1.Bundesliga

1.Bundesliga 2013/14: Otro capítulo para la historia

Se cierra una nueva edición de la 1.Bundesliga. Una nueva edición de la que probablemente sea la liga con mayor potencial del fútbol europeo, que ha vuelto a coronar a un equipo que, de momento, parece intocable. Un imperial Bayern München que ha vuelto a coronarse por segundo año consecutivo como campeón de liga, esta vez bajo la batuta de un Pep Guardiola que ha mantenido el legado dejado por Jupp Heynckes la pasada temporada.

Pero hay mucho más que contar más allá de la apisonadora de Múnich. En Westfalia están encantados, y es que tanto Borussia Dortmund como Schalke 04 jugarán la próxima Champions League, presuntamente acompañados por un Bayer Leverkusen que deberá pasar primero por la ronda de eliminación previa, si quiere conseguir repetir el cuarteto de clubes alemanes que ya representó al fútbol teutón en la ya prácticamente finalizada edición de la Liga de Campeones 2013/14. Pero Europa brillará más aún para tres conjuntos históricos de la nación, como son VfL Wolfsburg, Borussia Mönchengladbach y Mainz 05, representantes por Alemania en la venidera UEFA Europa League 2014/15.

Por abajo, una encarnizada lucha hasta el último instante ha dejo en la 2.Bundesliga al ascendido la pasada temporada Eintracht Braunschweig, y a un 1.FC Nürnberg que no conocía el descenso desde la culminación de la temporada 2007/08, que los llevaba al infierno de la segunda división germana. No menos dramático ha sido el caso de un Hamburger SV, que a última hora ha conseguido mantener la plaza del Play-Off por la permanencia, que disputará ante el tercer equipo de la 2.Bundesliga.

Con esto, iniciamos un viaje por toda Alemania, por toda la tabla de la clasificación, para averiguar las claves de por qué el Bayern ha conseguido amarrar el título de forma tan prematura, o porqué un histórico como el Hamburgo ha rozado el primer descenso directo en su historia. Empezamos.

El Coloso de Múnich y sus fieles escuderos

Intocable en el campeonato doméstico, el Bayern se ha alzado con su título número 54 en la Bundesliga. Foto: Getty Images.

Intocable en el campeonato doméstico, el Bayern se ha alzado con su vigésimo cuarto título en la Bundesliga. Foto: Getty Images.

Parece tenerle tomada la medida a la liga. Y es que el Bayern München ha vuelto a demostrar, como hiciera la pasada campaña de la mano de Heynckes, porqué es el equipo más temido en Alemania. Una liga alemana que parece quedarle pequeña a esta espectacular maquinaria, esta temporada capitaneada por Pep Guardiola. Con 90 puntos en su haber, y la llegada de la confirmación matemática de su título en la jornada 27 -el título más prematuro en la historia de la Bundesliga-, el Bayern ha vuelto a levantar una ensaladera que premia un campeonato en el que sólo el Augsburgo y Borussia Dortmund han podido arrancarle los tres puntos, ambos cuando ya el Bayern había conquistado el título.

Con respecto a la pasada campaña, Guardiola llegaba en verano para solidificar los cimientos de un equipo con el gen de “campeón” inscrito en su ADN. Vital serían las llegadas de Thiago Alcantara y Mario Götze para acompañar a los Robben, Ribéry, Mandzukic, Kroos, Müller, Schweinsteiger y cía. Pero la auténtica revolución bávara llegaría de la mano de Philipp Lahm, que a sus 30 años ha querido dejar claro que si se le necesita como mediocentro, es capaz de ofrecer un nivel pocas veces antes visto en el “supuesto” lateral derecho de Die Nationalmansschaft.

Nada ha cambiado en el Bayern. Equipo más goleador del campeonato -94 goles-, menos goleado -23 tantos encajados-, y tan sólo un punto por debajo de lo conseguido la pasada temporada por Heynckes, que se haría con el título con 91 puntos en la clasificación.

