Borussia Mönchengladbach

Borussia Mönchengladbach, el líder inesperado de la Bundesliga

Entre todo el caos que está siendo la mitad superior de la tabla en esta temporada, hay un equipo que, tanto por su atractiva propuesta de juego, su flamante técnico y sus grandes diamantes jóvenes, sobresale por encima del resto. No podía ser otro que el Borussia Mönchengladbach de Marco Rose, que lleva ya dos meses en la primera posición de la tabla de la Bundesliga y que quiere opositar para luchar por el título hasta el final de temporada. ¿Tiene todas las armas para hacerlo o se desinflará como el año pasado?

Una impecable gestión deportiva

No se podría concebir el estado actual de Los Potros sin la figura de Max Eberl, director deportivo del club desde octubre de 2008 y quien, gracias a una gran gestión, supo elevar al Gladbach de un equipo de baja tabla en aquellas fechas a un asiduo de las competiciones europeas. Y es que este siglo ya había ido de visita a la segunda división antes de la llegada de Eberl, pero ahora, y más con los brillantes movimientos llevados a cabo este año, la 2. Bundesliga es un planeta muy lejano.

La gestión de los últimos meses que ha llevado a esta situación tiene dos claves: la contratación de Marco Rose, procedente del Red Bull Salzburg y que tenía muchos pretendientes por Europa, y el buen atino en los fichajes. Refiriéndonos a esto último, El Gladbach ha traído a Marcus Thuram, Breel Embolo, Stefan Lainer y Rami Bensebaini y su gasto neto ha sido prácticamente nulo. Gracias a la gran cantidad de dinero que generaron las ventas de Thorgan Hazard y Michael Cuisance, dejando un colchón de dinero para gastar en próximos mercados.

La mano santa de Rose en la táctica

No hace falta ver más de un partido para saber que este Borussia Mönchengladbach es un equipo con un estilo de juego bastante atractivo. Ya en su etapa en Austria le encantaba a Rose jugar con un 4-2-3-1 y en Mönchengadbach ha encontrado en Dennis Zakaria a su pivote omnipresente en el juego.

Sin embargo, también se les ha visto jugar a Los Potros muchas veces con dos delanteros, formando un 4-3-1-2 con Neuhaus y Bénes como interiores o bien adelantando al eslovaco a la mediapunta para dar entrada a Kramer, o incluso con una línea de tres centrales en defensa como en el partido frente a Bayer 04 Leverkusen. Esa flexibilidad táctica les hace un conjunto muy difícil de analizar por sus rivales.

Las piezas clave

Este año también están tomando una gran importancia los jugadores jóvenes, un aspecto que el técnico tenía más que dominado al estar durante tantos años en la órbita de Red Bull, que siempre busca sacar más y mejores estrellas jóvenes para potenciar a su RB Leipzig o para hacer caja. Elvedi y Zakaria tienen 23 años y Neuhaus, Embolo, Thuram y Bénes tienen uno menos. Y no sería capaz de entenderse a este Gladbach con la ausencia de alguno de ellos.

Además, un aspecto a remarcar es la gran labor de Rose para recuperar el rumbo de jóvenes promesas como Embolo y Thuram. En el caso del suizo, parecía haberse diluido en Gelsenkirchen pero, sintiéndose pieza angular, le hemos visto rendir bien hasta jugando en posiciones más retrasadas que la punta de ataque. Bajando para crear superioridades numéricas en la salida de balón. Por su parte, al francés también le ha venido como anillo al dedo la Bundesliga, registrando seis goles y cuatro asistencias en la competición liguera para salvar los muebles en días donde no aparecía Pléa.

El aguante físico será clave para el Borussia

Si miramos los antecedentes, es complicado pensar que Los Potros puedan ser una opción real para ganar la liga. La campaña anterior se encontraban segundos con 26 puntos tras la decimotercera jornada y ahora, con la misma jornada disputada, son líderes y con dos puntos más. A Hecking se le terminaría cayendo el equipo durante la segunda vuelta y, en la última fecha, se quedó fuera de los puestos de Liga de Campeones. Y a día de hoy se tiene a un técnico más flexible en la táctica pero que tiene que compaginar la competición doméstica con la Europa League. Su reto es intentar demostrar que la plantilla es lo suficientemente amplia y fuerte como para no notar l desgaste físico.

Este mismo fin de semana tendrá El Gladbach su gran prueba de fuego, con un choque en casa frente a un FC Bayern München que no está en su mejor momento. En caso de vencer a Los Bávaros podría dar un verdadero golpe sobre la mesa y aumentar la distancia con respecto a sus perseguidores si el resto de resultados de la jornada le son favorables. Pero sus opciones de marcharse líder al parón invernal correrían mucho riesgo en caso de perder. Ahí se verá si de verdad estos Potros quieren tener madera de campeón.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top