1.Bundesliga

Werder Bremen: crónica de un inicio desastroso

Vergüenza. Desastre. Locura. Sólo esas palabras pueden describir el que quizá es el peor inicio del Werder Bremen a una temporada de Bundesliga en toda su historia: 12 goles recibidos en 3 partidos, una defensa que hace aguas y cae fácil víctima de sus rivales y poca pólvora arriba. Pareciera que estar tan mal es su lugar en la liga ahora, después de varias temporadas cayendo prácticamente en caída libre. A la afición y a las directivas se le agota la paciencia. ¿Qué pasa con el Bremen?

Werder Bremen sufrió un varapalo a manos del Gladbach, lo cual lo deja en una crítica situación en la liga. Foto © nordphoto / Ewert nordphotox/xEwert

Werder Bremen sufrió un varapalo a manos del Gladbach, lo cual lo deja en una crítica situación en la liga.
Foto © nordphoto / Ewert nordphotox/xEwert

Vergüenza pública

Zlatko Junuzovic no podía ocultar su frustración ante los reporteros. Después de una abultada derrota 4-1 ante el Borussia Mönchengladbach, sólo pudo decir: «Eso fue un desastre, eso fue vergonzoso. […] Recibimos 4 goles, una locura«. Hasta Viktor Skripnik, ya ex-técnico del Bremen, tuvo que bajar la cabeza:»Tengo que admitir que la primera mitad fue un desastre y que merecimos cada uno de los 4 goles. Lo hicimos mejor en la segunda mitad, pero no bastó. Ya era vergonzoso».

Y es que el partido no dio lugar a dudas: Bremen no lo daba todo en los balones divididos, y su ingenuidad hizo que Thorgan Hazard y Raffael pudieran hacer lo que les viniera en gana en el campo, atacando una y otra vez. Ambos anotaron doblete, y la masacre pudo ser peor, con un marcador de 5 e incluso 6 goles en contra. Además, Bremen desperdició demasiadas chances de atacar.

Viktor Skripnik

Skripnik no pudo levantar al Bremen de una crisis que ya lleva años. Quien ahora tome el timón tendrá una misión de épica: Sacar al Bremen del hoyo. Foto: Maja Hitij/Bongarts/Getty Images.

Autocrítica

Además, Frank Baumann, presidente del club, no se guardó críticas. Aunque Gnabry anotó y ello compensa un poco el problema, el Gladbach tuvo tiempo hasta de descansar jugadores estando cómodo y ganando. «De principio a fin no se hizo prácticamente nada (en el partido). Quisimos hacerlo mejor que antes, pero no fue posible. Eso… no tiene presentación». Baumann no pudo dar mejor en el clavo. Por otro lado, Zlatko Junuzovic agregó que «gran parte de la culpa es nuestra (de los jugadores). No podemos excusarnos en nuestro oponente porque sí. Debemos estar más atentos».

Tras la salida de Skripnik, sólo queda seguir. Max Kruse y Claudio Pizarro siguen lesionados, y Aron Johannsson está suspendido por la tarjeta roja recibida ante el Gladbach. Así recibirán este miércoles al Mainz 05. Tal vez un cambio de aires le dé confianza a un club que, al menos por ahora, no parece levantar cabeza.

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top