Por debajo, los tres protagonistas de la pasada edición del campeonato: Borussia Dortmund, Schalke 04 y Bayer Leverkusen, respectivamente, completan la representación germana de cara a la próxima edición de la Champions League.

El Dortmund, liderado una vez más por el ariete polaco Robert Lewandowski -máximo goleador del campeonato con 20 tantos- no podría, sin embargo, imponer su ley como hiciera hace dos temporadas, viéndose nuevamente superado por su archienemigo de Múnich. Cierto es también que la enfermería del Signal-Iduna Park se ha visto repleta por momentos, con bajas vitales como las de Mats Hummels y su compañero en la zaga Neven Subotić, o la de los polacos Piszczesk y Blaszczykowski, además de la ausencia durante toda la temporada del pilar en el medio del campo, Ilkay Gündogan.

Como si de una maldición se tratara, las lesiones llegarían a lo largo de la temporada a Dortmund sin contemplación alguna. Foto: Getty Images.

Como si de una maldición se tratara, las lesiones asediarían a lo largo de la temporada al conjunto de Klopp sin contemplación alguna. Foto: Getty Images.

Por su parte, el Schalke 04 supo remontar una pésima primera vuelta de campeonato, y comandado por las espectaculares actuaciones de Ralf Fährmann ha conseguido finalmente sellar una satisfactoria tercera plaza, cuando todo indicaba en noviembre que el equipo iba a firmar una temporada para el olvido. Las desastrosas exhibiciones en defensa, acompañadas del bajo rendimiento de Timo Hildebrand, pondrían en diciembre a Jens Keller en una cuerda floja de la que ha sabido salir gracias a las buenas decisiones tomadas, y a la vuelta de un Klaas-Jan Huntelaar que ha finalizado la temporada con 12 goles, a pesar de haber permanecido cinco meses en el dique seco.

Tres puntos más abajo, el Bayer 04 Leverkusen ha vuelto a sellar por segundo año consecutivo su clasificación a la Liga de Campeones, esta vez al menos, a su fase previa. Los 15 tantos de Stefan Kießling, el fenomenal papel de Bernd Leno en la portería, el buen debut del sur coreano Heung Min Son, el equilibrio de Lars Bender en el centro del campo, y la llegada en enero de un adolescente de nombre Julian Brandt, procedente del filial del Wolfsburgo; harían del equipo de la aspirina un conjunto bastante regular a lo largo del año, que luchará en agosto por hacerse un sitio en la fase de grupos de la máxima competición de clubes en Europa.

Europa toca a las puertas de tres revelaciones

Con los goles de Ivica Olić por bandera, el Wolfsburgo ha firmado su segunda mejo actuación en la Bundesliga en este siglo XI. Foto: Getty Images.

Con los goles de Ivica Olić por bandera, el Wolfsburgo ha firmado su segunda mejor actuación en la Bundesliga en este siglo XI. Foto: Getty Images.

Pocos habrían augurado un papel tan exitoso para el club del Volkswagen Arena a principios de temporada, pero es que los 14 tantos del incombustible Ivica Olić, acompañado de la sensacional actuación de sus compañeros en la retaguardia Ivan Perisic, Kevin de Bruyne y Maximilian Arnold; el Wolfsburg se ha abierto paso en la clasificación hasta llegar a su destino: Europa. Volverán a ella tras su paseo hace tres temporadas atrás, después del campeonato conseguido en la Bundesliga, en la temporada 2008/09. Con Dieter Hecking en el banquillo este Wolfsburgo dará mucho de qué hablar de ahora en adelante.

El premio al buen trabajo para Lucien Favre. Un Borussia Mönchengladbach que hace tres años atrás conseguía milagrosamente salvarse del descenso, para pasar el año siguiente a disputar ronda previa de Liga de Campeones. Ya el año pasado había vuelto a avisar de sus propósitos, terminando la liga a cuatro puntos de entrar en Europa. Y este año lo han conseguido. Con mucho esfuerzo por detrás, los potros han vivido una temporada de ensueño, en la que incluso se habían visto prácticamente clasificados para la Champions. Comandados, una vez más, por un formidable ter-Stegen bajo palos, y la letal dupla de ataque conformada por Max Kruse y Raffael -27 tantos en liga entre ambos, 15 y 12 respectivamente-, Mönchengladbach volverá a respirar el aire de Europa en su Borussia Park.

