1.Bundesliga

Schalke 04 y una inusual medida anti-violencia

En los últimos meses, la violencia en el contexto del fútbol alemán ha crecido de una manera alarmante. Si bien los casos no han resultado en situaciones extremas y en líneas generales se han podido controlar, la mala intención estuvo a la orden del día y es algo que preocupa tanto a la Federación como a los propios clubes.

Desde los recurrentes disturbios entre aficionados en las adyacencias de los estadios que abarca las tres principales categorías del fútbol alemán (1.Bundesliga, 2.Bundesliga y 3.Liga), pasando por casos puntuales y que más trascendencia han tenido dentro de los recintos: el ingreso de algunos ultras del 1.FC Köln al estadio luego de haber perdido el clásico ante Borussia Mönchengladbach y el más reciente que protagonizó la barra de Wolfsburg cuando arrojó una bengala directo al banquillo del Hannover 96 que casi termina en una tragedia lamentable, se han contabilizado innumerables eventos de violencia.

Pero hay un club que parece haber dicho basta a estos actos de vandalismo, sobre todo, porque daña la imagen de una de las instituciones más prestigiosas de la Bundesliga. Se trata del Schalke 04, que en el último tiempo fue foco principal por un grupo de inadaptados que dicen apoyar al club, pero que con sus malas acciones no hacen más que perjudicarlo. La última situación violenta –que terminó desencadenando las medidas que luego explicaremos- se dio durante el juego contra Wolfsburg allá por febrero, cuando los ultras del Schalke, conocidos bajo el seudónimo de “die Hugos”, se enfrentaron ferozmente con la policía local.

La junta ejecutiva del Schalke se estremeció cuando fue informada de que varios efectivos de seguridad resultaron fuertemente heridos y que deberían pagar una multa económica por los daños causados. El estremecimiento se tradujo en semanas de trabajo interno para encontrarle una solución a un tema que empaña la vida del club, y esta solución es, cuanto menos, curiosa e inusual en el mundillo del fútbol.

Los directivos del club de Gelsenkirchen enviaron una resolución a cada uno de los 143 miembros de “die Hugos” que estuvieron involucrados en la batalla campal contra el personal policial en la cual instan que, en el plazo de 7 días, firmen la declaración en renuncia a cometer actos violentos en el futuro. ¿En qué consiste esta medida? A continuación lo explicamos.

 

Estos 143 ultras del Schalke tendrán que, según lo que indica el documento, “aceptar las medidas de seguridad, no iniciar enfrentamientos contra la policía y comprometerse a renunciar al cualquier tipo de acción violenta”. Además, como parte de la regulación del estadio, también estará prohibida la utilización de banderas cuyas leyendas sean ofensivas o que induzcan a la violencia.

En efecto, los que presenten el documento firmado en un lapso no superior a los próximos 7 días serán incluidos en el periodo de ‘probation’ por un año, en el cual estarán, en otras palabras, estarán observados minuciosa y permanentemente por las autoridades del departamento de seguridad del club.

Por otro lado, aquellos que se nieguen a colaborar con la firma de la declaración recibirán fuertes pero ejemplificadoras medidas: tendrán el acceso prohibido a los estadios, siendo bloqueados de todos los sistemas de compra de entradas habidos y por haber, serán despojados del abono anual al que están suscriptos y se los expulsará del club, perdiendo así la membresía de por vida.

La decisión que tomó Schalke 04 tiene un carácter tan inusual como de incertidumbre. ¿Hasta qué punto el club puede apelar a la autocrítica de estos energúmenos, arriesgándose a una nueva serie de incidentes? ¿Hubiera sido mejor, teniendo en cuenta las constantes reincidencias, una determinación más contundente que implique la expulsión definitiva del mundo del fútbol? Todos estos interrogantes los responderá el tiempo, nada más que el tiempo.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top