1.Bundesliga

De más a menos, Borussia Dortmund le ganó la partida por 0:1 a RB Leipzig

El portero suizo, Roman Bürki (BVB), atajando el paso del delantero rival, Timo Werner (RBL). Foto: Getty Images

La vuelta del parón invernal no auguraba un encuentro sencillo para Borussia Dortmund sino todo lo contrario. Y no sólo por el rival que tenía enfrente, el correoso RB Leipzig, sino por las bajas de Marco Reus y Manuel Akanji y la presión generada por la victoria de FC Bayern München en el día de ayer. Pero si algo han demostrado hasta el momento Los Borussos es que no están dispuestos a que ningún contratiempo les amargue el liderato.

Con Julian Weigl acutando como central y Maximilian Philipp siendo el recambio del número 11, con una soberbia acutación de Roman Bürki, y yendo de más a menos en el encuentro, supieron imponerse por la mínima a unos Toros Rojos que echaron mucho de menos la precisión. Y como ocurrió en la primera jornada de liga, Axel Witsel acaparó los focos con otro gol en un córner, aunque esta vez sin usar sus dotes acrobáticas. Victorias como esta, sin mostrar un juego y un rendimiento plenos, son aquellas que a final de campaña son claves para decidir quién levanta el título.

Comienzo de color aurinegro

Los hombres de Lucien Favre aparecían en tierras sajonas con bajas notorias y presionados por las victorias previas de sus perseguidores, pero ya sabían cómo hacer frente a un plan cuya monotonía es la principal característica. Y es que a Witsel y Delaney, cosas del fútbol, les encanta mostrar sus galones en el pivote ante un rival hermanado con la presión, y se exhibieron en los primeros minutos. Cada vez que los Toros Rojos querían lanzarse al contraataque, su posicionamiento era vital para evitar que las carreras del rival pasaran de los tres cuartos de cancha. Con el arma para cortar el ataque del Leipzig bien probada y casi patentada, el dominio fue a ser aurinegro desde el inicio del partido. Algo que no es la tónica habitual para el conjunto del gigante energético.

El ataque del Dortmund no fue brillante, basado en algún desmarque de Mario Götze, que se desempeñaba en punta, y buscando la magia de algunas internadas de Guerreiro, Sancho o Hakimi. Pero sí bastaba para encerrar a una localía cuyas esperanzas de ver puerta se basaban en buscar a un Timo Werner superfluo, quien se movía de lado a lado del campo sin recibir el cuero y que veía cómo las únicas llegadas de su equipo eran a balón parado o desde la distancia.

Witsel anota y el Leipzig despierta

Reconvirtiendo a Weigl como central para ofrecer una mayor salida de balón, con Delaney como su principal apoyo y con Witsel moviéndose libremente, la circulación de balón de Los Borussos fue precisa a pesar de tener a dos hombres encima en cada momento. Y el estreno del marcador, no se demoró en exceso, a pesar de que Philipp perdonara en boca de gol. Tan sólo 19 minutos, cuando el propio Witsel volvió a aprovecharse en el segundo palo de un córner que ningún defensor pudo rechazar, y mandó un zapatazo imposible para Peter Gulácsi, que también congeló a Ralf Rangnick en la banda.

Al no caer rodado el segundo gol, Borussia Dortmund decidió bajar marchas y dedicarse a esperar durante el cuarto de hora previo al entretiempo, sin dedicarse a derrochar esfuerzos. Fue ahí cuando los locales pudieron hacer que su intensidad imperara, pero no lograron tener una ocasión clara de gol. Sí las tuvieron a la vuelta de los vestuarios, cuando los visitantes aparecieron dormidos y Marcel Sabitzer falló un taconazo, con Roman Bürki totalmente vencido. Y minutos más tarde, cuando el propio guardameta tuvo un fallo clamoroso al ceder un balón a Werner, con la fortuna para el suizo de que el número 9 no pudo conectar un disparo, quejándose más tarde de un penal.

Caos sin precisión

El encuentro por fin tomó color blanquirrojo en la última media hora de juego. La presión a Witsel y Delaney terminó dando sus frutos, y la etapa de control de balón por parte del Dortmund que habíamos visto en el primer tiempo se tornó en el caos que tanto caracteriza a los Toros Rojos. Los balones llegaban por fin a las inmediaciones del área, los delanteros le ganaban la marca a Weigl y Diallo, y Bürki tuvo que aparecer en dos ocasiones para detener acometidas de Sabitzer y el propio Werner.

Al Leipzig le faltó esa sangre fría para definir ante la portería, que se les hizo más y más pequeña con cada ocasión desperdiciada, o un segundo plan que hubiera descompuesto por completo a su rival. Las entradas de Matheus Cunha, que mandó un cabezazo al lateral de la red en la última acción, y Jean-Kévin Augustin llegaron demasiado tarde, y Los Negriamarillos pudieron aguantar los minutos finales el arrebato de la localía, teniendo incluso un remate de Paco Alcácer que impactó con el travesaño.

Los de Favre fueron de más a menos durante el encuentro, pero en el momento en que fueron superiores lograron convertir lo que a RB Leipzig no supo: el gol. Y en partidos así, eso es lo más importante. Tres puntos más se lleva Borussia Dortmund, que se quita a uno de los rivales más correosos del calendario y mantiene la brecha con FC Bayern München.

FICHA TÉCNICA

RB Leipzig

Alineación:

Gulácsi; Klostermann, Konaté, Upamecano, Halstenberg; Sabitzer, Laimer, Demme, Kampl, Werner; Poulsen.

Cambios:

81. Demme por Cunha.

88. Laimer por Augustin.

Amonestaciones: Konaté, Upamecano y Poulsen.

Entrenador: Ralf Rangnick.

Banco de suplentes:

Mvogo (A), Saracchi, Orban, Adams, Mukiele.

Borussia Dortmund

Alineación:

Bürki; Piszczek, Weigl, Diallo, Hakimi; Witsel, Delaney; Sancho, Philipp, Guerreiro; Götze.

Cambios:

76. Guerreiro por Pulisic.

79. Philipp por Alcácer.

88. Sancho por Wolf.

AmonestacionesSancho y Bürki.

Entrenador: Lucien Favre

Banco de suplentes:

Hitz (A), Schmelzer, Dahoud, Bruun Larsen.

Haz clic para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Popular en Mi Bundesliga

Subir