Selección Nacional

Bastian Schweinsteiger se retira de la selección

El 6 de junio de 2004 Alemania recibía en el Fritz-Walter Stadion -casa del histórico Kaiserslautern- a la selección de Hungría en el último amistoso previo a la Eurocopa de 2004. Por entonces, Rudi Völler, seleccionador alemán, tenía ante sí la presión de resucitar a un equipo que venía de caer en la final del Mundial de 2002 ante Brasil. Sin embargo, poco o nada salió bien de aquel experimento del actual directivo del Bayer Leverkusen.

No al menos a corto plazo. Alemania cayó en una bochornosa derrota 0-2 ante Hungría, y se despidió de la cita continental en Portugal tras una decepcionante fase de grupos. Meses antes, Völler ya había hecho debutar a Philipp Lahm. Pero ante Hungría, el seleccionador se atrevió con dos nuevos nombres que viajarían a aquella Eurocopa. Eran Bastian Schweinsteiger y Lukas Podolski. Aquel era el nacimiento de una época dorada del fútbol alemán que culminaría diez años después con la consecución de la Copa del Mundo, casualmente en Brasil, con Schweinsteiger y Podolski en el equipo.

Bastian Schweinsteiger

Un jovencísimo Bastian Schweinsteiger, durante su debut con la selección absoluta de Alemania, ante Hungría. Foto: Ulmer.

Bastian fue desde el principio el reflejo de una generación diferente. Conducía el balón con un desparpajo inusual en una selección, aquella de 2004, que no prestaba tanta atención al atractivo de su juego como la actual. Aquella Alemania de la Eurocopa de 2004 vagaba moribunda, necesitada de un frescor que ‘Schweini‘ supo aportar desde el primer momento.

Tras el desastre de Portugal, donde Alemania empató ante Holanda y Letonia y cayó ante la República Checa, Jürgen Klinsmann sustituyó a Völler en el banquillo, dando a Schweinsteiger una merecida titularidad, que marcaría el inicio de una de las épocas más doradas del fútbol alemán. A partir de ahí, y tras 120 partidos oficiales con la selección absoluta, Schweini dice adiós al fútbol internacional, consciente de que su relevo está asegurado en las nuevas generaciones. 

Bastian Schweinsteiger

Schweini alza la Copa del Mundo durante los festejos en julio de 2014, en Berlin. Foto: Alex Grimm/Getty Images.

La plenitud, a veces tan añorada en el fútbol, podría ser una de las palabras con las que se podría calificar a Schweinsteiger. Un jugador que lo alcanzó todo. El mismo chico que subió al primer equipo del Bayern Múnich en 2002, emocionado ante la posibilidad de jugar con su ídolo, Oliver Khan; conseguía en Brasil lo que el histórico portero alemán no pudo alcanzar, la Copa del Mundo. Basti, que llegó como el más joven del grupo en 2004, acabaría siendo héroe en la final ante Argentina una década más tarde. En la retina queda la imagen del mediocentro en el suelo con el pómulo ensangrentado tras recibir un codazo del Kun Agüero, y las lágrimas tras el pitido final, fiel reflejo del esfuerzo realizado hasta alcanzar la cima.

Hay jugadores que encandilan a una generación completa. Y como mismo el carácter de Oli Kahn cautivó a Bastian en su día, el talento, el esfuerzo y la personalidad de Schweinsteiger han marcado un cambio absoluto en la última década del fútbol alemán. El hombre que jugaba con unas espinilleras de cartón -las utilizadas en su debut con el Bayern Múnich en 2002- en las que había dibujado él mismo su diminutivo –Basti- así como la marca original -Uhlsport-, se despide como uno de los mayores iconos del fútbol en Alemania.

Deja la selección tras haber ocupado todos los roles posibles. Pasando de novato a capitán, de joven revolucionario a líder del vestuario. Schweinsteiger deja la selección alemana tras haber sido capaz de todo. El hombre que siempre aparecía en los momentos más delicados, que complementaba a la perfección la garra y el carácter atribuido al país germano, a la par de su talento innato para brillar, iluminado por una visión de juego casi insuperable. Como pocos, o como nadie, Bastian Schweinsteiger pasa a la historia del fútbol alemán.

