Champions League

Borussia Dortmund – FC Barcelona: el reencuentro 21 años después

El equipo teutón y el catalán tienen dos precedentes sobre el mismo terreno de juego en toda su historia: la ida y la vuelta de la Supercopa de Europa de 1998. Enero y marzo de aquél año dejaron los únicos dos choques oficiales entre ambas entidades, donde el FC Barcelona se hizo con el título venciendo (2:0) en casa y obteniendo un empate (1:1) en feudo alemán. Tendremos asegurados dos partidos entre los implicados, el primero de ellos en el día de hoy con el Signal Iduna Park como escenario y, el segundo, el miércoles 27 de noviembre en el Camp Nou.

El Borussia Dortmund se enfrenta a su segunda gran noche de la temporada después de que la primera, antes de dar el pistoletazo de salida a la 1.Bundesliga, fuese en la DFL-Supercup que se logró conquistar (2:0) frente al FC Bayern München. Justo el plan de partido de ese 3 de agosto fue concentrar ocho futbolistas en dos líneas muy pegadas y dejar a Paco Alcácer con Marco Reus más adelantados tratando de entorpecer la salida de balón desde la retaguardia. Omer Toprak y Manuel Akanji mostraron una gran solidez en el eje de la zaga y, con mayor sufrimiento, Nico Schulz y Lukasz Piszczek pudieron soportar las internadas ofensivas de Los Bávaros. No obstante, el papel del turco (ya en el Werder Bremen) debe recaer en Mats Hummels y su jerarquía.

No sería extraño que Lucien Favre plantee una contienda similar, más aún viendo como el FC Barcelona también querrá mantener la posesión con tres hombres en el centro del campo y dos laterales muy profundos con los que buscar el centro y la filtración a la espalda. Cada balón que recupere BVB, teniendo en cuenta la poca consistencia defensiva azulgrana al acumular tantos efectivos en ataque, debe ser entendido como una ocasión en la que explotar el peligro. Marco Reus y Paco Alcácer pueden hacer daño en los huecos que encuentren ante Gerard Piqué y Clément Lenglet, que son dos de los mejores centrales del mundo pero pueden sufrir mucho a la hora de cubrir grandes espacios.

Marco Reus y Paco Alcácer (derecha) frente al Bayern. Imagen procedente de Getty Images.

Ver a Los Negriamarillos de aquella Supercopa de Alemania o la versión mostrada ante Bayer 04 Leverkusen (4:0), donde también hubo solidez atrás y muy buena selección al contragolpe, será la única forma en la que tendrán opciones de obtener un buen resultado ante un FC Barcelona que ha iniciado el curso con malos resultados fuera de casa. La derrota (1:0) ante el Athletic Club y el empate (2:2) frente a Osasuna denotan la sensación de poca contundencia lejos de su estadio. Sin embargo, el inicio de la Liga de Campeones, competición que a los hombres de Ernesto Valverde se les atraviesa con dos noches trágicas como la de Roma y Liverpool, puede suponer un punto de inflexión para ellos, más aún cuando se ha conocido la noticia recientemente de que Lionel Messi puede tener minutos al haber recibido el alta médica.

Lionel Messi en su último encuentro de Liga de Campeones con el FC Barcelona. Imagen procedente de Getty Images.

Si se va al Borussia Dortmund que cayó (3:1) contra Union Berlin o el de la primera hora de juego en Colonia (1:3) es posible que la reprimenda sea digna de replantearse muchas cosas. Ambas defensas tienen oportunidad de decidir un encuentro que cualquiera de los atacantes sobre el terreno de juego podrá hacer suyo. Son conscientes de que cada punto será caro en un grupo donde también está el Inter de Milan, con opciones para acceder a octavos, y Slavia Praga, el cual sorprendería en todo lo que no fuese terminar como último del mismo. El choque de mañana ya es importante justo por eso, porque comenzar perdiéndolos ya complica los siguientes compromisos.

Los alemanes saben que tienen a uno de los mejores equipos de la competición enfrente y donde la tarea de los centrocampistas se antoja vital, con lo que al exigir trabajo lo más probable sería ver a Thomas Delaney y Axel Witsel. De hecho, la alineación de la jornada anterior se antoja la más indicada con la incógnita de ver si Lucien Favre castigará a Julian Brandt por su discreta aportación, más bien errática, en dicho encuentro. De hecho, se exigirá que tanto Jadon Sancho como el atacante por la izquierda realicen grandes ayudas a sus laterales, con el inglés teniendo que cubrir las internadas de Jordi Alba al mismo tiempo que trata de aprovechar su ausencia al ocupar la parcela ofensiva.

Una noche para soñar para Los Borussos como fue la exhibición (4:0) frente a un Atlético de Madrid que nunca había perdido con tanta holgura en el marcador o una bajada a la tierra si los de la Ciudad Condal corrigen sus fallos fuera de casa. El punto intermedio, también probable, significaría arañar una unidad ante el que tiene todas las papeletas de terminar liderando el grupo F.

2 Comments

2 Comments

  1. carlos

    18 septiembre, 2019 at 4:06 pm

    Este año parece que los equipos alemanes están mas fuertes.Se han ido menos jugadores y al menos ayer Leipzig y Dortmund,aunque vaya dia de Reus puff,dieron buena imagen.Veremos si es asi o no.

  2. Josean

    18 septiembre, 2019 at 7:41 pm

    yo tengo la esperanza…desde luego que parece que el lepzig ha dado un paso adelante, Nagelsmann ademñas ya tiene más experiencia. El entrenador del año pasado era muy simple, conservador y poco ambicioso.

    Al Dortmund quizá le faltara algún delantero más, no había goleador alguno en el banquillo.

    A ver los de hoy, que deberían ganar.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top