1.Bundesliga

Vini, vidi, vinci: Thorsten Fink y su HSV

 

Aun no ha visto su primera derrota, el ex entrenador del FC Basel con un su nuevo conjunto. Hamburg se embarca en una remontada de la tabla pocas veces vista en el fútbol moderno.

Hay que ir hasta el segundo día de octubre para conseguir registros de la última derrota del Hamburger SV. Para la siguiente fecha, y aun en manos de Frank Arnesen, los hanseáticos consiguieron el segundo triunfo en ocho fechas que llevaba la liga. Para la siguiente fecha, ya Thorsten Fink era el encargado de liderar a un equipo considerablemente desanimado y afectado por pésimos resultados. La presión de los fanáticos, las exigencias de la directiva, el acoso de los medios, tenían agraviados a los hamburgueses.

La primera victoria fue una donde aun se cuestionaba si todo el buen ánimo y esmero con el que llegaba Fink al norte de Alemania iba a bastar para levantar cabezas gachas. No fue un triunfo memorable; fue un apretado 2:1 ante el Eintracht Trier, equipo de la Regionalliga West (cuarta división), con un gol de Dennis Aogo en el minuto 90. A ese triunfo le siguieron algunos empates que no dejaban claro si se trataba de una mejoría o si el único equipo que jamás ha jugado un partido afuera de la primera división alemana estaba a punto de ser uno de los principales candidatos del descenso.

El récord del equipo pronto comenzó a cambiar. Pasaron de un 2-1-6, cortesía de la era Oenning y un triunfo bajo el tutelaje de Frank Arnesen, a un mucho mejor 4-5-6. Aun con dos derrotas más que victorias, pero con ya una racha de siete partidos sin conocer la derrota.

Figuras como Paolo Guerrero, Marcell Jansen, Dennis Aogo y Tomás Rincón comienzan a mostrar una serenidad mental y capacidad de absorción de ritmo y conocimiento que tenían tiempo sin mostrar, si es que lo había mostrado anteriormente. HSV se siente más seguro de sí mismo como equipo, y el partido ante Nürnberg fue una consagración del buen momento que viven.  Cierto, es un rival que vive un terrible momento, tras haber logrado igualar su peor racha en la historia del equipo, pero fue esa la confirmación de algo que habían alcanzado la fecha previa: salir de la zona del descenso. Siguen están a meros tres puntos de la relegación, pero hace cuatro fechas estaban a tres puntos de salir de ella.

Mucho progreso en poco tiempo, consecuencia de una purga de malos ánimos y espíritus quebrantados, los cuales FInk supo remediar. Es probable que, después de la pausa invernal, la meta sea nuevamente luchar por un lugar en Europa, en vez de evitar perecer en la turbulenta mitad inferior de la tabla.

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Habrá recursos, pero no consistencia « Mi Bundesliga

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top