RB Leipzig

RB Leipzig: ¿aspirantes al título?

El proyecto de la bebida energética en Alemania estrena entrenador en el presente curso, algo que supone una subida de nivel cuando se trata de Julian Nagelsmann. El técnico nacido en Landsberg am Lech llega a Leipzig después de tres años en el TSG 1899 Hoffenheim, a quien logró clasificar para competición europea en dos ocasiones cuando no lo había conseguido en toda su historia. El teutón ha dotado a Los Toros Rojos de cierta imprevisibilidad táctica gracias a la riqueza de sus planteamientos y la polivalencia de sus futbolistas.

Son cuatro jornadas de 1.Bundesliga las que hemos visto hasta la fecha y, tras completarse la última, el RB Leipzig copa la clasificación con 10 unidades y permaneciendo imbatido junto a FC Bayern München y VfL Wolfsburg. Estas dos últimas entidades cuentan con 8 puntos, yaciendo por detrás en la tabla de Borussia Dortmund y un sorprendente SC Freiburg, que acumulan 9. El Rasenballsport es, junto a estos últimos, el club con menos goles recibidos (3) y el tercero, también como los de Christian Streich en el ránking de máximos realizadores (10), por detrás de Los Bávaros (12) y Los Negriamarillos (13). Precisamente este equilibrio es el que, por el momento, invita a tener pensamientos positivos acerca de su capacidad de poder pelear por el título.

Julian Nagelsmann en el banquillo del RB Leipzig. Imagen procedente de Getty Images.

La defensa propuesta por Julian Nagelsmann ha variado entre la de 5 y 4 efectivos, tanto en los distintos encuentros disputados como dentro de los mismos. Willi Orban, portador del brazalete de capitán, e Ibrahima Konaté son los efectivos indispensables en el eje de la zaga, siempre defendiendo la meta de Péter Gulácsi. El húngaro, estando en forma, es uno de los mejores cancerberos de toda la competición, puesto que no tiene ningún apuro en erigirse como salvador en determinados contextos. Por el momento solo ha tenido que intervenir en repetidas ocasiones en el choque de la última jornada. El elemento variable en la retaguardia es Nordi Mukiele, que generalmente ejerce como tercer central cuando parte como titular. Los dos franceses, con este último compartiendo la nacionalidad congoleña, son los que se pueden aventurar en ataque y, en determinados momentos, convertirse en laterales si el entrenador lo desea. Ambos son bastante seguros, igual que sus dos compañeros húngaros, pero los pocos errores individuales que cometen tienden a afectar al marcador. En este caso, el ex del Montpellier es el que sale más perjudicado si analizamos los goles encajados.

Willi Orban (izquierda) e Ibrahima Konaté (derecha) peleando con Robert Lewandowski (centro). Imagen procedente de Getty Images.

 

Avanzamos al centro del campo. El rival al que se enfrenta Julian Nagelsmann es el que condiciona la elección de sus elementos, teniendo el mayor abanico de opciones en la medular hasta la fecha. El toque de Konrad Laimer, el trabajo de Kevin Kampl y la técnica de Diego Demme les hacen ser los principales efectivos, con un Emil Forsberg que también aparece entre los elegidos pero con menor presencia que otros cursos. La figura de Christopher Nkunku ha demostrado tener mucha verticalidad y poder ser utiliza por la banda o centrando más su posición para dar entrada a los carrileros, que aquí sí podemos afirmar que son los menos variables: Marcel Halstenberg y Lukas Klostermann, ambos llamados para jugar con la selección absoluta en la última convocatoria. Ofrecen un buen trabajo en parcela ofensiva y defensiva, con el primero midiendo más sus incorporaciones pero siendo más punzante en las mismas. El segundo puede pasar partidos ocupando más bien el extremo derecho que el lateral en sí mismo, pero se muestra efectivo en el repliegue. La disciplina de ambos permite variar con facilidad la formación y acompañar la presión o la posicionalidad atrás, según convenga. Es por ello que podemos ver en un mismo partido sistema como 3-4-3, 3-5-2, 4-4-2 o 5-3-2, entre otros.

