1.Bundesliga

Werder Bremen: de la gloria a la penumbra

Hace no mucho tiempo escribíamos sobre un proceso de renovación del conjunto que habita el Weserstadion, al norte de Alemania, con aires de optimismo, puesto se refrescaba un plantel que se veía algo corroído por la edad. No dejando de ser cierta esta premisa, el ánimo que presentábamos tomó un giro para lo peor.

Tanto Tim Wiese, portero de las últimas 7 campañas, como Claudio Pizarro, goleador invaluable para el equipo, anunciaron que no renovarán con el Werder Bremen esta temporada, y que, por ende, se marcharán en verano. Naldo insiste en quererse ir de Bremen para luego retractarse, para luego quererse ir de nuevo. Sumado a una larga lista de jugadores que se ha marchado en los últimos años, parece que el grandioso Werder Bremen de hace unas capañas ha llegado a su destino final. Desarmado, desalmado y con la cabeza gacha, pero aún con un testarudo, combativo y trabajador técnico al mano, la marea que navega este equipo nórdico parece estar atrapada en una transición mucho más accidentada y brusca que lo deseado.

En la temporada del 2003/2004, Werder Bremen festejó por última vez ser campeón de la Bundesliga, con una convincente temporada, terminando con 6 puntos y 10 goles de diferencia con respecto al número dos, Bayern München. con su peligrosísimo duo ofensivo del momento, Ailton y Klasnic, también se impusieron en la DFB Pokal, titulándose verdaderamente como Campeones de Alemania. Si bien de allí en adelante las cosas igual tuvieron sus buenos momentos, los años de gloria culminarían con ese doblete.

Para la siguiente temporada -2004/2005-, el ya mencionado Ailton junto a otros jugadores importantes del conjunto verde se marcharon. Entre ellos, Mladen Krstajic (Schalke, junto a Ailton), Angelos Charisteas (Ajax), Mohamed Zidan(Midtylland; había venido cedido) y los emergentes Simon Rolfes (Alemannia Aachen) y Manuel Friedrich (Mainz 05) (hoy día compañeros en el Bayer Leverkusen). En sus lugares llegaron nombres para nada desconocidos en el fútbol alemán, incluso hoy en día, como Miroslav Klose (Kaiserslautern), Frank Fahrenhorst (VfL Bochum), Valerien Ismaël (Racing Strassbourg), Petri Pasanen (Ajax), Ümit Davala (Internazionale) y el subido de las canteras, Aaron Hunt.

Pese a las sólidas incorporaciones, el conjunto terminó con una actuación mucho más semejante a los tiempos por venir, que a la que aspiraban a tener tras ganar el título. Casi triplicados los números de derrotas (de 4, subieron a 11) y 18 puntos detrás de los líderes -Bayern München-, Werder Bremen apenas alcanzó el tercer lugar en la última fecha, tras vencer 2:1 en Kaiserslautern y dos resultados que le favorecieron -Stuttgart fue goleado por Bayern y Hertha fue incapaz de superar el empate contra Hannover-.

La siguiente temporada sería algo más alentadora. Un subcampeonato con un número decente de puntos -70-, un buen balance de goles -79 marcados, +42-, con el líder goleador -Miroslav Klose, 25 tantos- y el número de derrotas disminuido a casi la mitad -6-. Esta temporada se unirían tres figuras que vendrían a ser instituciones dentro de la plantilla de Bremen: Tim Wiese, Naldo y Torsten Frings (previamente jugador de Bremen, con un paso por Bayern).

Para el 2006-2007, año en que la liga se definió en la última jornada a favor del VfB Stuttgart y con Schalke, Bremen y Bayern capaces de ganarla, los de Weserstadion sumaron a su plantilla aun más jugadores vitales en la evolución deportiva del conjunto: Diego (Porto), Per Mertesacker (Hannover 96), Hugo Almeida (cedido; Porto) y Clemens Fritz (Bayer Leverkusen). Quedaron terceros en la liga y fueron eliminados en la primera ronda de la DFB Pokal ante el FK Pirmasens. Pese a ello, y gracias a sus incorporaciones, Werder Bremen se perfilaba como contendiente para el título, nuevamente.

