // dpa

Reinhardt Rauball, presidente de la DFL que busca reorganizar el fútbol alemán. Foto: www.faz.net // dpa

Los últimos meses fueron de todo menos tranquilos para la DFB. Desde que el medio alemán ‘Der Spiegel’ destapó una serie de datos que alimentan la hipótesis de que Alemania compró los votos para ser sede mundial en 2006, las noticias fueron de mal en peor para los funcionarios alemanes de la Federación Alemana de Fútbol al punto de que el Wolfgang Niersbach presentó su renuncia a la presidencia en beneficio a las investigaciones del caso.

La investigación que ahora comanda el FBI desembocó en una ola de datos que agudizan cada vez más el caso, involucrando a representantes del fútbol alemán como Franz Beckenbauer, presidente del Comité de Organización del Mundial 2006. Esto es sin dudas una mancha muy grande a la rica historia de Alemania en el plano futbolístico mundial y por eso la DFL decidió acertadamente poner un poco de orden.

En efecto aparece la tercera arista de reorganización que propone la entidad presidida por Reinhard Rauball en su documentación preliminar es crear una nueva estructura que abarque áreas de suma importancia institucional como son la de negociación con patrocinadores, el departamento de marketing y la gestión de los derechos de la DFB Pokal para que cada una de ellas cuente con un equipo de directivos encargados de gestionarlas en colaboración de la Comisión Ejecutiva de la DFB. En otras palabras, individualizar cada una de las áreas con directivos competentes y que no sean manejadas todas al mismo tiempo por un mismo representante.

El fútbol alemán se encamina a darle una vuelta de tuerca a su plataforma institucional, que lógicamente tendrá repercusión dentro y fuera del ámbito deportivo. En caso de cristalizarse la serie de cambios que proponen desde la DFL, el tiempo juzgará si estas nuevas formas de llevar adelante ciertos aspectos son o no acertadas. La revolución está en camino.

Haz clic para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Popular en Mi Bundesliga

Subir