Turno para el Mainz 05. Quizá estemos ante la revelación de la presente edición de la Bundesliga. Y quizá estemos ante el conjunto liderado por uno de los entrenadores más prometedores de Alemania. A sus 40 años Thomas Tuchel ha devuelto al Mainz a Europa, superando las agresivas ventas de Adam Szalai y Andreas Ivanschitz el pasado verano. La pareja formada por Okazaki y Choupo-Moting en punta de ataque, con 24 goles entre ambos, ha sido vital en el papel de un equipo que se mete en la fase previa de la Europa League, tras la final de Pokal que disputarán Bayern y Borussia, con un Bayern también campeón de liga que, por lo tanto, permite que la séptima posición liguera pueda viajar por el continente.

Okazaki y Choupo-Moting, de esas curiosas, pero letal dupla de ataque. Foto: Getty Images.

Okazaki y Choupo-Moting: curiosa, pero letal dupla de ataque la de este Mainz 05. Foto: Getty Images.

La regularidad se premia con la permanencia, aunque sea a última hora

La regularidad. Ese aspecto tan buscado a lo largo de la temporada, y que cada vez parece depender de más factores. Regularidad le sobró a un Augsburgo que a un punto se ha quedado de robarle la plaza europea al Mainz. Prácticamente el mismo Augsburgo que la pasada temporada conseguiría certificar su permanencia en la Bundesliga en la última jornada del campeonato.

Caso parecido al del Werder Bremen, que tras haber rozado los puestos de descenso en la 2012/13, este año no ha tenido mayores apuros para mantenerse en la mitad de tabla, en el primer año de la era post-Schaaf.

Así mismo, tanto el Hertha Berlin como el Hoffenheim han sellado una temporada en mitad de tabla, pero con los deberes más que hechos y la sensación que haber cuajado destacadas actuaciones en esta edición del campeonato. En el caso del primero, ascendido esta misma temporada, ha visto en Adrián Ramos a su héroe, con los 16 tantos del colombiano, que le han catapultado a firmar con el Borussia Dortmund a partir de este mismo verano.

La formidable temporada cuajada por el ariete cafetero del Hertha le llevarán, casi con total seguridad, al Mundial de Brasil este verano. Foto: Getty Images.

La formidable temporada cuajada por el ariete cafetero del Hertha le llevará, casi con total seguridad, al Mundial de Brasil este verano. Foto: Getty Images.

Por su parte, el Hoffenheim, que en la 2012/13 conseguiría la permanencia tras vencer en el Play-Off por la promoción al Kaiserslautern; este año, ha descansado plácidamente en la zona más tranquila de la clasificación. Los 15 tantos de Roberto Firmino, pretendido ya por algunos de los más grandes de Alemania y Europa, así como las aportaciones ofensivas de Modeste, Salihovic y Volland con 12, 11 y 10 dianas respectivamente, han situado al Hoffenheim como el tercer equipo más goleador esta temporada con 70 tantos a favor, sólo superado por Bayern München y Borussia Dortmund.

Pero regularidad faltaría en Frankfurt, Friburgo y Stuttgart. En el primero de los casos un Eintracht que había conseguido meterse en la Europa League la pasada campaña, ha echado en falta la sorprendente cifra de 16 goles de Alexander Meier en dicha temporada, viéndose relegado a los puestos de la mitad baja de la clasificación a lo largo del año, perseguidos por la falta de gol tanto de Joselu como del propio Meier. Junto al Hertha, los dos equipos menos goleadores del campeonato, salvando a los dos descendidos.

En Friburgo, donde también habían visto al equipo disputar la segunda competición europea la pasada campaña, la falta de regularidad por parte de los de Christian Streich, les ha mantenido al filo del descenso durante gran parte del campeonato. Todo esto, a pesar de la destacada productividad de Admir Mehmedi, quien ha culminado la liga con 12 dianas en su haber.

