Borussia Dortmund

Raphaël Guerreiro, un eterno ausente

Raphaël Guerreiro controla el balón. Foto: Alex Grimm/Bongarts/Getty Images

El polifacético jugador luso pasó de ser muy importante en el último año de Thomas Tuchel a esporádico con Peter Bosz y testimonial para Peter Stöger. Va por el mismo camino en el inicio de la etapa de Lucien Favre, sumando una nueva lesión a su historial.

 Raphaël Guerreiro aterrizó en Dortmund en verano de 2016 para sumar un efectivo en la demarcación de lateral zurdo, dado que la planitud de Marcel Schmelzer y la falta de apariciones de Jo Hoo Park la hacían flaquear. En su primera campaña fue habitual en los onces de Thomas Tuchel, disputando 35 partidos en su debut con el Borussia Dortmund, de los cuales 27 fueron como titular y 8 como revulsivo, completando 14 de los mismos. En aquella temporada ya se perdería 12 partidos por lesión.

La partida del técnico alemán por discordancias con la directiva traería a Peter Bosz al banquillo de Los Aurinegros. El neerlandés dirigió al club desde el comienzo del ejercicio hasta la segunda semana de diciembre, tiempo donde el luso jugó 9 encuentros. 6 de ellos fueron como titular, completando 3 de los mismos y sumando 529 minutos, lo cual hace un promedio ligeramente inferior a los 59’ por contienda. Aportaría dos goles en su participación con el holandés.

Con el cese del de Apeldoorn, llegó Peter Stöger que había sido despedido recientemente de un FC Köln que era colista. Su extintor sirvió para el equipo, que consiguió ganar partidos después de meses de no conocer dicha sensación. No obstante, para Guerreiro no cambiaría demasiado la situación, dado que únicamente jugó 6 partidos bajo su batuta, con 4 titularidades y la totalidad de ellos en 3 ocasiones. El cómputo global de minutos ascendió a 381, con una media de 63’ 30’’ que era ligeramente superior a la confianza del tocayo del austriaco, aunque no demasiado distinto. Sumaría una asistencia en la etapa de Stöger, además de 30 partidos en todo el curso donde fue baja por una operación y diversas lesiones musculares.

La campaña 2018-19, ya con Lucien Favre en el banquillo, va camino de continuar de la misma forma. Más allá de haber caído lesionado nuevamente con la selección portuguesa absoluta recientemente, el suizo ha contado con él para un partido de Pokal y dos de Bundesliga, donde ha jugado 23, 3 y 4 minutos sin repetir posición, respectivamente. Después de todo un verano siendo vinculado con el Paris Saint Germain, no aparenta que vaya a variar la situación respecto al curso anterior en cuanto a los minutos de juego, puesto que la confianza está puesta en Marcel Schmelzer y Lukasz Piszczek en los laterales o en Thomas Delaney y Mahmoud Dahoud pudiendo ejercer como pivotes o interiores según convenga.

Con pocas posibilidades de entrar en el once, ya sea por su estado de salud o su falta de rodaje por culpa del mismo, ocupa un puesto en la enfermería de Dortmund, que parece acostumbrada a tener siempre huéspedes. En estos momentos, únicamente le acompaña Ömer Toprak de forma estable y los leves dolores de Christian Pulisic y Paco Alcácer, que son duda para el debut del equipo en la Champions League.

Para Raphaël Guerreiro todo pasará por rendir cuando haya rotaciones, siempre y cuando esté disponible para hacerlo, sea como lateral o como interior. Su aportación debería ser importante para dar descanso a los teóricos titulares e incluso cuestionar dicha condición, puesto que el luso ha demostrado en etapas anteriores que es un jugador muy válido en ataque aunque flaquee en la retaguardia.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top