1.Bundesliga

¿Será Bayern realmente campeón?

Con una ventaja de nueve puntos en la liga, Bayern München no sólo es el principal candidato al título, sino que pareciera ser el único. Pese a ello, hay razones para creer que el calendario y el darle importancia a otros torneos pudiera salirles caro.

 

Nunca más

Se reforzaron y tienen la plantilla más costosa de la historia del fútbol alemán. Trajeron profundiad y calidad a su banquillo, en los pies de jugadores como Mandzukic, Shaqiri, Pizarro y Dante; blindando cada línea del equipo ante la inminente complejidad de pelear por tres títulos simultáneamente. Escenarios como el vivido el pasado mes de mayo, en el que Bayern perdió liga, Champions y DFB Pokal, dejaron heridas hondas en el campeón de campeones.

A raíz de ello, un desembolso considerable de dinero (70,3 millones de euros; el cuarto más elevado del mundo) y un desesperado intento de reforzar la plantilla. Jugadores como los ya nombrados consolidaron un cuadro de los más competitivos que tiene Europa hoy por hoy. Además de traer refuerzos, Bayern supo retener a todos sus jugadores clave, en un verano en el que los futbolistas alemanes pasaron de ser planes de contingencia a ser la joya más preciada de la corona -no en vano, nombres como Hummels, Götze, Kroos, Schweinsteiger, Neuer, Schürrle, y un larguísimo etcétera, fueron asociados a los equipos más prestigiosos de Europa-. Su once inicial permaneció intacto, e incluso las estrellas extranjeras de la plantilla, como el afamado dúo de aleros Robben-Ribéry, juraron lealtad eterna al gigante bávaro; a tal punto incluso, que las palabras “Uli Hoeneß” (presidente del FCB) y “figura paterna” serían leídas en varias declaraciones, así como la total entrega del francés por lo que él llama su nuevo hogar, Múnich. Nada pudo salirles mejor.

Junto a los emblemáticos del Bayern -Schweini, Gómez, Robben y Lahm (de izq. a der.), están Emre Can, Mitchell Weiser y Mario Mandzukic; miembros del primer equipo del FCB desde el verano.

El reto está por venir

El comienzo de temporada fue abrumador. Rompieron el récord del mejor comienzo en la historia de la Bundesliga, al pasar la brecha de los 7 partidos invictos para el arranque. Un fútbol contundente, rápido, sofocante, en el que el dominio de balón no tendría rival alguno a nivel doméstico, y según números de UEFA sólo segundo en el continente al porcentaje de posesión de Barcelona, hizo desastres ante los rivales de turno. 12 goles en los tres primeros partidos, 19 en los primeros 6, 27 para la novena fecha; todo esto sin contar con su en teoría referente delantero, Mario Gómez, quien sufrió una lesión en verano y recién se incorporó a finales de la primera ronda.

Sin embargo, el ritmo fue estancándose, los partidos comenzaron a ser un poco más flojos; quizás no tanto por estar jugando mal, sino por la conciencia que hay en el equipo que no puede cometerse el mismo error del año antepasado, de andar consumiendo energía en partidos que era poco trascendentales. Desde la décima fecha, en la que Bayern goleo 3:0 al Hamburger SV, solo habría cuatro goleadas más; dos de ellas en Champions League ante rivales considerablemente inferiores, como el LOSC Lille y el BATE Borisov.

Pese al bajón de ritmo, se logró el primer objetivo de la temporada: ser campeón de otoño con una brecha considerable de puntos, seguir con vida en la DFB Pokal y ganar su grupo de la Champions League. El truco estará en cómo sorteará Bayern los venideros dos meses de su calendario.

Partidos trabajosos

Su partido de regreso a la Bundesliga es sencillo, ante el colista Greuther Fürth, pero de allí en adelante comienza el trabajo fuerte.

  • Fecha 19: visita a casa del VfB Stuttgart, quien busca estabilizarse en puestos europeos.
  • Fecha 20: viaje al Coface Arena de Mainz 05, actualmente quinto en la tabla.
  • Fecha 21: recibe al FC Schalke 04.
  • Fecha 22: viaje a Wolfsburg, quien cuenta con un técnico nuevo y de calidad.
  • Octavos de final de la Champions League: tres días después del choque ante los Lobos, sale un viaje a Londres a medirse ante el Arsenal.
  • Fecha 23: ese mismo fin de semana, reciben al Werder Bremen.
  • Cuartos de final de la DFB Pokal: a mitad de semana, la final anticipada de la copa alemana ante el Borussia Dortmund.
  • Fecha 24: visita a Sinsheim, para medirse ante el 1899 Hoffenheim.
  • Fecha 25: recibe a un duro Fortuna Düsseldorf.
  • Octavos de final de la Champions League: pocos días después, reciben en casa al Arsenal.
  • Fecha 26: viajan al BayArena en Leverkusen para su compromiso ante el Bayer 04.
  • De clasificar, estarían de por medio los cuartos de final de la Champions League.
  • Fecha 27: reciben al Hamburger SV.
  • Fecha 28: van a casa del Eintracht Frankfurt.
Las prioridades
Quedó claro que en la primera mitad de la temporada, la Bundesliga y sacar una enorme ventaja con respecto a los demás equipos, era la prioridad del Bayern. Su actuación en Europa fue bastante discreta, y sólo se vio la contundencia doméstica del FCB en Europa tras una imprevista goleada en Bielorrusia, tras la cual marcaron 10 goles en dos partidos. En simultáneo, comenzaría el desacelere ofensivo en la liga.
Para este año, puede esperarse que ocurra lo contrario: partidos discretos en la liga, actuaciones de peso en Europa, ya que las circunstancias obligan al Bayern que así sean; terminaron emparejados con un equipo de alto vuelo internacional, que, de no tratarse con cuidado, pudiera pasarle una sorpresa a los dirigidos por Jupp Heynckes y genera una aún más frustrante carrera por la Champions. Tras el trauma veraniego vivido en casa, no ganar la Champions este año no es una opción en la Säbener Straße, donde se ubica la sede del Bayern München.
Veremos entonces, cómo quizás le cuesten más los puntos de liga a un Bayern que cuenta con varias bajas de calibre, siendo la de Holger Badstuber -jefe de la defensa pese a su corta edad- la mas sensible, al mismo tiempo en que su empeño por sacarse del paso a sus rivales europeos en un torneo en el que hay que dar el 110% cada partido será inconmesurado. Es decir, que no resulte sorpresivo si esa monstruosa brecha que tiene el Bayern sobre el resto comienza a reducirse rápidamente, una vez retornada la competencia europea, ya que la mente estará en no quedar eliminado. Al fin y al cabo, para eso fue que se trabajó un colchón de 9 puntos con respecto al segundo.
3 Comments

3 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top