Pero si de falta de regularidad se habla, el viaje debe emprenderse hacia el Mercedes-Benz Arena. Allí, el VfB Stuttgart ha conseguido salir de una crítica situación que le ha llevado a luchar por evitar el descenso durante gran parte de la temporada. Primero Labbadia, y luego Schneider, pasarían por un banquillo endemoniado, donde sólo el holandés Huub Stevens -tercer entrenador del equipo esta temporada-, ha conseguido salvar con su llegada en marzo lo que parecía un descenso prácticamente inevitable.

Un descenso para la historia

Espectacular cuanto menos ha sido el final de temporada en la zona baja de la tabla, donde en la última jornada, tanto Eintracht Braunschweig, como Nürnberg y Hamburger, llegaban con una plaza de promoción en juego que dejaría a los otros dos aspirantes catapultados a la segunda división germana.

El principiante ha pagado los platos rotos, y es que, a pesar de su destacado trabajo, el modesto Eintracht Braunschweig no ha podido aguantar el frenético ritmo de la máxima categoría, en la que no ha abandonado la última plaza durante treinta y una de las treinta y cuatro jornadas disputadas. Sin embargo, la muestra de su esfuerzo se refleja en los 26 puntos conseguidos, cifra a la que no llegaba un último clasificado desde que en la 2010/11 lo hiciera el Sankt Pauli, bajando a la 2.Bundesliga con 29 unidades.

Tras certificar el descenso en la última jornada, la afición del Braunschweig agradecería al club el enorme esfuerzo llevado a cabo a lo largo del año. Foto: Getty Images.

Tras certificar el descenso en la última jornada, la afición del Braunschweig agradecería al club el enorme sacrificio llevado a cabo a lo largo del año. Foto: Getty Images.

Mientras tanto, el Nürnberg vuelve a perder la máxima categoría después de haberlo hecho seis temporadas atrás, cuando con 31 puntos bajaban a la segunda categoría del fútbol teutón. Ni siquiera los 17 goles del suizo Josip Drmic han podido evitar la catástrofe en el Grundig-Stadion. Duro golpe para una institución que en las dos últimas temporadas había mantenido de forma segura la décima plaza.

Por último, y más preocupante, la situación de un Hamburgo que a las puertas se ha quedado de lo que podía haber sido el primer descenso directo en sus 126 años de historia. A pesar de sus 51 goles conseguidos, siendo el equipo más goleador de los últimos diez de la clasificación, las actuaciones defensivas, y las numerosas bajas en esta línea a lo largo de la temporada, han afectado a un equipo que ha demostrado tener dinamita de tres cuartos de campo en adelante. La milagrosa aparición de Hakan Calhanoglu, pretendido por media Europa, y los decisivos doce goles de Pierre-Michel Lasogga han acabado “salvando” al equipo de una condena histórica como habría sido el descenso. Aún quedan dos finales más para el conjunto del Imtech-Arena, que deberá morir de ser necesario, por continuar en la máxima categoría del fútbol alemán.

Clahanoglu y Lasogga, guías en la lucha final del Hamburgo por la permanencia. Foto: Getty Images.

Calhanoglu y Lasogga, guías en la lucha final del Hamburgo por la permanencia. Foto: Getty Images.

De esta manera se cierra el telón a una temporada plagada de sorpresas, acción a modo de goles, pero sobre todo, mucho suspenso hasta la última jornada, en una Bundesliga que nos ha vuelto dejar una magnífico sabor a boca. De momento, el 1.FC Köln se ha asegurado su vuelta desde la segunda categoría, mientras que Greuther Fürth y Paderborn lucharán en la última jornada por el ascenso directo o la promoción ante el Hamburgo. Con esto, se pone punto final a la edición número cincuenta y uno de la 1.Bundesliga 2013/14.

Haz clic para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Popular en Mi Bundesliga

Subir