1.Bundesliga

Así van las cosas de momento, pt. 1: Las resurrecciones

Ya se han jugado el 25% de los partidos de la temporada 2012-2013 de la 1.Bundesliga, por lo que parece un momento apropiado para ir revisando cómo van las tendencias de una de las ligas menos predecibles del planeta.

Imagen: kicker

Muertos y vueltos a nacer

Bayer Leverkusen, SC Freiburg, 1. FSV Mainz 05, Hamburger SV y VfB Stuttgart. Cinco equipos muy distintos entre sí, con metas completamente diferentes, estilos de juego incompatibles el uno con el otro, pero con algo en común: tras un comienzo de liga bastante complicado, han sabido dar un vuelco hacia bien.

 

Leverkusen superó los malos ratos y comenzó a escalar. (Imagen: kicker)

Los Aspirineros comenzaron bien las cosas, con una más que esperada goleada en su primer choque de la DFB Pokal ante el modesto Carl-Zeiss Jena. Sin embargo, su debut de liga fue un revés que pocos veían venir: el equipo dirigido por el tándem Lewandowski-Hyypiä perdería su primer choque ante un recién ascendido que -en el momento no sabíamos- tenía ganas de sorprender a todo el mundo, Eintracht Frankfurt. De allí en adelante, las cosas fueron algo irregulares: un triunfo ante SC Freiburg, una goleada encajada ante Borussia Dortmund, y un par de empates frustrantes como local ante el Metalist Kharkiv por la Europa League y el Borussia Mönchengladbach; partidos en los cuales marcó el total de tres tantos. Llegarían a caer hasta el puesto 13 de la tabla de la Bundesliga.

De allí en adelante, parecieron cuajar las cosas y ahora llevan cinco partidos sin conocer la derrota. Sin embargo, hay que tener cuidado con el optimismo, ya que los dos últimos partidos terminaron en empate a dos goles y sus dos siguientes compromisos son una visita complicada a casa del Rapid Wien en la Europa League, y un choque ante los aparentemente imparables del Bayern, en su inmaculado Allianz Arena. Alerta con un equipo que pintaba reformado.

 

Freiburg rebotó tras haberse acercado al fondo… dos veces. (Imagen: kicker)

Freiburg iniciaría la temporada como muchas anteriores: siendo candidato al descenso. Cada año que pasa, el conjunto de Breisgau parece afianzarse en la lista de “descendibles” pese a demostrarse una y otra vez no ser el caso. Es cierto, resulta difícil no verlos bajando a segunda cuando son un equipo que vive en enorme medida de su cantera. Lo que muchos descocen -tanto afuera como dentro de Alemania- es lo prolífica que pareciera ser su desarrollo de talentos, así como lo aguda que es la visión de su sistema de scouting. Con un alcance a toda la región sur de Baden, llena de pueblitos con canchas de fútbol por doquier, parece que jamás habrá escasez de materia prima para los rojinegros.

Sin embargo, su comienzo de campaña parece haberle dado la razón a sus más grandes detractores. Con un balance de una victoria, dos empates y tres derrotas en sus seis primeros encuentros, el panorama para el equipo que en aquel momento estaba de 14vo en la tabla sí lucía bastante sombrío. Pero parece haber sido un pequeño sacudón, pues una vez que se acomodó la defensa y afinó la delantera, SCF no ha vuelto a dejar ir un punto. Suman dos triunfos al hilo, marcando 5 tantos y no habiendo encajado; un empujón cualitativo tan fuerte, que los llevó de estar al borde del descenso, a estár en la última casilla europea de la tabla.

Al igual que con el Bayer Leverkusen, el calendario tiene su manera de poner a prueba a quienes se levantan del suelo. Sus siguientes compromisos son ante el campeón defensor, Borussia Dortmund; un difícil encuentro ante el actual líder de la 2.Bundesliga, Eintracht Braunschweig, seguido por choques ante el Gladbach, Hamburgo, Hannover, VfB Stuttgart y el Bayern München.

 

Mainz apunta alto, y sus últimos resultados así lo demuestran. (Imagen: kicker)

Mainz 05 es quizás una de las historias menos conocidas del fútbol europeo. De ser un pequeño equipo regional, poco a poco se ha erigido como una de las referencias -sino es que LA referencia tras el turbulento presente del Kaiserslautern- del Rheinland-Pfalz. Hace dos años, estuvieron a un triunfo de romper el récord de mejor comienzo de temporada en la Bundesliga. El año pasado, se mudaron al Coface Arena, un estadio moderno y con una capacidad de poco más de 34000 espectadores. Este año, es el año de consolidación del proyecto de tanto Mainz 05 como de uno de los técnicos más queridos y respetados en Alemania, pese a su corta edad: Thomas Tuchel.

Si bien ese es el caso, no parecía serlo hace un mes. Comenzaron deambulando la parte baja de la tabla, y hasta hace una semana se hablaba de una “crisis de goles”, es decir, la total ausencia de ellos. Arrancarían de décimos en la tabla y llegarían al puesto 15; el último que está afuera del descenso. Un empate ante un Freiburg poco enchufado, una derrota ante el debutante Greuther Fürth, una goleada en casa del Bayern y otra en casa del Schalke, solo con un triunfo frente al FC Augsburg de por medio.

