Borussia Dortmund

Borussia Dortmund sigue ganando sin convencer

Una temporada extraña está a punto de llegar a su fin para Los Negriamarillos. El primer curso de Lucien Favre terminará con sensaciones mezcladas, negativas si no se consigue un título que ha estado y sigue estando cerca gracias a haber visto uno de los peores ejercicios del FC Bayern München de la última década. El técnico suizo le ha devuelto la ilusión al equipo a base de conseguir ganar partidos en los que se está lejos de tener un buen nivel de juego, ganando sin convencer en buena parte de ellos.

El triunfo en el feudo del SC Freiburg (0:4) ha sido el más reciente del Borussia Dortmund con motivo de la jornada 30 de la Bundesliga, con lo que ya únicamente restan 4 citas para que conozcamos al campeón de la campaña 2018-19, los clasificados para las distintas competiciones europeas y los clubes que pierden la categoría. El centro de la crítica de Los Borussos es su segunda vuelta. En la primera hay poco que recriminar, partidos donde salía absolutamente todo y donde era recurrente presenciar exhibiciones colectivas con determinados destellos individuales. Un acoplamiento estelar de Paco Alcácer, la mejor versión de Marco Reus en los últimos años, un Jadon Sancho que ha explotado, una mejoría en la estabilidad de la medular con Axel Witsel y Thomas Delaney… Son varios motivos los que hicieron que el Signal Iduna Park soñase con reconquistar un título que se ha quedado en Baviera en sus 6 ediciones anteriores. Eran también 6 las unidades de diferencia en lo más alto de la tabla después de la segunda mejor primera vuelta de la historia del club (13 victorias, 3 empates y 1 derrota), únicamente por detrás de la temporada 2010-11, donde fueron 14, 1 y 2, respectivamente.

Jadon Sancho (de espaldas) viendo la celebración de uno de los goles del Hoffenheim en la remontada de un 3:0 a falta de 25 minutos. Copyright: Getty Images

Sin embargo, la dinámica comenzó a torcerse en aquella semana fatídica entre el 9 y el 18 de febrero. No vamos a incluir el empate (1:1) en su visita al SG Eintracht Frankfurt porque era una salida complicada ante uno de los equipos revelación del curso que, recordemos, está inmerso en la pugna por el último cupo que da acceso a la Liga de Campeones al mismo tiempo que compite en semifinales de Europa League. Pocos habrían anticipado la buena campaña que están viviendo Los del Meno. Volviendo al tema, en dichos días se dejó escapar una victoria ante TSG 1899 Hoffenheim (3:3) cuando se tenía una renta de 3 goles a falta de 25 minutos para el final, cayendo posteriormente en Londres ante el Tottenham Hotspur (3:0) dando una imagen muy floja en el segundo tiempo y protagonizando un paupérrimo choque ante 1. FC Nürnberg, donde no hubo goles ni ambición por ir a por el partido, salvándose Mario Götze por su actitud y ser el único que intentó batir la meta local.

Desde entonces cuesta encontrar un escenario en el que los hombres de Lucien Favre hayan brillado de forma consistente más allá de algunos tramos. Los precedentes a dicha semana eran el triunfo sufrido en Leipzig (0:1) con un Roman Bürki decisivo y la sorprendente victoria (5:1) contra el Hannover 96. Sorprendente no por tratarse de un rival complicado, más que probable descendido a la categoría de plata al terminar el curso, sino por la superioridad que refleja el marcador acorde a lo que fue el partido. Y es que parte del mérito del suizo, dentro de varios aspectos que se le pueden reprochar, es que bajo su batuta el equipo ha sabido ganar sin jugar bien. La primera buena noticia en forma de 3 puntos llegó en la visita del Bayer 04 Leverkusen, que probablemente haya sido uno de los contextos donde el rival más ha dominado, pero que inexplicablemente terminó con un 3:2 favorable.

Jugadores del Augsburgo celebrando uno de los dos goles que les dieron la victoria ante el Borussia Dortmund. Copyright: Getty Images

El resbalón en Augsburgo (2:1) fue la sentencia de Achraf Hakimi, que desde entonces ha visto como Abdou Diallo se ha asentado en el carril zurdo pese a ser zaguero como demarcación natural. Se han ido sucediendo triunfos donde pocos momentos de lucidez han hecho acto de presencia. Stuttgart, el primer tiempo contra Hertha BSC, Wolfsburgo, la segunda mitad ante 1.FSV Mainz 05 y prácticamente todo el choque en Friburgo tuvieron a un Borussia Dortmund pastoso, con poco desequilibrio y sin poder crear ni sentirse cómodo. No obstante, sí que se puede rescatar lo visto después del descanso en la capital teutona y lo anterior al mismo cuando Los Carnavaleros visitaron el Westfalenstadion. De hecho, el mismo Marco Reus reconoció que el equipo «se olvidó de jugar al fútbol» después de no proponer nada al retomar el partido y donde Roman Bürki tuvo que volver a ser salvador.

Marco Reus (centro) lamentándose tras uno de los cinco goles del Bayern en la última visita a Múnich. Copyright: Getty Images

Evidentemente se debe mencionar el desastre, nuevamente, a la hora de visitar Múnich (5:0). Ya son cuatro hecatombes en tierras bávaras de forma consecutiva cuando se trata de la competición liguera, recordando precedentes como el 5:1 de 2015, el 4:1 de 2017 o el 6:0 de 2018. No se vio a los once protagonistas prácticamente en ningún momento, el lanzamiento al palo de Mahmoud Dahoud y poco más. Desde entonces dudas pero consiguiendo resultados frente a los de Magúncia y el SC Freiburg, como hemos mencionado. Ahora quedan 4 citas que dictarán sentencia en Bundesliga, con un FC Bayern München que tiene un calendario algo más asequible pese a visitar al RB Leipzig en la penúltima jornada. Borussia Dortmund deberá recibir al Schalke 04 en una de sus peores campañas, visitar a un Werder Bremen que le complicó las cosas en la primera vuelta y que le dejó fuera de la DFB Pokal, volver a casa frente a un humilde Fortuna Düsseldorf que venció (2:1) antes de la pausa invernal siendo el único equipo capaz de hacerlo en dicho periplo de tiempo y viajar a Mönchengladbach para afrontar una última cita que veremos si es o no trascendente. En definitiva, estos próximos choques serán los que hagan recordar la temporada 2018-19 del Borussia Dortmund como aquella en lo que pudo ser pero no o en la que fue, independientemente de la brillantez con lo que se consiguiese alzar el trofeo en caso de lograrlo.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top