Alemania

Mesut Özil, la polémica interminable

Foto: Alexander Hassenstein/Getty Images.

El deporte y la política nunca deberían mezclarse, sin embargo, observamos por todo el planeta como los dirigentes nacionales y atletas conviven de manera casi automática. Incluyendo otros factores esta relación puede ser desastrosa. Mesut Özil es prueba viviente de ello, su renuncia a la Selección Alemana de fútbol es desgraciadamente más un tema político que un tema deportivo. Porque fútbol tiene en cantidades industriales.

Todo comenzó con la publicación de una fotografía del mediocampista al lado del Presidente turco Erdogan en pleno periodo electoral y a días de arrancar la Copa del mundo. Después de la eliminación de Die Mannschaft en la primera fase, algunos aficionados y medios cuestionaban la “lealtad” de Özil al fútbol alemán. Tras haber explicado la imagen ante la Federación Alemana de Fútbol (DFB); el futbolista alemán de raíces turcas expreso en su cuenta oficial de Twitter los motivos de su separación acusando de racismo a los dirigentes de la DFB.

En la carta, textualmente, dijo:

“Lo que no puedo aceptar es que los medios de comunicación alemanes me hayan culpado por la mala actuación en el Mundial por mi doble origen. Ellos no criticaron mi desempeño, ellos criticaron mi ascendencia turca y mi respeto por mi crianza. Los periódicos trataron de poner en contra mío a la nación alemana. Yo me pregunto: ¿Hace mi origen turco un blanco más fácil?”. Luego, dijo: “También me decepciona el doble estándar de la prensa. Lothar Matthäus (capitán honorario de la selección) se reunió con otro líder mundial hace unos días (Putin), y no recibió crítica prácticamente. A pesar de su papel con la DFB no se le ha pedido que se explique públicamente.  Si la prensa cree que yo debía ser excluido de la selección, me imagino que él debería renunciar a su título de capitán honorario”.

La DFB ha negado tal situación y aquí es cuando la historia no favorece a Alemania. Uli Hoeness, presidente de Bayern München y miembro importante de la federación, no mejoro las cosas y declaro:

“Özil ha jugado una mierda por años. Él ganó su última barrida antes de 2014. Ahora él se esconde a sí mismo y su pésimo rendimiento detrás de esa foto”.

Al cruce, ha salido a contestarle Erkut Sogut, agente del jugador:

“Los comentarios del señor Hoeness tratan de distraer la atención del asunto real, el tema del racismo y discriminación en Alemania. No solamente usted es una desgracia para usted mismo, sino peor aún, una vergüenza para el fútbol de Alemania y la gente de esa nación” dijo sin pelos en la lengua y no dudo en proseguir: “¿Como presidente del Bayern no es mejor que se enfoque en el desempeño de sus propios jugadores viendo que ocho de la selección Alemania juegan para su equipo? Hoeness no es mejor que las personas que Mesut menciona en su carta, como lo ha hecho a propósito”.

Por esta razón es dónde lo deportivo (por desgracia) pasa a segundo plano. Porque si bien es cierto Mesut venía de un año a la baja en su rendimiento dentro del campo, las razones de su separación no fueron deportivas. Para los alemanes de origen turco la vida en su propio país no es fácil. En casa se absorbe una cultura y una lengua diferente con la que deben convivir en el día a día, por ejemplo, en la escuela. Por esta mezcla de culturas en ocasiones son víctimas de segregación. De esta manera, como debemos, no tomamos una posición a la cual adherirnos, sino contar una realidad que nadie puede negar.

Los logros futbolísticos vistiendo la camiseta de Alemania alcanzados por Özil nadie los puede borrar. El tiempo nos dirá que lugar ocupará dentro de la historia del fútbol alemán y que tan importante será su ausencia de ahora en adelante.

5 Comments

5 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top