Crónicas

Alemania pierde, pero aprende

Tras 56 años, Suiza vuelve a vencer a Alemania. En un partido que, para ser un amistoso, terminó reviviendo la llama de una rivalidad entre germanos y helvéticos, Suiza logró imponerse en un festival de goles.

Un día soleado y de temperaturas por encima de los 20 grados fueron el escenario para el más reciente capítulo en el derby alpino, entre Alemania y Suiza. El clima, completamente opuesto al mítico “Clima de Fritz Walter”, que tan importante es en la mitología del fútbol alemán.

Una gran diferencia entre esta versión de los alemanes y la mostrada durante la eliminatoria; el contingente completo de jugadores del Bayern München no estuvo convocado; es decir, en vez de Neuer, Badstuber, Boateng, Kroos, Schweinsteiger, Müller y Gómez, otros jugadores de los 27 convocados tuvieron la oportunidad de jugar. Suiza sí contaría con buena parte de sus figuras, incluyendo al hasta final de temporada duo del Bayer Leverkusen, Tranquillo Barnetta-Eren Derdiyok, así como el nuevo fichaje de Borussia Mönchengladbach, Granit Xhaka.

El marcador pasaría a ser histórico, no por quien ganara, sino por la cantidad de rachas negativas para Suiza que cortó:

  • Fue el primer triunfo de los helvéticos ante Alemania en casi 56 años.
  • Fue el primer triunfo en tierra suiza ante Alemania en 71 años.
  • Fue la primera vez en 104 años que le marcaron cinco tantos a los teutones.
  • Fue el primer Suiza-Alemania en terminar con 8 tantos o más desde las preparaciones para el Mundial de 1954.

Alemania perdería 5:3 ante una selección que supo trabajar a perfección los espacios que lograron conseguir, así como ser precisos y definir el juego en tan solo dos jugadas en los primeros 25 minutos. La dupla Barnetta-Derdiyok dejó muy mal plantada a la defensa de Alemania, una y otra vez. Hummels y Mertesacker, dupla que en pocas veces a tomado el control del centro defensivo, tuvo muchas fallas y fue en gran medida responsable de lo ocurrido.

Dado que este partido es el único que disputará Alemania antes de hacer su corte final de jugadores (4 tendrán que marcharse), veamos algunas cosas a considerar del juego de hoy, que seguramente Joachim Löw, Hannsi Flick y Olivier Bierhoff tendrán en mente al momento de firmar la planilla con los 23 nombres finales.

Las lecciones que deja una escandalosa (y entretenida) goleada:

  1. Borussia Dortmund podrá ser el mejor equipo en Alemania de momento, pero de poco o nada le sirve a su país si no se refleja en la selección. Schmelzer, Hummels, Gündogan, S.Bender y Götze vieron minutos en el partido de hoy, y fue más lo negativo que lo positivo. Quizás debamos eximir de culpas a Bender y Gündogan, quienes entraron de recambio. Pero los otros tres no tienen argumento alguno para refutar que el partido de hoy fue gris, por ser generosos.  Lo más preocupante, es que no es la primera vez que Hummels y Schmelzer levantan críticas por sus actuaciones con la selección. Poca evolución.
  2. Evidente que Bayern München sigue aportando el eje central de la selección. Neuer, más experimentado y con mayor autoridad sobre la defensa, pudo haber ayudado a prevenir jugadas de riesgo sin mover un dedo; aupando y dirigiendo la zaga de atrás. Badstuber, un central de carácter y temple. Emotivo y visceral, no diferencia un amistoso de una final. Da el todo por el todo. Schweinsteiger, el armador y pivote del equipo. De él salen las jugadas, las cuales son ejecutadas por Özil, Podolski y compañía. Müller, un hombre que, a simple vista, parece torpe pero es un jugador sumamente inteligente y escurridizo, además de contundente. Gómez, muy criticado con la selección, pero un hombre capaz de suplir a Klose. Polivalente como pocos -marca con ambos pies, cabecea y tiene un sentido de ubicación envidiable-.
  3. El experimento de Löw merece ser enterrado. El 4-1-4-1 como formación, o al menos como es planteado por el seleccionador, no funciona. Descompensa a un equipo que jugando su tradicional 4-2-3-1, resulta imparable. Sobrepobla al mediocampo ofensivo y deja al defensivo vulnerable. ¿Cómo podía Khedira para a Xhaka, Inler y Fernandes?
  4. Marc-André ter Stegen sería una enorme sorpresa de lograr ser convocado al Mundial. Si de por sí ya parecía muy poco probable, ahora menos. No enteramente su culpa, pues en prácticamente todos los goles la falla fue de marca, no de reacción. Pero su falta de aplome y autoridad sobre sus defensores quedó evidenciado.
  5. Las muy gratas actuaciones de los jugadores de recambio, Reus y Draxler. El primero alcanzó a marcar un tanto, mientras que el segundo tuvo un disparo a puerta que, de no haber sido desviado por la defensa, iba bien orientado hacia el arco. Sin lugar a dudas, tienen cabida -y mucha- entre los 23 de Löw.
  6. André Schürrle, un hombre contundente, brillante y oportunista como pocos. Su actuación, pese a no ser la mejor que ha tenido, dejó bien claro que merece estar siempre en un once inicial. Su polivalencia en el juego ofensivo -juega por izquierda, el centro y la derecha- puede terminar siendo uno de los tantos jókers que tiene Alemania bajo la manga. Junto a él, jugadores como Kroos, Reus y Götze, pueden hacer la diferencia en un torneo de tan alta intensidad.

Por su parte, el técnico alemán de Suiza, Ottmar Hitzfeld, redime un poco su reputación ante la afición suiza. Tras ser incapaz de liderar a un equipo lleno de muy prometedores jugadores a la Euro, y en complicidad con un grupo de clasificación al Mundial accesible, el futuro para el técnico campeón de la Champions en dos oportunidades y de sus dirigidos es prometedor. Lo visto hoy es muestra de pragmatismo, intelecto y temple; rasgos que también pudieran describir a Ottmar.

4 Comments

4 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top