1.Bundesliga

La batalla de Dario Scuderi

Ocho meses han pasado desde que el camino de Dario Scuderi hacia la élite se viera violentamente obstaculizado. En Varsovia, en el inicio de la fase de grupos de la UEFA Youth League, el juvenil del Borussia Dortmund sufrió una lesión que pudo incluso provocar la pérdida de su pierna izquierda.

Su rodilla había quedado en una posición antinatural, después de que el pie del italiano se quedara enganchado en el césped tras un cambio de  dirección. El silencio de la grada y el horror en el rostro de sus compañeros, incapaces de observar la situación, ya hacían prever lo peor desde un primer momento.

“Intentaba mover un dedo, algo, pero me di cuenta de que no sentía nada. Ni la manta tapándome, ni la mano del médico al ser explorado”, admitió meses más tarde Scuderi, en una entrevista concedida al diario ‘Der Westen‘.

En marzo, Scuderi cumplió los 19 años. Una edad que atraviesa entre consultas, salas de rehabilitación y muchas, muchas horas de trabajo. La espeluznante lesión sufrida ante el Legia Varsovia causó, en un inicio, fracturas en el ligamento anterior, cruzado posterior y lateral, además de menisco. Pero sólo ahí empezó un auténtico calvario que el italiano está superando gracias al equipo médico del hospital Mallersdorf.

Michael Strobel es uno de los más reputados especialistas ortopédicos de Alemania. Su trabajo en la reconstrucción de ligamentos cruzados le ha valido un nombre entre los cirujanos más reconocidos del país en este área médica.

“Cuando lo recibí, me di cuenta de que era la lesión más grave que uno podría imaginar. Todo estaba dañado. Huesos, músculos, tejidos y tendones”, cuenta Strobel, encargado de supervisar el caso de Scuderi.

Dario Scuderi

Dario Scuderi (der.) lucha por un balón durante un amistoso de la Sub-19 italiana ante Turquía, una semana antes de la trágica lesión en Polonia. Foto: Marco Luzzani/Getty Images.

El mayor desafío, más allá de las aparatosas fracturas, era recuperar el nervio de la pierna. La inflamación producida por los numerosos daños provocó que el riego sanguíneo apenas llegara a la parte baja de la pierna del jugador. Para aquellas primeras semanas, el riesgo de que Scuderi sufriera un síndrome compartimental en su pierna izquierda hizo incluso temer por la integridad de la misma.

Pero la labor del equipo médico evitó la dramática circunstancia. El joven, por entonces aún de 18 años, tuvo que pasar siete veces por el quirófano, en siete días consecutivos. Los músculos debían ser separados quirúrgicamente, a fin de aliviar la presión.

Dos días después de la última fue intervenido una octava vez en Múnich, para reparar los músculos. “La próxima intervención será en agosto”, aseguraba al ‘Ruhr Nachrichten‘ en marzo, confiado de que su calvario tendrá un punto final.

El trabajo del Dr. Strobel y su equipo médico sirvió para salvar su pierna. Las fracturas y el entumecimiento inicial desaparecieron tras el arduo trabajo en el quirófano. A partir de ahí, la gradual regeneración de los nervios y el trabajo de rehabilitación serán claves para marcar el tope de la recuperación.

Futuro esperanzador

 

Aquel trágico 14 de septiembre, Scuderi había amanecido con un e-mail de Roberto Baronio, seleccionador Sub-19 de Italia. Lo había convocado para el amistoso ante Portugal, que se disputaría el 6 de octubre en la ciudad lusa de Fátima.

Pero la victoria por 0-2 del Dortmund en Varsovia acabaría, momentáneamente, con las esperanzas del juvenil italiano de volver a jugar con su país.

Meses después fue invitado por Hans-Joachim Watzke, CEO del club, a un partido del Dortmund en el Signal-Iduna Park. El propio gerente tomó por el brazo a Scuderi y le aseguró que no debía temer por su futuro. “El cuidado del Dortmund siempre estará para lo que necesites”, cuenta el italiano sobre el mensaje recibido.

El mismo que, desde el primer instante de la lesión, le ha llegado por parte de todo el mundo dentro del Borussia Dortmund. Incluso por otros ajenos al club, como Neymar, Andrea Pirlo o Thiago Alcántara, del Bayern Múnich.

Club, jugadores y directiva se volcaron con un Scuderi que, probablemente, no pueda llegar a realizar una carrera profesional. Que juegue al fútbol como un hobby sería un éxito absoluto desde el punto de vista médico aunque él, a sus 19 años, conserve la esperanza.

Imagen de portada: Johannes Simon/Bongarts/Getty Images

Haz clic para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Popular en Mi Bundesliga

Subir