1.Bundesliga

FC Schalke 04 vence en el Revierderby y FC Bayern München está más cerca de consagrarse

Si algo se aprende cuando ves la Bundesliga es que nunca, jamás, puedes fiarte de nadie y menos cuando es tu máximo rival. El Revierderby no entiende de plantillas ni de dinámicas, es un partido donde la pasión y la fuerza se imponen a la táctica. Su edición número 94 no fue una excepción y sirvió para decantar la Bundesliga después de que un FC Schalke 04 poco ortodoxo batiera por 2:4 a un Borussia Dortmund que fue incapaz de leer el partido y que vio dos tarjetas rojas. Un resultado que deja el título de liga en bandeja de plata para FC Bayern München, que puede poner cuatro puntos de distancia si gana a 1. FC Nürnberg.

Un Schalke defensivo se hace con el control

Como si de una batalla medieval se tratara, Borussia Dortmund apareció con todas sus espadas levantadas para pelear y para mantener sus aspiraciones al título liguero aún vivas. No dependía de ellos levantar la ensaladera, pero tenían la obligación de cumplir con su parte. Schalke no sabía ni cómo había llegado al Signal Iduna Park, con una temporada digna de telenovela que les había llevado del segundo lugar de la última campaña al decimoquinto, con una plantilla dividida y ensimismada en sus egos. Quizá por ello, no le quedó otra a Huub Stevens que montarse un cerco alrededor de su portería.

Los locales empezaron con un pie por delante y se adueñaron del cuero, tocando y tocando hasta que se abriera algún hueco en el cerco minero para poder atacar, y es que el Schalke no tenía prisa alguna. Era consciente de que un partido de ida y vuelta iba a acabar en una goleada que dañara aún más su imagen. Pero las pocas veces que sacaba una jugada, su precisión fue de órdago.

La hinchada local pudo tuvo su momento de alegría en el 14′, cuando por primera y única vez en todo el primer tiempo lograron romper la muralla del rival. En segunda jugada, Sancho puso un balón milimétrico al desmarque de Götze, que batió a Nübel con un cabezazo limpio. Pero a partir de ahí, lo que parecía una tarde de cuento de hadas se convirtió en la peor de sus pesadillas. Cuatro minutos le bastaron a Los Reales Azules para remontar, con un penalti por mano de Weigl que Caligiuri transformó. Y en el 28′, un córner que encontró la testa de Salif Sané le dio la vuelta al marcador. Las piedras ya empezaban a caer sobre el tejado de Favre.

Felix Zwayer hizo lo que quiso en el partido pese a los reclamos de todo Dortmund. Foto: Getty Images.

El cerco impera con fuerza

Los Mineros siguieron a lo suyo tras ponerse por delante al tener más motivos para hacerlo, y se empezaron a ver las carencias ofensivas del Borussia cuando no tenía más remedio que atacar en estático. Cada vez que Los Negriamarillos pasaban de tres cuartos de campo, un Sané imperial les cerraba las puertas de la muralla, y desde dentro catapultaban balones a un Burgstaller a la deriva arriba. El Schalke se había llevado la batalla a su feudo, justamente lo que quería.

La papeleta que se había llevado Favre al descanso era mayúscula. Tenía que remodelar a su equipo por completo si quería optar al título. No quedaba más, o luchar o morir luchando, pero el Schalke empezó a apretar y el Borussia perdió la cabeza. Alcácer entró como apagafuegos pero no fue capaz de hacer nada arriba, y fue entre sus compañeros donde apareció el verdadero incendio.

Los nervios se comen al Borussia

La impotencia de no ser capaces de cambiar la situación hizo que en los jugadores locales fuera la ira la que tomara el control de la situación. Se desquiciaron, y cuando eso ocurre el resultado no puede ser bueno, sin excepción esta vez. En el 60′ se tomó su primera víctima, a Marco Reus, tras entrar por detrás a Serdar. Para más, Caligiuri cerró su doblete asestando un latigazo a la escuadra tras esa falta. Y cinco minutos más tarde, con otra entrada aún peor, Marius Wolf recibió el mismo castigo. Aunque Witsel recortó distancias en la recta final, Embolo cerró el marcador ante unos aurinegros que acabaron con nueve sobre el verde.

El Borussia se calentó, no hay más. No pudo batir a un rival inferior que se limitó a esperar. No pudo evolucionar como equipo para enfrentarse a una situación desfavorable. Y la sensación de que este equipo no tiene madera de campeón volvió a hacerse notar. Tuvo una distancia para haberse coronado campeón pero la echó por la borda, y ahora le toca asumir las consecuencias. Por su parte el Schalke tiene por fin un motivo para sonreír después de tantas decepciones. Ahora todo dependerá del Bayern, que tiene la alfombra roja para hacerse otra vez con la ensaladera.

El resumen del partido. Fuente: ESPN.

FICHA TÉCNICA

Borussia Dortmund

Alineación: Bürki; Wolf, Weigl, Akanji, Diallo; Witsel, Delaney (Alcácer, 56′); Sancho, Reus, Guerreiro (Pulisic, 78′); Götze (Bruun Larsen, 83′).

Amonestaciones: Reus y Wolf (expulsados).

Entrenador: Lucien Favre.

Banco de suplentes: Hitz (A), Toprak, Schmelzer, Dahoud.

FC Schalke 04

Alineación: Nübel; Stambouli, Salif Sané, Nastasić; Caligiuri (Rudy, 67′), McKennie (Bruma, 77′), Mascarell, Oczipka; Serdar; Burgstaller, Embolo (Matondo, 87′).

Amonestaciones: Caligiuri, Serdar, Embolo, McKennie, Mascarell y Rudy.

Entrenador: Huub Stevens.

Banco de suplentes: Fährmann (A), Carls, Harit, Kutucu.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top