El 2007-2008 fue el primer bajón considerable en el rendimiento de Bremen, quedando décimos en la tabla -de 18 equipos-. Perdieron más juegos de los que ganaron (sus 12 triunfos sería la cifra que Bayern München, Hertha Berlin y VfB Stuttgart alcanzarían sólo como locales -Hamburger SV alcanzó las 13, Wolfsburg las 17), terminaron como el tercer peor equipo visitante de la liga -solamente superados por Borussia Mönchengladbach y Energie Cottbus-, y quedaron eliminados en la tercera ronda de la DFB Pokal, esta vez ante un rival de mayor altura que el Pirmasens: Borussia Dortmund. Mesut Özil fue subido de la cantera, junto a Martin Harnik; Sebastian Boenisch, Boubacar Sanogo y el controversial Carlos Alterto fueron fichados. la controversia de Carlos Alberto pasó, principalmente, por los rollos que fueron puestos por su familia, agente y el Corinthians al momento de ficharlo. Posteriormente, quedaría claro que los 7,8 millones de euros invertidos en él, se habían botado a la basura. Una seguidilla de lesiones y malas actuaciones colmaron la paciencia del Bremen y eventualmente se deshicieron de él.

El 2008-2009 sería el último año en que Werder Bremen quedaría en puestos europeos, culminando terceros. La carencia de recursos consecuente de su no participación en la Champions o la Europa League fue evidente, siendo Claudio Pizarro (cedido, 1.5 millones de euros) la única incorporación considerable. Tim Borowski (Bayern), Patrick Owomoyela (Borussia Dortmund), Pierre Wome (1.FC Köln) y el ícono de la ofensiva nórdica, Ivan Klasnic (Nantes), se fueron del equipo. Esta misma campaña ganaron la DFB Pokal, cortesía de un gol de Özil. Resultaría un año de espejismos, puesto que se creía que el conjunto hanseático volvería a su sendero de triunfos, cuando en realidad abrió las puertas al colapso.

Las siguientes dos campañas, Bremen quedaría de décimo y 13vo, muy lejos del nivel de fútbol que habían mostrado media década antes. En este período llegarían Marko Marin, Borowski (retorno de Bayern), Pizarro (fichado, no cedido), Mikael Silvestre, Samuel, Marko Arnautovic y Wesley. Se marcharían ambos armadores, Mesut Özil y Diego, Sanogo, Frank Baumann (retirado), Carlos Alberto, Martin Harnik, Hugo Almeida y Torsten Oehrl.

Esta temporada, un total de 18 jugadores se han marchado de Werder Bremen, mientras que 13 se han unido a la plantilla. De esos 13, solamente Andreas Wolf (quien fue vendido en invierno) y Markus Rosenberg (regresando de una temporada en España) superan los 23 años de edad. Los planes de renovación del equipo ocurren en quizás la temporada más incierta del Werder Bremen. Si bien han tenido fuertes descalabros por dos años al hilo, resulta difícil no ubicarlos entre los candidatos a ir a Europa. De momento, se encuentran de séptimos en la liga, el último puesto con opciones a torneos internacionales, pero el momento que viven es bajo, futbolísticamente. Sin ganar desde hace cuatro fechas y con sólo dos triunfos en la segunda mitad de la temporada, así como rodeado de equipos con ganas de pelear un puesto en Europa. Las cosas definitivamente podrían estar mejor.

Otra consecuencia, algo grave para el conjunto dirigido por Schaaf, es que los protagonistas están perdiendo la paciencia. Como mencionábamos al comienzo, Wiese y Pizarro son los dos primeros en manifestar que no estarán disponibles para el equipo a partir del verano. Per Mertesacker fue vendido y el otro central titular, Naldo, tampoco se muestra muy convencido con la idea de quedarse en el norte de Alemania. El desgaste frustra, y Bremen pareciera no entender esto.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top