Bayern München

Hans-Dieter Flick: El mejor alumno de Jupp Heynckes

Con la victoria por 1:0 en la final de la Liga de Campeones sobre el Paris Saint-Germain, FC Bayern München se consagró por segunda vez en su historia con un triplete teniendo a Hans-Dieter Flick a cargo del equipo. Emulando lo hecho por un viejo compañero de equipo y legenda del club: Jupp Heynckes

El primero en hacer tal hazaña fue Jupp Heynckes en la temporada 2012/13 donde los bávaros terminaron con la hegemonía de Borussia Dortmund en feudo local y los vencieron en el terreno europeo en aquella final donde Arjen Robben firmó el 2:1 para alzar la Orejona.

Aunque parezca una casualidad del destino, Flick y Heynckes no solo están conectados por los éxitos en el banquillo rojo, sino que su relación ya lleva varios años.

Una fraternidad que lleva más de 30 años

En el verano de 1985, Hansi Flick llegó a FC Bayern con 20 años y un gran nivel que había demostrado en Sandhausen. En ese momento quien llevaba las riendas del equipo era el recordado Udo Lattek, quien supo saber levantar una Copa de Europa en la década del 70 y varios títulos de Bundesliga en toda su estadía en suelo muniqués.

Luego de que Lattek se retire, quien tomo su lugar en el equipo fue Jupp Heynckes. La leyenda de Borussia Mönchengladbach tenía un duro reto frente a él. Reemplazar leyendas no es nada fácil debido a que las presiones y las comparaciones iban a estar a la orden del día. El joven Heynckes tuvo que aguantar una temporada hasta conseguir el bicampeonato en las temporadas 1988/89 y 1989/90 y así calmar un poco la afición.

En aquel equipo, el factor fundamental y termómetro del mediocampo fue Hans-Dieter Flick, quien en su carrera no ha sido un jugador de gran renombre a nivel internacional pero sí fue muy funcional para Heynckes. En aquellos años, Flick cuenta que fue donde adquirió la identidad y el hambre de gloria tan característicos del mundo bávaro.

Los festejos vinieron desde temprano. Foto: Bundesliga.com

Persevera y triunfarás

Los caminos de Flick y Heynckes se separaron luego de que el primero de ellos emigrara a FC Köln en la temporada 1990/91 para jugar sus últimos años y luego retirarse. A finales de esa década, Heynckes iba a llegar a uno de sus puntos álgidos en su carrera como entrenador ganando la UEFA Champions League con el Real Madrid en la temporada 1997/98.

Por el otro lado, Hansi Flick iba a empezar a forjar sus primeras armas como entrenador en FC Bammental, equipo que milita en la Oberliga. De allí saltó a Hoffenheim para finalmente dar el gran salto hacía Die Mannschaft donde fue ayudante de Löw y conquistó el Mundial de Brasil 2014.

Paradójicamente, un año antes de eso, Heynckes volvía a la cima de Europa alzando el triplete con Bayern y siendo el entrenador más importante de la historia del fútbol alemán. Un equipo que no solo demostraba un gran juego con valores como Philipp Lahm, Thomas Müller, Manuel Neuer, entre otros, sino que se destacaba por su personalidad a la hora de enfrentar los duelos calientes.

Con títulos bajo del brazo, siempre. Fotos: Getty Images.

Una recomendación que cambio la historia

Años más tarde, FC Bayern nuevamente optó por los servicios de Hansi Flick pero esta vez era para ser ayudante de Niko Kovac. Tras malos resultados y un fútbol que no era del todo aceptado por la directiva bávara, el croata fue destituido a su cargo dejando paso, ahora sí, a Flick como entrenador interino.

Flick tenía una dura cita en su debut: Der Klassiker. En esa ocasión, decidió llamar a un viejo conocido. Sí, era Heynckes que logró calmar la ansiedad y el nerviosismo con la siguiente respuesta:

“No te preocupes. Ganarás 3:0 o 4:0. Conozco a mi Bayern”.

Hasta ese momento todavía no se sabía que podía llegar a pasar con el puesto de entrenador en el equipo rojo a futuro y Jupp decidió escribir una columna en el reconocido diario Kicker alemán a modo de recomendación.

“Hansi Flick está predestinado para el puesto de entrenador en jefe del Bayern y es el hombre ideal para el puesto”

Las palabras del exentrenador de FC Bayern pesaron y mucho en la directiva. Casualidad o no, semanas más tardes teniendo buenos resultados en su haber, Flick fue confirmado como entrenador de manera definitiva. Heynckes en su columna decía:

“En poco tiempo, ha hecho que el equipo se vea completamente diferente, jugando un fútbol atractivo y de equipo. El Bayern ahora tiene una gran oportunidad de tener un entrenador, que puede dar forma a una era”.

Las comparaciones están a la orden del día

Hoy la historia ya es conocida, el alumno ha alcanzado a su maestro en poner a la cima del fútbol mundial a Bayern München. Es cierto que Flick lo logró más rápido que Heynckes pero hay que tener en cuenta que el actual entrenador de Bayern gozó de la escuela de la leyenda.

En este sentido, Manuel Neuer, quien fue parte de los dos equipos ganadores del triplete, dijo:

“Hansi Flick involucra a todos sus jugadores. Eso es algo que Jupp Heycnkes solía hacer y es muy bueno para todos”

Robert Lewandowski, también noto similitudes entre ambos entrenadores y declaró:

“La atmósfera y la interacción, es similar. La empatía que tiene lo dice todo. Como jugadores, todos sentimos que está detrás de nosotros”

La gran victoria de la institución: la escuela bávara

El gran salto que ha dado la institución roja fue el volver a sus raíces. Es cierto que hace 8 años FC Bayern München es campeón en Alemania con distintos entrenadores que no todos tenían pasado en club. Como también es cierto que, los que han estado por encima de la media son los que desde jóvenes han tenido la suerte de adquirir el espíritu Mia San Mia.

Heynckes no solo se fijó en el aspecto táctico de Flick, sino que también tuvo en cuenta el espíritu y el carácter con el que se iba a manejar en el puesto de entrenador. El resultado se vio dentro del campo. Volver a explotar a un jugador con el ADN Bayern como Thomas Müller, es uno de los tantos datos que podemos remarcar en esta sintonía.

A diferencia de lo que creía el resto, la respuesta ante tanta incertidumbre estaba en casa. Muchos han pensado que Rummenigge debía fijarse en entrenadores extranjeros porque “la Bundesliga no tiene un gran nivel”.

Para mala fortuna de ellos, Hans-Dieter Flick ha demostrado que la escuela bávara está por encima de todo eso, donde el aprendizaje, la táctica, el carácter y el buen fútbol se traduce en una palabra: ganar.

Hansi Flick y FC Bayern München en la cima de Europa. Foto: Getty Images
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top