1.Bundesliga

El triste desenlace del 1860 München y el SC Paderborn

Alexander Hassenstein/Bongarts/Getty Images

Dos equipos en Alemania han sufrido las consecuencias de malos manejos dentro y fuera de la cancha, lo cual ha resultado en cataclismos futbolísticos. 1860 München y SC Paderborn 07 han caído a su punto más bajo en mucho tiempo. Analizamos las razones de la debacle y el potencial futuro de ambas escuadras.

UN HISTÓRICO EN CAOS

El TSV 1860 München, otrora rival local del Bayern, sellaba su pasaporte camino a la tercera división este martes 30 de mayo, tras perder el play-off con el Jahn Regensburg (1-3 en el global). El descenso del primer equipo forzó al descenso del filial de 4° a 5° división, ya que debe haber división de por medio entre el equipo principal y la filial. Para empeorar el caso, los equipos juveniles también descendieron de sus respectivas categorías. Mayo negro, sin duda.

Los últimos 10 minutos del partido dejaban escenas dignas de lástima en el Allianz Arena, en la vuelta del play-off. Sillas arrancadas de la tribuna volando por los aires y fanáticos furiosos gritando “¡Estamos hartos!”. Se suspendió durante 15 minutos el juego por dichos disturbios, en los que la policía tuvo que hacer presencia. El arquero del Jahn Regensburg literalmente tenía que esquivar todo lo que lanzaban a la cancha en los últimos minutos del encuentro. Ya las protestas están bajo investigación de la DFB.

Muchos señalan al jordano Hasan Ismaik, accionista del 1860, como el culpable y piden su renuncia. Su promesa de devolver a primera y a Europa al club quedó en el olvido. Sin embargo, sin su apoyo, el 1860 podría enfrentar bancarrota y descender a las ligas regionales. Constantes roces con la prensa y un pobre rendimiento deportivo con una plantilla costosa (la quinta más cara de segunda división), dejan en vilo a un club que ni siquiera tiene seguro su cupo en tercera para la temporada que viene. Se tiene hasta el 2 de junio para tramitar la licencia de dicha división, para la cual se deben cumplir con una serie de recaudos, incluyendo garantías de solvencia financiera para la temporada 2017/18; algo que los Leones difícilmente podrán prestar con soportes.

Se espera un éxodo masivo de jugadores que no tienen contratos válidos para tercera división, y el director general y el técnico ya renunciaron alegando diferencias en la cúpula. Además, se abre la discusión sobre si es posible seguir usando el Allianz Arena como estadio local. El contrato de alquiler es costoso, y no justifica para jugar en una división que promedia asistencia muy por debajo de los 75.000 asientos de aforo del recinto. Muchos aficionados también prefieren regresar al histórico estadio de la calle Grünwalder en Múnich, casa del club durante muchos años.

EN CAÍDA LIBRE

El SC Paderborn ha vivido en tres años lo que sólo clubes aficionados han vivido en las ligas regionales: tres descensos en fila: todo un récord para un club profesional que se hunde en el fango del amateurismo. El empate 0:0 en casa del VfL Osnabrück los condenó al descenso tras la victoria del equipo reserva del Werder Bremen (que se salvó) ante VfR Aalen. El partido estuvo rodeado de polémica por supuesta manipulación del resultado por parte del Osnabrück y un supuesto pacto con las reservas del Bremen, pero al no haber pruebas suficientes, la DFB desestimó el reclamo del Paderborn al respecto.

El capitán, Thomas Bertels, ha estado presente en los 3 descensos del club. Sus palabras lo dicen todo: “Siento un vacío total. […] Y personalmente, esto ha sido lo peor para mí”. Bertels estuvo a punto de anotar en el partido definitivo, pero no lo pudo conseguir. Paderborn tuvo varias chances durante el encuentro que no aprovechó, y terminó pagando cara su inefectividad. Cuando se supo del gol de Bremen II, ya era muy tarde para reaccionar.

Paderborn enfrenta algo igual que el 1860 con respecto a su plantilla, pues sólo tres jugadores (dos de ellos juveniles) tienen contratos válidos para la liga regional. El resto de la plantilla podría partir este mismo verano. Además, para un club en las regionales, el tema económico es muy delicado, ya que es difícil sobrevivir con tan pocos ingreso. La Copa Alemana parece la única esperanza para un moribundo Paderborn, que ganó su cupo al vencer al Lotte (rival del Dortmund en cuartos de final de la Copa de este año) en la final de la copa regional. Además, con el tema de las licencias para la 3. Liga al rojo vivo, puede pasar lo que sea luego del 2 de junio, plazo final para aplicar a la licencia (no obtenerla implica descenso automático). Chemnitzer FC y el RW Erfurt siguen en la lucha por obtenerla, y, de no hacerlo alguno de los 2, Paderborn no descendería. Una pequeña luz de esperanza en medio de oscuridad.

Haz clic para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Popular en Mi Bundesliga

Subir