1.FC Nürnberg

El hooliganismo llega a las categorías juveniles

Vivimos en una época donde las peleas entre aficionados al fútbol están a la orden del día. Parece que esta moda de pegarse sigue creciendo a la alza y lo que parecían casos aislados se está convirtiendo en algo ya demasiado habitual.

En Alemania también se están viviendo casos de este mal endémico llamado hooliganismo entre aficiones. Y, por desgracia, en este caso también ha salpicado a las las categorías inferiores. El pasado sábado 26 de noviembre el Nüremberg se impuso en el derbi ante el Greuther Fürth por doble partida, en las categorías Sub-17 (1:0) y Sub-19 (2:4).

Lejos del resultado de los partidos del fútbol base alemán que enfrentaban a jugadores en etapa de crecimiento, la noticia se dio al terminar el encuentro de los Sub-19 cuando simpatizantes de los clubes se vieron envueltos en una pelea donde participaron de 25 a 30 personas, según fuentes policiales.

A pesar de que la policía se situaba en el recinto deportivo, sabedores de la rivalidad entre los dos vecinos francos, no pudieron hacer nada por detener la pelea. “Los compañeros que estaban en el lugar no podían intervenir”, argumentó Peter Brass, jefe de policía de Nürnberg-Süd. Sólo cuando llegaron refuerzos pudieron intervenir en el conflicto entre ambas aficiones.

Un Nüremberg Hooligan de 23 años ya ha sido identificado y fue detenido el sábado por la tarde, aunque del resto de participantes de la pelea solo se han obtenido detalles. Quienes acudieron al choque (alrededor de 600 espectadores), celebrado en el Kronacher Straße de Fürth, aclaran que el enfrentamiento fue exclusivamente entre agrupaciones de ultras.

https://www.youtube.com/watch?v=AT12QJNKokY&oref=https%3A%2F%2Fwww.youtube.com%2Fwatch%3Fv%3DAT12QJNKokY&has_verified=1

Uno de los testigos de los incidentes fue Jörg Neblung, afamado agente de jugadores y amigo íntimo de Robert Enke, quien fuera portero de la selección alemana, fallecido en 2009. «La pelea fue totalmente premeditada. Había muchas familias en la grada con niños, y aún así los dirigentes de ambos grupos se citaron para verse fuera del campo después del partido«, asegura Neblung. «Se pudo haber evitado la pelea. Pasó casi una hora entre el intercambio de palabras y el final del encuentro. Pero nadie hizo nada», reclama Neblung ante la supuesta pasividad policial.

Sin embargo, Bert Rauenbusch -portavoz dela policía de Franconia Media- aseguró a los medios que «nadie tenía conocimiento de que algo así iba a ocurrir». Además, añadió «esto nunca antes se había visto en un partido de juveniles». Afortunadamente, tras los incidentes no hubo ningún herido y los servicios de emergencia no tuvieron que entrar en acción. 

Se sigue extendiendo la moda entre los aficionados de equipos de fútbol a este tipo de actos vandálicos, ya no solo en el fútbol de élite sino que empieza a asomar en el fútbol de formación. Desde las federaciones y los propios equipos de fútbol de los diferentes países deberían tomar serias medidas sobre un problema que sigue creciendo a pasos agigantados.

Imagen de portada: Christof Koepsel/Bongarts/Getty Images.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top