Tras el sacudón recibido en Gelsenkirchen, Tuchel se quitó los guantes y los suyos comenzaron a jugar en serio. Tres partidos y cinco goles despues (con solo dos encajados), han sumado 7 de 9 puntos posibles, en lugares tan hostiles para rivales como el Volkswagen Arena del Wolfsburg (2:0) y el BayArena del Leverkusen (2:2), así como en casa, quitándole el título de invicto al muy sorpresivo Fortuna Düsseldorf. A diferencia del Freiburg y Leverkusen, su calendario es algo más benévolo, pero impredecible. Van ante un Hoffenheim que no termina de decidirse si está bien o mal; el Erzgebirge Aue por la DFB Pokal -accesible, a priori-; al Weserstadion de un titubeante Werder Bremen; y ante un 1.FC Nürnberg urgido por volver al triunfo. No todo es malo para este ambicioso plantel.

 

Pese a su última derrota, HSV vive buen momento (Imagen: kicker)

No hay equipo al que se haya dado por muerto más que a este Hamburger SV, y sin embargo, de haber vencido al VfB Stuttgart, se hubieran puesto entre las plazas europeas. Su comienzo fue desastroso, no queda menor duda, pero sus refuerzos han sido grandiosos. La grandes diferencias las han marcado nombres como Adler, Jiracek y van der Vaart; jugadores que llegaron en verano. Sus aportes han permitido que los locales Westermann y Son brillen, y tomen el mérito que merecen como capitán y promesa del equipo que son.

Karlsruher SC, recién descendido a la 3.Liga, los eliminó de la DFB Pokal, marcándoles 4 goles. HSV pasaría los dos primeros partidos incapaz de anotar un tanto y perdiendo ante Nürnberg y Bremen. El tercer encuentro sería, por fin, el primer indicio que no les iba a ir del todo mal este año. Un peleado y muy entretenido 2:3 en el Commerzbank Arena de Frankfurt mostró de lo que era capaz este club hanseático. Fue la primera señal que Thorsten Fink salvaría su pellejo.

Tendrían que pasar cuatro fechas antes de volver a conocer la derrota; cuatro fechas en las que sumaron 10 de 12 puntos posibles, incluso batiendo al bicampeón, Borussia Dortmund. Lo cierto es que, aún en las derrotas, nunca lucieron como un equipo con defensa blanda -salvo por el choque ante los del Karlsruhe-. Perdieron tres de sus cuatro derrotas por un gol de diferencia; dos de los cuales culminaron con un tanto encajado. Pero con los caprichos del calendario, y tres choques ante equipos oriundos del sur de Alemania, las cosas no lucen tan sencillas. Visitar al FC Augsburg, recibir al FC Bayern en el tan popular Derby Norte-Sur, e ir a casa del Freiburg, son los tres siguientes choques de un prometedor y revitalizado HSV.

 

Stuttgart salió del sótano y subió 7 puestos. (Imagen: kicker)

Aún rezagados en la tabla, pero ya habiendo escalado 7 puestos desde que tocaran fondo -literalmente- (la misma cantidad que ha subido el Mainz 05, por ejemplo), VfB Stuttgart comienza a hacer bien las cosas y a reencontrarse con un estilo de juego que les permitió a los dirigidos por Bruno Labbadia meterse en la Europa League, tras haber arrancado pensando en no bajar a segunda la temporada pasada.

Habían comenzado bien sus deberes coperos, goleando 5:0 al Falkensee-Finkenburg en la DFB Pokal y venciendo al Dynamo Moskva en la Europa League, pero después vendría una racha de partidos sin resultados alentadores que llegaría a obligar al director deportivo, Freddi Bobic, a defender a capa y espada a Bruno Labbadia. Siete partidos de liga y Europa League sin conseguir una victoria, incluyendo un humillante 1:6 ante Bayern München y perder por primera vez en la historia ante el Hoffeheim -por goleada, además-.

De ello quedaron declaraciones y estrés para los aficionados, pues se ha revertido el asunto considerablemente. Si bien se perdió ante el Molde noruego, VfB ha hilado ya tres partidos de la Bundesliga sin conocer la derrota, sumando 7 de 9 puntos, y subiendo en la tabla de forma notoria. Eso sí, de los cinco equipos mencionados en este artículo, VfB tiene el calendario más complicado: dos partidos ante el FC Koebenhavn danés, un choque ante el segundo de la tabla -Eintracht Frankfurt-, además del Borussia Dortmund y el Hannover 96; así como un duelo con el FC Sankt Pauli por la DFB Pokal. Nada fácil.

4 Comments

4 Comments

  1. Gorkathletic

    24 octubre, 2012 at 10:43 am

    Muy buen analisis, ese

  2. Gorkathletic

    24 octubre, 2012 at 10:46 am

    Muy buen analisis, esperando la segunda parte ya

  3. JorgePaez

    24 octubre, 2012 at 4:42 pm

    Excelente articulo.

  4. mistermoezig

    26 octubre, 2012 at 5:04 am

    Muchas gracias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top