Konrad Laimer (centro) en el choque frente a Borussia Mönchengladbach. Imagen procedente de Getty Images.

El ataque cuenta con tres nombres que tienen muy clara cuál es su función. El primero de ellos es Marcel Sabitzer (1 tanto y 3 asistencias). Pese a que se le vea arrancar en el costado derecho, el austríaco se vuelve letal en una posición centrada dando un paso atrás respecto a Timo Werner y Yussuf Poulsen. Es ahí donde busca conectar con ambos, buenos explotadores de espacios y arrastradores de defensas, o los carrileros que se incorporan. Si el balón pasa por sus botas es un hecho que tendrá una muy mala intención a la hora de filtrarse. Sus dos acompañantes gozan de una buena definición y, aunque el alemán esté más acertado de cara a portería (5 tantos), el danés (1 con 3 asistencias) también lleva peligro y realiza un buen trabajo de espaldas a portería y en la presión.

Yussuf Poulsen (izquierda), Timo Werner (centro) y Marcel Sabitzer (derecha) en la antesala del choque ante el Bayern. Imagen procedente de Getty Images.

Viendo la plantilla del RB Leipzig y la de sus rivales en lo más alto de la tabla, se puede entender que muchos aficionados la consideren un peldaño por debajo, pero tener a un ideólogo como Julian Nagelsmann detrás ayudará a encontrar formas de cambiar el rumbo de los partidos y de ajustarse a las exigencias rivales. El entrenador alemán, además, hace dar un paso adelante en el apartado mental y de confianza, como pude verse en la contienda frente al FC Bayern München. Los visitantes comenzaron dominando de forma apabullante en el primer cuarto de hora, con un equipo local esperando atrás con intención de salir al contragolpe pero sin ideas, con mucha ansiedad por mirar hacia adelante y la imprecisión que ello conlleva. Viendo que el guión de partido no era conveniente, el técnico teutón obligó a sus futbolistas a dar varios pasos hacia adelante y presionar arriba para entorpecer la circulación del esférico, algo que resultó muy efectivo hasta el punto de llegar a adueñarse de la contienda y acercarse al triunfo.

En el anterior ejercicio se vio a un RB Leipzig irregular que terminó a 10 unidades de Los Negriamarillos y 12 de los campeones, que también tuvieron ciertos momentos de inconsistencia a lo largo del ejercicio. Por el momento se ve a Los Toros Rojos llevando los choques a su terreno y no ha sido ante rivales asequibles precisamente. El partido inaugural ante el Union Berlin (0:4) sí que fue relativamente sencillo al llegar los goles conforme se subió el ritmo, dado que esa efervescencia posterior a la anotación es una de las características más evidentes de este proyecto en el inicio de curso. Conforme confíe en sus posibilidades, tendremos a un RB Leipzig asentado en la élite alemana. Si no es esta temporada, será la siguiente, aunque debe trabajar para convencer a Timo Werner, llamado a ser la referencia alemana en la próxima década, para que no abandone el proyecto. Para ello hacen falta títulos domésticos y buena imagen continental.

Julian Nagelsmann (centro) entrenando en Liga de Campeones durante su etapa con el Hoffenheim. Imagen procedente de Getty Images.

El propio entrenador tiene un reto delante de mayor exigencia que el del TSG 1899 Hoffenheim, donde nunca pudo llegar más allá de la segunda ronda (dieciseisavos) de la DFB Pokal ni supo lo que era superar una fase de grupos europea. Por su parte, el club tampoco conoce este segundo escenario, mientras que en su mejor registro copero (2014-15) consiguió alcanzar los octavos de final. El primer paso esta dado y de una manera increíble con una victoria 1:2 frente a Benfica en Portugal. Pensando en lo parejo que es el grupo que lo completan Zenit y Lyon que han empatado en su respectivo encuentro, Los Toros ya se ubican en el primer puesto a la espera de ver qué sucede en el torneo doméstico donde visitan a Werder Bremen.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top