Noticias

Miroslav Klose se retira de la selección alemana

El hombre que hizo historia en Brasil 2014 anunció su retiro como internacional  luego de 13 años al servicio de Die Mannschaft.

Foto: AFP

Foto: AFP

Mucho ha pasado. 13 años. Aquel joven de 23 años saltaba al campo de juego por primera vez vistiendo una de las casacas más prestigiosas de la historia del fútbol mundial, la de la selección de Alemania, y reemplazando nada más ni nada menos que al mítico Oliver Bierhoff, héroe nacional en la Euro de 1996, en un partido amistoso entre el combinado teutón y Eslovaquia. Las 18.000 personas que asistieron al Weserstadion ese 29 de mayo de 2001 iban a ser testigo del nacimiento de una leyenda del fútbol alemán. Miroslav Klose.

A partir de aquel momento, el polaco naturalizado alemán inició su inmaculado camino hacia la gloria. Su primera aparición goleadora con la selección absoluta llegó en un encuentro amistoso frente a Israel en 2002, cuando se despachó con un hat-trick y poniendo presión al entrenador de turno, Rudi Völler, quien también contaba con Carsten Jancker, Oliver Neuville, Gerald Asamoah y el propio Bierhoff como alternativas en la delantera.

Pero Klose seguía haciéndose fuerte a base de lo que se requiere para ser el delantero centro de todo equipo: capacidad goleadora. En 2002, convirtió 8 goles en 13 partidos y fue una de las revelaciones en su primera aparición mundialista, en Corea/Japón, cuando anotó 5 tantos en 7 aunque la euforia del momento se vio destrozada cuando fue testigo principal de la derrota en la final ante Brasil. Iba a tener revancha.

Una etapa de transición ya era una realidad en la selección alemana, y Klose, junto a algunos sobrevivientes de la Copa Mundial de 2002 se transformaban de a poco en los abanderados de una nueva generación, que tenía como principal objetivo alzarse en la cita mundialista de 2006, en casa, en Alemania. Pero antes, el destino lo colocaba en Portugal para disputar su primer campeonato continental (quizás, la cuenta pendiente).

La Euro 2004 fue todo menos grata no solo para el plantel que viajó a tierras lusas sino que para todo el fútbol alemán. Eliminada en primera ronda por República Checa y Holanda, la delegación tenía que armar las valijas de vuelta a Berlin y Klose, con solo 34 minutos jugados en los tres encuentros de fase de grupos y sin goles a su favor, vivía otra frustración.

Gol a Arabia Saudita en Corea/Japón 2002.

Gol a Arabia Saudita en Corea/Japón 2002.

Se aproximaba el Mundial de Alemania y el equipo dirigido por Jürgen Klinsmann ya se iba poniendo a punto con varios jugadores jóvenes pero con Klose fijo como centrodelantero. Sus 25 goles en 26 partidos de Bundesliga para el Werder Bremen lo habían terminado de consolidar como uno de los delanteros más temibles del mundo. Nada de lujos, efectividad y olfato goleador puro.

En el choque inaugural del campeonato mundial, «Miro» se despacharía con un doblete en la victoria de Alemania por 4-2 sobre Costa Rica en el Allianz Arena de Munich. Una actuación similar tendría frente a Ecuador en el triunfo 3-0 en la capital que depositaba a los germanos en la próxima fase. Llegaban los cuartos de final y Argentina le había puesto un partido complicadísimo a Alemania hasta que apareció el artillero de Opole para empatar el encuentro en uno a falta de 10 minutos para el final del juego.

Die Mannschaft avanzó a semifinales por penales, pero en esa instancia esperaba Italia. Poco pudo hacer Klose en un enfrentamiento que encontraba a un equipo italiano encendido y que, gracias a Fabio Grosso y Alessandro Del Piero, hacían que la caída frente a todo el público transforme la pesadilla en tortura. Otro mazazo.

Era tiempo de dar vuelta la página. Con Klinsmann cediéndole el mando a su colaborador Joachim Löw, un nuevo certamen continental estaba a la vista y se transformaba en el nuevo objetivo para olvidar lo más rápido posible la derrota en casa. En la etapa clasificatoria al torneo organizado por Austria y Suiza, Klose había marcado 5 goles en 9 partidos y nuevamente se hallaba en el frente de ataque del equipo de Löw.

Alemania llegaba a una nueva final después de la de Corea/Japón, pero con una imagen que no convencía del todo, ya que ganó tres encuentros por la mínima diferencia  (salvo el 2-0 a Polonia) y perdió ante Croacia. La cuota goleadora del por aquel entonces atacante del Bayern Munich había mermado en relación a los promedios que registraba: fueron 2 goles en 6 partidos y los teutones volvieron a caer, esta vez ante España.

Klose anota frente a Costa Rica en Alemania 2006. foto: dailymail.co.uk

Klose anota frente a Costa Rica en Alemania 2006. foto: dailymail.co.uk

Las dos temporadas siguientes no fueron fructíferas para Klose que bajó imponentemente el promedio anotador en el club (25p/3g en 2008/09; 20p/1g en 2009/10) y no estaba garantizada su participación en Sudáfrica 2010. Pero por otro lado, en la clasificación al Mundial había completado un récord de 8 partidos y 7 goles que lo catapultaron a la plantilla mundialista.

