Bayern München

Bayern quiere venganza; Dortmund quiere el doblete. Final de la DFB Pokal

Mañana se disputará el último honor del fútbol alemán por esta temporada, en un partido que tendrá a los dos equipos más fuertes del país en este momento, indiscutiblemente. Bayern München y Borussia Dortmund pretenden utilizar este juego de dos formas diferentes. Mientras unos buscan alzar su segundo trofeo del año, otros quieren sacarse la espina de haber perdido ambos duelos de esta temporada.

El primero y el segundo de la tabla se ven los rostros por tercera vez este año, en un duelo que ya ha demostrado ser bastante álgido. Tanto para el Bayern como para Dortmund, este partido es un asunto de honor, doctrinas de juego y rivalidad actual. Ambos aspiran a lo mismo, domésticamente; y de seguir el curso que marcha BVB, no tardará mucho antes de que aspiren a emular los logros del Bayern en Europa.

Tras dos temporadas seguidas sin alzarse con la Bundesliga, Bayern München atraviesa una fase de frustración y desconcierto que no tiende a caracterizar a un equipo cuyos laureles causan envidia en casa y afuera. Son el equipo referencia del fútbol alemán, por el que las grandes figuras quieren pasar, tarde o temprano. Desde Beckenbauer, Maier, Breitner y Gerd Müller, hasta Lahm, Schweinsteiger, Neuer y Thomas Müller, pasando por Kahn, Klinsmann, Matthäus, Scholl, Effenberg, Thon, Rummenigge, Hoeness entre tantos otros seleccionados, la estirpe bávara es irrefutable. Ante ellos, un rival proveniente de una zona rica por su carbón e industria; gran contraste con los majestuosos Alpes que adornan el panorama muniqués. Para estos truinfantes magnates, Dortmund no es sino un pueblo industrial más.

Y que sean estos mineros y obreros quienes les estén arrebatando el título con no sólo la garra y esfuerzo que un equipo de ese entorno suele demostrar, sino con un toque de gracia, elegancia y facilidad que genera envidia, furor y aplausos, dependiendo del caso, solo hace mayor el contraste. Las ideas de Jürgen Klopp y los pies dorados de Götze, Kagawa, Blaszczykowski, Lewandowski, Bender, Hummels -un ex-Bayern-, Piszczek y compañía se han convertido en la personificación de los malos ratos del Bayern. Si el FCB es la Bestia Negra del Real Madrid, BVB ha de ser la Bestia Aurinegra de los muniqueses.

Entrando un poco ya en los números, veamos cómo ha sido el camino para ambos conjuntos a la final de la DFB Pokal:

BV Borussia Dortmund 09

La primera ronda fue un duelo ante el SV Sandhausen de la 3.Liga, el cual ganaron con un cómodo 0:3. Sin lucir de sus mejores momentos o combinaciones, igual fueron capaces de resolver un partido que era previsiblemente accesible para el campeón defensor.

El segundo encuentro fue ante Dynamo Dresden, un equipo que maravilló a Alemania entera al voltear un 0:3 ante Leverkusen para imponerse en prórroga con un 4:3 esperanzador. Nuevamente el triunfo fue sencillo y sin muchos alardes. El 2:0 bastaría para ponerlos en la siguiente fase.

Los octavos de final pusieron al Dortmund a trabajar todo lo que no habían hecho en las dos previas rondas, en un juego ante el memorable Fortuna Düsseldorf de esta campaña, quien llegaba aún invicto a este encuentro. Invicto que perderían en la fecha 19 de la temporada. La definición tuvo que darse por los penales, pues ni los 90 minutos iniciales ni un alargue de 30 adicionales bastaron para separar a ambos equipos. Al final, fue el BVB quien se impuso, convirtiendo sus 5 penales ante «sólo» 4 del Fortuna.

Llegarían a los cuartos de final, donde se midieron ante el Holstein Kiel, equipo de la Regionalliga Nord, que hacía también una memorable campaña de copa. En la primera ronda, golearon al Energie Cottbus de la 2.Bundesliga 3:0. En la segunda, despacharon al también equipo de la 2.Bundesliga, MSV Duisburg con un 2:0. Con el mismo marcador, se deshicieron del Mainz 05 en los octavos de final, arrancando alabos de todos los medios. Fuere desgaste, o que BVB venía viviendo un momento, pero el resultado dista mucho de lo que venían haciendo los del norte de Alemania. Un rotundo 4:0 de parte de los jóvenes de Klopp eliminó a una de las numerosas doncellas que hubo en esta DFB Pokal.

Las semifinales ante un rival más incómodo y con un buen orden táctico, el Greuther Fürth (dirigido por el ex-Schalke, Mike Büskens), requirió de prórroga para aclarar quién pasaría. Un duelo de poco gol (1:0 para BVB), pero de mucha tensión.

Dortmund llega a la final sabiendo que aún no ha encajado su primer gol en tiempo reglamentario.

FC Bayern München

Su primer encuentro fue ante Eintracht Braunschweig, un conjunto recién ascendido a la 2.Bundesliga. El resultado fue el mismo que el del BVB en su primer partido: victoria por tres goles sin encajar.

El segundo partido sería frente a otro equipo de la 2.Bundesliga, el FC Ingolstadt. Bayern terminó imponiéndose con un contundente 6:0. La temporada del FCB para aquel momento estaba en pleno vuelo. Manuel Neuer seguía custodiando una racha sin encajar que se extendería por más de mil minutos, y las victorias eran el pan de cada día.

Para los octavos de final, se tuvieron que enfrentar ante el equipo amigo en Nordrhein-Westfalen, el VfL Bochum. Ganaron 2:1 en Bochum y pudieron avanzar a unos cuartos de final ante un enemigo acérrimo.

VfB Stuttgart recibiría por segunda temporada consecutiva al Bayern en la DFB Pokal. En su previa cita, hubo un festival de goles difícil de recordar. 6:3 ganaron los bávaros, con ayuda del ex-VfB, Mario Gómez. Esta vez, el margende victoria fue similar, pero la cuota de goles mucho menor. Un 2:0 bastaría para ir a las semifinales.

Ante Borussia Mönchengladbach, había también una deuda pendiente. Los dirigidos por Lucien Favre también se hicieron con dos triunfos en los juegos de liga ante el Bayern, por lo que la incomformidad y necesidad por conseguir un buen resultado prevalecieron en las cabezas bávaras. El partido fue decidido en una tanda de penales, donde Manuel Neuer otorgó el triunfo.

Tenemos ante nososotros pues, a dos merecidos finalistas, que aunado a un codiciado trofeo, tendrán una nueva oportunidad de dirigirse a una rivalidad que crece cada encuentro un poco más. Una final en el Olympiastadion entre los inquilinos de los dos estadios que más se llenan en Alemania, cautivará a una nación entera.

1 Comment

1 Comment

  1. Gorkathletic

    12 mayo, 2012 at 7:17 pm

    partidazo sin duda, buena previa con los recorridos de los dos en la Pokal

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top