4 Comments

4 Comments

  1. Juleo

    29 julio, 2016 at 6:27 pm

    La verdad fue un gran jugador de su generación para Die Mannschaft y para el Bayern. Está bien que se retire ahora porque uno debe saber cuando ya ha tocado su techo. Y en este caso su techo no es su edad ni su calidad sino las constantes lesiones…en realidad las lesiones son enemigas de los futbolistas y del fútbol y el deportr rn si. Gracias Bastian, diste un buen aporte al fútbol alemán y mundial

  2. carlos

    30 julio, 2016 at 10:02 pm

    Gran jugador para el Bayern y para la seleccion.Pero
    voy a hacer algunas matizaciones.Basti empezo en la
    elite a los 18 años y a partir de los 26 empezo su
    declive.Empezar tan joven y haber tenido tantas lesio
    nes le ha quemado muy joven.Alcanzo su punto cumbre
    en el Mundial de 2010 en Sudafrica(el 4-1 contra Ar
    gentina es para mi su mejor partido),pero por ejemplo
    en la Eurocopa de 2012 con 28 años,decia que acababa
    los partidos totalmente agotado(y eso que jugaba de
    mediocentro,ya que al principio acordaos de que era
    un jugador de banda,lo cual requiere mucho mas esfuer
    zo fisico).Por otra parte considerais a schweini me
    jor que Matthaus(heroe del mundial 1990),que Ballack
    (gran figura del mundial de 2002) o que Effenberg(ex-
    traordinario jugador pero con mala cabeza)?.Dicho esto
    no resto meritos a Schweinsteiger,pero debio irse con
    Lahm y Klose en 2014 ,no ahora.Para mi es el gran cul
    pable de que Alemania no haya ganado la Eurocopa,ya que
    su mano en el descuento de la primera parte hundio
    animicamnte a Alemania y obligo a jugar a la desesperad
    y por eso recibio el segundo.Schweinsteiger no hizo nada
    en este campeonato y acudio despues de estar lesionado
    todo el año y de haber sido criticado en la Premier por
    su infimo rendimiento.Debio renunciar y su ausencia(como e
    en su dia la de Ballack en 2010 no se hubiera notado nada)
    y eso aun con Gundogan lesionado.Creo que Alemania sin la
    mano de Bastian hubiera ganado la copa.Kroos,Gundogan
    Kimmich,Dahoud,Castro o incluso Gotze(al que Tuchel pla
    nea poner de organizador) le podran sustituir sin pro
    blemas.

    • Alek Sánchez

      31 julio, 2016 at 11:31 am

      Por una parte, toda la razón. No es ningún secreto que las lesiones (principalmente la del pasado año) han afectado considerablemente a su rendimiento. Schweinsteiger no ha sido en Francia el que fue en el Mundial de 2006, por ejemplo. Nada más alejado de la realidad, dada su edad y su papel en esta selección. Sin embargo, sería plenamente injusto culpar a un único jugador de lo ocurrido en la Eurocopa. Un fallo puntual como la mano ante Francia podría haberla cometido cualquiera, son lances imprevisibles del juego en los que cualquier jugador puede errar.
      Por otro lado, en ningún momento hemos dicho que sea mejor que… (véase cualquier ejemplo). Es una cuestión meramente personal y subjetiva. Nunca habrá uno muy por encima del resto. Se podría debatir pero nunca se llegaría a una solución unánime.
      Por último, la decisión de una retirada como internacional, en el caso de Bastian, no iba a llegar después de hacer un espléndido Mundial en Brasil. Primero, por edad (29 por entonces) y segundo por jerarquía. Si se marchan dos pilares del vestuario como Lahm y Klose, ¿quién ejercería el rol de líder, al menos de forma anímica? Schweinsteiger es uno de los preferidos de Löw y uno de los más respetados en la selección. Pensar en las futuras generaciones es ambicioso y visionario, pero si no hay un control sobre ellas, un guía que sepa encaminarles gracias a su experiencia, no valdría de nada. Weigl, Kimmich, o incluso el propio Götze, crecieron viendo a Schweinsteiger como una referencia, principalmente por su carácter. Desde Oliver Kahn no se había visto a un jugador en Alemania con tanta sangre caliente en el cuerpo. Y eso en el fútbol es indispensable.
      Schweini, junto a Mario Gómez y Podolski, era el jugador más veterano de la plantilla en esta última Eurocopa. Y hay que insistir, sólo 31 años. No retiremos antes de tiempo, que para eso ya están las lesiones. Saludos.

    • Juleo

      1 agosto, 2016 at 7:59 am

      Lo único que no concuerdo contigo es sobre Lotar. Para mi gusto Lotar era mejor, metía más goles y era completo (veloz, técnico, atlético). Fíjate que hasta Maradona lo elogió porque lo enfrentó varias veces en partidos de clubes y selecciones. Ahora también es cierto que eran otros tiempos pero por eso digo PARA MI GUSTO. Bueno es cuestión de gustos. De ahí creo que si estaba mejor dotado que Ballack y que Effenberg. Está como para un sano debate. Sería bueno que en esta página MiBundesliga proponga así versus entre jugadores alemanes. Saludos Carlos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top