En Sudáfrica, otra prueba de su infernal cualidad de goleador. un gol en el debut ante Australia (4-0), otro en octavos frente a Inglaterra (4-1) y dos más ante Argentina para sentenciar una de las goleadas más contundentes en los últimos mundiales. Klose ya amenazaba a Ronaldo como el máximo anotador de la historia de los Mundiales ya que se ubicaba a un gol de igualarlo y a dos de superarlo. Pero iba a tener que aguardar a (¿otro?) Mundial para transformarse en leyenda ya que España nuevamente eliminaba a Alemania como en la final de la Euro 2008.

A los 34 años, aunque con un promedio de dos goles por partido en las eliminatorias, a Klose se le avecinaba el certamen que, quizás, iba a ser el último como jugador del seleccionado alemán. La Euro 2012 de Polonia y Ucrania significaba mucho emocionalmente para este magnífico delantero ya que volvía a su tierra natal, Polonia.

Luego de sortear una complicadísima fase de grupos en la que se enfrentó a Dinamarca, Holanda y Portugal en Ucrania, los de Löw avanzaron a cuartos de final donde esperaba Grecia. El partido se jugó en Gdansk, Polonia, y paradójicamente allí fue donde Klose marcó su único tanto en el certamen. Pero la posterior derrota ante Italia por 1-2 destruía tanto las aspiraciones de Alemania en el torneo como las de Klose de coronarse con la selección germana.

Sin embargo, tanto camino recorrido y el hecho de soportar tantos tropiezos, tuvo su recompensa, quizás, más tarde de lo que el propio Klose se esperaba. El 6 de junio de 2014, en un amistoso frente a Armenia, Miroslav Klose se transformó en una leyenda de fútbol alemán. Marcó un tanto en la victoria 6-1, que fue su número 69 con la selección mayor y destronó al legendario Gerd Müller, siendo el nuevo máximo goleador de la historia de Alemania. Pero esta vorágine goleadora no terminaría allí.

El gol 16. Hombre récord. foto: getty images

El gol 16. Hombre récord. foto: getty images

Joachim Löw decidió llevarlo a Brasil 2014 y, a pesar de no jugar el primer partido, ingresó en el segundo juego ante Ghana. Ronaldo y sus 15 goles comenzaron a temblar cuando tras un desvío en Höwedes, el artillero de Opole en su primera intervención empujó el balón debajo del arco y empató el partido 2-2 e igualó el récord del «Fenómeno».

Y como si el destino lo hubiese querido así, Alemania y Brasil se enfrentaban en semifinales en el Estadio Mineirao de Belo Horizonte. Klose salía de titular. Y el gol número 16, el que lo colocaría en la cima de la tabla histórica de goleadores mundialistas era cuestión de tiempo…

Minuto 23. Müller ya puso en ventaja a una Alemania arrasadora y una combinación de toques deja a Miroslav de cara a Julio Cesar que adivina su intención, pero en el rebote, el nuevo bombardero se llena el pie derecho con toda la circunferencia del balón y enmudece a todo el Mineirao. El grito de «Tor!» retumba en las gradas y sí, Klose, en Brasil, contra Brasil deja a un brasileño relegado a un segundo escalón. Miroslav, o MITOslav Klose, entraba en la historia grande del fútbol.

Luego del memorable 7-1 llegaba la final ante un conocido rival, Argentina. Pero, esta vez, la tercera instancia decisiva sería la vencida, cuando Götze conectó el centro de Schürrle y le dio la gloria máxima a todo un equipo y permitió que Klose, al cabo de una majestuosa trayectoria como internacional, se alce como un verdadero campeón.

 «Levantar el trofeo en Brasil fue un sueño de niño hecho realidad. No creo que haya ningún momento mejor para cerrar mi carrera como internacional que hoy». Miroslav Klose

REVIVI LOS 16 GOLES DE KLOSE EN MUNDIALES:

Miroslav Klose – All 16 Goals for World Cup por dm_51365d696ee6f

3 Comments

3 Comments

  1. EduAdler85

    12 agosto, 2014 at 12:09 pm

    Danke Miro!!!

  2. Diego

    12 agosto, 2014 at 3:50 pm

    Una leyenda Miroslav Klose, un gran jugador y gran persona. Muy buen momento para retirarse de la selección siendo campeón del mundo y máximo goleador de los mundiales.

  3. William

    12 agosto, 2014 at 5:37 pm

    Bravo Klose fuiste un grande dentro y fuera de la cancha… Estaras a la altura de otras Leyendas Alemanas como, Franz Beckenbauer, Max Morlock, Uwe Rahm, Uwe Seeler, Paul Breitner, Lothar Matthaus, Gert Muller, Wolfgang Overath,
    Andreas Möller, Jurgen Klismann entre muchos otros….
    DANKE MIRO

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top