Euro 2016

Opinión: Confiar en la mano de Löw

En el camino rumbo al título mundial en Brasil, Alemania experimentó cambios. Unos que terminaron de consolidar el funcionamiento de un seleccionado que, a pesar de no haber tenido un gran partido final, supo aprovechar su momento. Las piezas se pusieron en su lugar. Lahm de lateral, Schweinsteiger titular, Klose como delantero centro.

El defensor del Bayern München cerró un andarivel que había quedado descubierto con el afán de intentar lo que Pep Guardiola había ensayado durante la temporada, Schweini fue el bastión psicológico y patrón del mediocampo y el ariete de la Lazio se consagró como el máximo goleador en Copas del Mundo.

Ahora bien, ¿qué tiene esto que ver con la clasificación de Alemania a cuartos de final? Un denominador común: la mano de Löw. Si bien el seleccionador fue duramente criticado por decisiones en la táctica y en el armado del plantel, supo detectar nuevamente lo que necesitaba Alemania. Y lo encontró, a costas de contradecirse en cierto punto con cuestiones de ideales futbolísticos propios.

Contra Eslovaquia se vio la mejor versión del seleccionado teutón en lo que va de la Eurocopa y, quizás, de toda la fase clasificatoria al torneo continental. Es cierto, el rival dejó jugar, pero eso no quita que Alemania haya sido el seleccionado que todos querían ver: equilibrado en defensa y dinámico en ataque.

Jogi encontró en Kimmich un comodín para el equipo nacional. Por algo lo utilizó en lugar del también prometedor Julian Weigl. Ante Irlanda del Norte lo puso como lateral derecho, rindió con creces, y volvió a confiar en él para el juego contra Eslovaquia, donde jamás se lo encontró mal posicionado.

Otro punto clave fue la inclusión de Mario Gómez como referente de ataque, renunciando a su idea de reformar el ataque alemán con un delantero indefinido. Intentó con Kruse, Volland, Götze, pero ninguno le fue tan funcional como Gómez. Es que más allá de su insaciable voracidad de goleador, el atacante del Besiktas fija marcas, es decir, se lleva consigo la atención de los dos zagueros. Así, dejan vía libre a los volantes que atacan al vacío como Özil y Draxler.

Aquí está el tercer cambio que metió Löw: la inclusión de Draxler como volante externo. Era el papel que tenía reservado para Reus, pero, ante la falta del jugador del Dortmund, Löw optó por Julian, y vaya que rindió. Junto con el lateral Jonas Hector, el mediocampista de Wolfsburg hizo del costado izquierdo una daga directa al corazón de la defensa eslovaca. Desplegó todo su talento y desequilibrio aumentando exponencialmente su rendimiento en el tramo final de la Bundesliga.

La reacción de Löw con las tres modificaciones cambió la cara a Alemania, que se mostró firme, dinámica y armoniosa en sus movimientos en bloque. ¿Con el antecedente de lo sucedido en Brasil, por qué no volver a confiar en la mano de Löw? El triunfo bien pudo ser más abultado, de no ser por la falta de precisión en la definición, detalle que viene arrastrando de hace un tiempo largo. Pero esa es otra discusión. Lo cierto es que el campeón del mundo sacó las credenciales de candidato. Ahora, a ratificarlas el próximo sábado.

5 comentarios

5 Comments

  1. jose

    27/06/2016 at 14:32

    Bueno, mucha complaciencia! La realidad es que el mundial se ganó a pesar de Low y porque hubo suerte en la final. Acaso no recuerda nadie que la banda de Howedes era un desastre todos los partidos. Ahora vienen los rivales de verdad y yo no creo en Low…….solo en tener la misma suerte cuando sea necesario

  2. WGrossberg

    27/06/2016 at 17:04

    Totalmente de acuerdo contigo Jose … No pudiste ser mas claro!!!… Low no fue el factor clave del triunfo Alemán en el 2014 … El éxito fue marcado mas por la extraordinaria calidad que afortunadamente tenia Alemania mas el factor suerte que siempre es importante en todo!!!!

    • Ezequiel Rocha

      27/06/2016 at 23:36

      No digo que Löw haya sido la clave de la obtención del Mundial, sino que destaco que -al igual que en esta EURO- detectó a tiempo lo que Alemania necesitaba para dar la vuelta de tuerca justa. Puso las piezas en su lugar y allí comenzó a funcionar mejor la maquinaria. ¿Cuántos hay que prefieren morir con sus ideales antes de hacer cambios y perder una pizca de orgullo personal? Claro que hay cosas para criticarle a Löw, pero también señalemos los puntos a favor y veamos más allá del resultado. Y a la suerte hay que acompañarla.

  3. Gustavo Blanco S

    30/06/2016 at 6:09

    Discrepo la verdad de las apreciaciones anteriores , es mérito de Low intentar con distintas formas de jugar y hacer cambios con el afan de mejorar el funcionamiento del equipo cuando muchas veces hay entrenadores que mueren con sus ideas, el mundial se gano bien y no vengan con llamar suerte a la incapacidad de el otro equipo para hacer goles eso no es un asunto del técnico. Alemania pasa por un cambio generacional en donde durante los partidos amistosos se probaron los jugadores por las bandas como Erick Durm entre otros. El sábado será una prueba de fuego para esta selección que pienso que puede sacar el resultado por que al final de cuenta la estadistica no juega y es una referencia , lo que importa es el hoy. Italia también posee sus falencias que se les pueden sacar provecho.

    • Juleo

      30/06/2016 at 18:17

      La verdad es que no existe el equipo perfecto ni el juego perfecto ni existirá tampoco el partido perfecto. A veces me ha gustado Alemania y otras veces no tanto. Pero eso es el fútbol. También hay que tomar en cuenta que los rivales también
      juegan…y cuando lo hacen bien ganan. Entonces el análisis debe hacerse en el balance de todos los partidos. Veremos después del sábado cuando se enfrente a un rival peso pesado como es Italia. A veces se juega bien y se pierde y otras se juega mal y se gana. Y por supuesto se juega bien y se gana y se juega mal y se pierde…no existe el balance perfecto sino el balance positivo o el balance negativo. Hasta ahora el balance ha sido positivo pero ya cuando se enfrente a Italia veremos si ese balance positivo se convierte en negativo o continúa positivo. En otras palabras, para mí, Löw no es un técnico perfecto pero sí es un técnico que ha hecho muchas cosas bien. Claro está, la Federación alemana le ha dado todos los recursos y los clubes también y por eso Alemania es referente mundial en el fútbol de hoy. Yo creo que al final del certamen debe pensarse en optimizar todo se gane o se pierda, y pensar en el mundial próximo. Creo que es mejor terminar lo que se empezó y de ahí analizar si debe seguir Löw o no.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Popular en Mi Bundesliga

Subir