TOP

Gianluca Gaudino: De promesa a cedido

Gianluca Gaudino: De promesa a cedido

El joven mediocampista prometía ser una de las nuevas figuras del fútbol alemán pero ante distintas circunstancias todo quedó en la nebulosa. Ahora buscará en Suiza ganar minutos para volver a Munich con más experiencia.

Existen innumerables casos de jóvenes talentos que llegan al primer equipo con los carteles de ‘nueva joya’ o prospecto de jugador fuera de serie. Estos rótulos, si bien han llegado a barajarse por los propios méritos del chaval, también cuentan con un grado de enaltecimiento impuesto por el propio club y que tienen una fuerte ascendencia en ciertos sectores de la prensa.

Esta situación, en los clubes más importantes del mundo, toma un carácter de mayor preponderancia debido al imponente resonar de dichas instituciones a escala global. No es lo mismo hablar de una futura joya del fútbol alemán que milita en Bayern München, Borussia Dortmund o Schalke 04 a presentar un joven talento llamado a ser figura de primera división pero que su desarrollo lo está completando en un equipo de 2.Bundesliga o Regionalliga. La lógica, indefectiblemente, dice que los focos estarán apuntados a aquellos que están en clubes de elite.

Si no, resta solo observar el caso de Julian Weigl, que cuando pasó de 1860 München a Borussia Dortmund comenzó a estar en boca de todo el mundo e incluso se lo vincula con el interés de grandes clubes de Europa. La vidriera es mucho más grande.

En contrapartida a la situación de Weigl aparece el mediocentro del Bayern München Gianluca Gaudino. Cuando a inicios de la pretemporada 2014/15 Pep Guardiola lo eligió como uno de los jugadores del filial que trabajarían con el primer equipo en los entrenamientos de preparación para el nuevo curso, automáticamente se lo vinculó al mediocampista como el nuevo protegido de Pep. Y con la experiencia previa de lo que hizo Guardiola en Barcelona con varios chavales que había dirigido en el Barcelona B antes de tomar el equipo profesional, el aura alrededor de Gaudino cada vez tomaba más color.

Ni que hablar cuando el primer partido de la Bundesliga 2014/15 ante Wolfsburgo, Gaudino, de tan solo 17 años, fue incluido por el entrenador catalán en el once inicial para ocupar la posición que había dejado vacante Toni Kroos. El chico lo hizo muy bien, fue la manija de salida del Bayern junto a David Alaba que incursionaba por primera vez como volante central, y completó casi todo el partido ya que fue reemplazado al minuto 91.

El propio Guardiola fue quien comenzó con los elogios hacia el joven centrocampista luego del partido en rueda de prensa. A esto le siguieron las páginas de los diarios dedicadas a la nueva joya que había sacado la cantera del Bayern y las comparaciones con lo que Pep había logrado con los juveniles del Barcelona eran inevitables.

Sin embargo, las llegadas posteriores de Xabi Alonso de Real Madrid y Sebastian Rode del Eintracht Frankfurt y el rodaje que también comenzaba a tener otro juvenil del club como Pierre-Emile Højbjerg marcarían una competencia que para un chico de 17 años y un puñado de minutos en primera división sería difícil de sostener.

Las cualidades técnicas de Gaudino están fuera de discusión. La simpleza con la que ejecuta cada una de sus intervenciones y la inteligencia enfocada siempre en elegir la mejor opción de pase son sus fortalezas dentro del campo. La cuestión es que aún está en una etapa de plena formación y soltarlo directamente a la máxima competencia significó un riesgo. Aunque nadie imaginaba por aquel entonces y con el ‘fenómeno Gaudino’ circulando constantemente en los medios de comunicación que el joven no sería tenido en cuenta por Guardiola.

La temporada 2014/15, en definitiva, la pasó más tiempo como alternativa que como miembro titular del equipo. Para colmo, la recuperación de Bastian Schweinsteiger de cara al segundo tramo del curso terminó de opacar la posibilidad de Gaudino de tomar protagonismo en Munich. Una vez más, su temprana edad y poca experiencia lo distanciaban demasiado de estar en el once aunque estuvo en el banquillo de suplentes en 27 partidos contabilizando Bundesliga, DFB Pokal y Champions League e ingresó en algunos de esos encuentros.

En el amanecer de la actual campaña, Gaudino volvió a estar en el primer equipo para los trabajos de preparación del Bayern München pero su participación en la alta competencia sería escasa, algo que no llamó la atención luego de las contrataciones de Arturo Vidal y el joven Joshua Kimmich y el cambio de sistema táctico de Guardiola. La palabra del entrenador no tardó en llegar: el centrocampista volvió a formar parte del equipo U19 del Bayern München para “adquirir mayor ritmo de partido ya que con los profesionales no lo iba a tener”. Con la U19, el volante completó 19 de los 20 encuentros de la actual Liga Regional de Baviera.

Esta situación significó un retroceso por lo que Gaudino optó por analizar un futuro cercano fuera de Munich. El contrato con el St. Gallen de Suiza, quien lo adquirió a préstamo por el resto de la temporada con la promesa de otorgarle minutos de juego, parece ser la mejor opción. “Desde el punto de vista deportivo es un buen cambio”, explicó Maurizio Gaudino, padre del joven mediocentro y exjugador del Bayern München en base a la perspectiva de su hijo que quizás la temporada que viene, con Carlo Ancelotti al frente del Bayern, tenga la oportunidad de demostrar su valía.

Imágenes de Gaudino con Bayern München y Bayern München II.

 

Argentino. Licenciado en Ciencias de la Comunicación y periodista deportivo. Analista de fútbol europeo, especialista en fútbol alemán. En el equipo de MiBundesliga desde 2013. Contacto: [email protected] / Twitter: @Ezerocha

Publicar un comentario