Borussia Dortmund

Lucien Favre: el hombre que le ha devuelto la ilusión a Dortmund

Lucien Favre llegando al banquillo del Signal Iduna Park en la actual UEFA Champions League. Foto: Getty Images.

El técnico suizo ha llegado a un lugar donde hacía años que no se veía un proyecto tan estable a las primeras de cambio. Ha devuelto el hambre de títulos del club y está ante la oportunidad de obtener los mejores resultados de su carrera como entrenador.

Lucien Favre cuenta con una dilatada experiencia en los banquillos, pero sin una gran cuota de éxito en su paso por los mismos. Sus inicios se fraguaron en su país natal, donde dirigió a Echallens (1991-1995), Yverdon-Sport (1996-2000), Servette (2000-2002) y Zúrich (2003-2007). Dio el salto a la Bundesliga para dirigir al Hertha BSC (2007-2009) y el Borussia Mönchengladbach (2011-2015). Estos fueron sus pasos antes de aterrizar en el Niza (2016-2018), el paso previo al Signal Iduna Park.

Entre su segundo y cuarto club experimentó su mayor porcentaje de derrotas (43’75%), empates (30’86%) y victorias (55’76%), por lo que llegó a Alemania con una trayectoria ascendente. Sucedería también en la media de goles anotados (1’3, 1’6 y 2) y encajados (1’48, 1’31 y 1’25) por partido. Tendría tiempo de establecer su mejor registro defensivo en el paso por El Gladbach, con 1’143 tantos recibidos por contienda. En Dortmund, después de 17 encuentros, tiene el récord en ambos, con 2’7 en faceta ofensiva y 1 en la retaguardia.

Los números de Lucien Favre desde su debut como profesional hasta el día de hoy.

En estos 27 años ha conseguido un ascenso a la máxima categoría, ganar dos copas y dos ligas en su país natal y participar en competición europea, sin pasar de la fase de grupos de Liga de Campeones en la única vez que la ha alcanzado (temporada 2015-16 con Los Potros). En Europa League ha llegado a dieciseisavos de final en dos ocasiones (2012-13 y 2014-15 con el mismo equipo). La primera “gesta” continental fue eliminar al Real Zaragoza con el Servette (segunda ronda previa de la Copa de la UEFA 2001-02), cayendo más adelante ante el Valencia.

En la DFB Pokal no se ha caracterizado por conseguir grandes resultados más allá de las semifinales (2011-12) y los cuartos de final (2014-15), con eliminaciones en primera (1) y segunda ronda (4) durante su periplo en tierras teutonas. De hecho, en Dortmund han visto como ambas se pasaban sufriendo con goles al final de las respectivas prórrogas ante Greuther Fürth y Union Berlin.

Lucien Favre el 8 de febrero de 2012, fecha en la que se clasificó para semifinales de aquella DFB Pokal eliminando al Hertha BSC. Foto: Getty Images

Estamos ante un hombre que ha tenido el 4-4-2 con doble pivote como un dogma durante gran parte de su carrera, aunque los mejores resultados le llegaron con el 4-2-3-1 del que tanto se alegraron los aficionados del Zúrich y que ahora disfrutan habitualmente Los Negriamarillos.

Durante la pretemporada se pudieron observar ambos sistemas, del mismo modo que el 4-1-4-1 de forma más tímida y el 4-3-3 que tan buenos resultados le había dado en Niza durante el primer curso, no tanto en el segundo. El paso de los partidos ha confirmado el doble pivote y la línea de 3 por detrás del delantero como el sistema a seguir, aunque sin poder permitir demasiadas rotaciones por el bajo nivel de Julian Weigl.

El arquitecto de la ilusión del Borussia Dortmund ha transmitido su idea de forma clara: centrales abiertos, laterales atrevidos y disciplinados, pivotes posicionales midiendo bien los espacios, extremos trabajadores en defensa, Marco Reus trabajando como nunca antes y un delantero que dinamite y finalice la ofensiva.

Lucien Favre dando indicaciones después de cambiar a Marco Reus. Foto: Getty Images

Es cierto que los problemas en la retaguardia de cursos anteriores se siguen arrastrando, pero con menor gravedad que antaño, gracias al paso adelante de Manuel Akanji y un buen fichaje de Abdou Diallo, que ha rendido a gran nivel en el eje de la zaga antes de lesionarse. Mención también para Dan-Axel Zagadou, aunque con sus luces y sombras.

Está sabiendo explotar sus recursos, con dos hombres de control como Axel Witsel y Thomas Delaney, de perfil muy físico e inteligente, sin ser dos grandes constructores del juego. También ha conseguido la que, hasta el momento, es la mejor versión de Marco Reus, a quien ya conocía de coincidir con él en el Mönchengladbach. Jadon Sancho y Paco Alcácer son otros dos pilares para él.

Jugadores del Dortmund celebrando uno de los goles ante el Bayern. Foto: Getty Images

Lucien Favre está muy cerca de clasificarse por primera vez en toda su carrera como entrenador para una fase final de la Liga de Campeones e incluso con la oportunidad de acabar líder de grupo, lo cual no deja de ser una curiosidad y, al mismo tiempo, una incógnita. Pese a su poco éxito a nivel de títulos, el golpe sobre la mesa del pasado sábado ante FC Bayern München ha devuelto la ilusión en Dortmund.

Haz clic para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Popular en Mi Bundesliga

Subir