1.Bundesliga

La tristeza de Hamburger SV se mantiene aún bajo el mando de Hollerbach

Foto: Stuart Franklin/Bongarts/Getty Images

El 22 de enero de 2018, Bernd Hollerbach asumió la dirección técnica Hanseática a expensas del destituido Markus Gisdol. Y tanto la gerencia como jugadores y fanáticos, consideraban que podía ser el golpe de timón con el que lograra resurgir (y salvar) al Hamburger de un descenso que parece llegará más temprano que tarde.

Desde entonces, cinco partidos han pasado, 15 puntos se han disputado y solo dos de ellos han quedado en la cuenta del Dinosaurio. Luego de la jornada 24, están igualados en puntos con el Köln en la última posición de la tabla, a siete puntos de promoción y ocho de la permanencia.

Al inicio se pensó que un nuevo aire llegó y que tal vez la inspiración necesaria se apoderaba de sus jugadores, pues, a fin de cuentas, un empate a uno ante el Leipzig (cuarto clasificado por entonces) daba un poco de alegría para el club. Un empate por el mismo marcador ante el Hannover, les hacía pensar que era mejor sumar de a uno que no hacerlo. Pero luego, llegaron derrotas consecutivas contra el Dortmund, contra el Leverkusen, y la más dura contra el Werder Bremen, por ser rival directo y por perder un Derby. Todo esto, hunde al Dinosaurio a una posición muy incómoda.

La conclusión parece ser muy simple: No ha habido ningún tipo de cambio bajo la batuta de Hollerbach e incluso, se podría decir que, si bien en las oficinas del Dinosaurio saben que un descenso es inevitable, están claros que no será con Herr Hollerbach que se hará la reestructuración del equipo de regreso a la élite. Si bien su contrato termina en 2019 (qué, dicho sea de paso, es válido tanto para jugar en primera como en segunda categoría) es mucho más probable que el mismo no llegue ni de cerca a su término natural.

El estratega cuenta con crédito por parte de los hinchas pues, si bien es cierto que los resultados no los han acompañado, el equipo ha mostrado una garra que no se había visto desde hace rato en la ciudad portuaria. Sin embargo, no ha podido transmitir una clara idea de juego a sus dirigidos.

Vienen dos fines de semana cruciales para el HSV. En la jornada 25 reciben al Mainz, quien se ubica justo por delante de ellos y, por lo tanto, son rivales más que directos en el camino a su salvación. Y una semana después, toca visitar al líder Bayern Múnich, recordando que, en sus últimas cinco visitas al Allianz Arena, han recibido un total de 33 goles y solo han anotado 3. Para el 10 de marzo, si todo sale mal para ellos, podrían quedar a 13 puntos del puesto de promoción, con tan solo 8 jornadas por disputar.

El reloj del Volksparkstadion, una vez más, está en riesgo serio de detenerse.

Haz clic para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Popular en Mi Bundesliga

Subir