1.Bundesliga

Reconstrucción primero y después fútbol

Un comienzo de temporada en el que el Mainz 05 debió renovarse absolutamente, tras la salida de jugadores fundamentales en todas sus líneas, fue un comienzo en una nueva época del equipo de la ciudad carnavalesca. Ha costado tiempo y paciencia volverle a dar forma a un equipo que hace una temporada estuvo al borde de establecer el récord por el mejor comienzo en la historia de la Bundesliga.

André Schürrle, Christian Fuchs y Lewis Holtby, junto a ocho jugadores más, se marcharon del M05 el verano pasado, y eso se hizo evidente de inmediato. En las rondas previas de la Europa League, cayeron eliminados sorpresivamente ante el Gas Metan Medias rumano. En las diez primeras fechas de la liga, habían perdido cinco partidos y ganado solo dos. La salida de figuras claves de su contingente le ha costado calidad deportiva y muchos problemas al Mainz 05, así como a su técnico, Thomas Tuchel.

Hoy por hoy, las cosas parecieran marchar un poco mejor, pero aun así muy cerca del fondo de la tabla. De catorceavos, con 18 puntos, Mainz se encuentra a solo dos puntos del descenso, lo que mantiene al equipo entera en alerta. Descender nuevamente a la 2.Budnesliga no puede ser una opción para este equipo, puesto que la construcción de su nuevo estadio supuso un gasto solo afrontable con el dinero que la primera liga puede ofrecer. Y es que contar con el dinero recibido por las ventas de los jugadores nombrados no fue una opción, porque 11,1 millones de los 11,9 percibidos fueron reivertidos en la plantilla.

Se han ido pasando los sustos y han comenzado a llegar mejores noticias para el Mainz. Entre sus últimas ocho salidas, figuran dos de sus cuatro triunfos, cuatro de sus seis empates y tan solo dos derrotas. Pero una de ellas, la más reciente, prendió alarmas en el equipo nuevamente. Haber caído ante el Holstein Kiel en la DFB Pokal le demostró al club carnavalesco que aun hay mucho que pulir; que para evitar el descenso, errores innecesarios como los comentidos en aquel juego de copa han de ser irrepetibles.

Hay un fuerte patrón entre los últimos tres equipos reseñados- Mainz, Kaiserslautern y Nürnberg-. Su incapacidad de retener a los grandes nombres los ha dejado al borde del descenso, poniendo en riesgo el proyecto de no solo técnicos, sino dirigentes de equipos, así como de incluso jugadores. El caso de los Nullfünfer sería el punto medio entre el de Lautern y Nürnberg; no todos eran ficha del equipo, pero tampoco eran todos cedidos. Lewis Holtby, proveniente del Schalke, era el más importante de los cedidos, y una de las piezas clave de este equipo. De parte de los fichados, Schürrle y Fuchs demostraron ser valiosos en sus respectivas tareas. Hoy día, tanto Holtby como Fuchs juegan con Schalke y Schürrle con Leverkusen. Ofrecieron dinero que Mainz simplemente no podía dejar pasar.

Entonces el proyecto de juego de Tuchel se ha estancado, pero no evaporado. Una temporada de transición es lo que esta campaña puede ser, mientras llegan los refuerzos, se terminan de entender los miembros del equipo, y los resultados comiencen a llegar. Su ávida afición deja en promedio 33.100 personas por juego, de las 34.000 posibles. Pase lo que pase, ellos estarán allí. Sin lugar a dudas, todo el mundo tiene fe en el proyecto que Mainz lleva a cabo.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top