TOP

El Fußballfan: el secreto de la Bundesliga

El Fußballfan: el secreto de la Bundesliga

Junto a la inversión en las juveniles, el sistema de “Verein” y un aumento progresivo en los ingresos por derechos televisivos, la otra pierna angular de la Bundesliga son sus estadios a reventar.

Todo el mundo de pie

El dinero no es objeto de preocupación para los principales equipos de Alemania, como sí lo es el apoyo de sus bases. Equipos crecidos y creados bajo un ambiente de club social, la voz y voto de los fanáticos es la que más manda, la que pone y quita a directivas, la que recibe o abuchea a los fichajes. Su presión, su pasión y su entrega es lo que hace del fútbol germano quizás el más subestimado desde el punto de vista de espectáculo, pues las graderías de sus estadios viven a reventar, ensordecen y asombran a seguidores y detractores por igual.

Por ello, el tema del apoyo es vital para los equipos y sus directores. Tan así, que la DFL, la Liga de Fútbol Alemana, intercedió ante UEFA y pidió ser excepción en reglamentos de seguridad con el tema de las graderías sin asientos, las cuales abundan y son comunes en la Bundesliga. El Signal Iduna Park de Borussia Dortmund fue remodelado con esto en mente, y permite tener una megasección de 27.000 fanáticos de pie, gritando y saltando al ritmo del “Ea, ea BVB”. Allianz Arena (Múnich), Veltins Arena (Gelsenkirchen), Mercedes-Benz Arena (Stuttgart) y muchos de los recintos que fueron construidos en vísperas del Mundial 2006 fueron todos diseñados con su área respectiva para estar de pie. Eso sí, solo en competiciones europeas deben reacoplarse los estadios y ser 100% de sillas.

Sin mezquindad

La entrada para estar de pie dentro de un estadio más costosa que ha habido en un partido de la Bundesliga esta temporada fue de 23€, para los fanáticos del FC Bayern en casa del 1.FC Nürnberg, en el Bayernderby, pero en su Allianz Arena, los hinchas del FCB pagan 120€ por el abonado para la temporada completa, o sea 7,06€ por partido. “Pudiéramos cobrarles el doble o el triple, pero sabemos que para muchos, eso es bastante dinero y la gente se lo pensaría dos veces antes de gastarlo. Para Bayern, serían apenas unos millones más en ingresos; dinero que se intercambia en un fichaje, sentados en una mesa, en cinco minutos”, dijo Uli Hoeneß, presidente del FC Bayern München.

Uno de los principales problemas sigue siendo el costo de entradas puesto para los fanáticos de equipos visitantes, las cuales suelen ser más elevadas, usualmente. Sumado a los costos de las entradas, también está el de desplazarse y en algunos casos, dónde hospedarse.  Junto, es dinero que no todos están dispuestos a poner.

Trabajando en mancomunidad

Pese a apoyar a equipos diferentes, y en muchos casos odiarse, las principales peñas del país mantienen contacto directo no sólo con sus clubes, sino entre sí. El diálogo y el buscar lo mejor para todas las partes es algo que ha quedado en evidencia una y otra vez, la más reciente con el movimiento “12:12”, el cual buscaba la no aprobación de las nuevas medidas de seguridad en los estadios a lo largo y ancho de la 1.- y 2.Bundesliga.

Sobre el tema de las entradas, algo que afecta todos, siempre ha habido ruido en torno a lo que pudieran hacer los fanáticos, o no. La fanaticada del Borussia Dortmund inició hace un tiempo el “Kein Zwanni”, una iniciativa que busca evitar el incremento de los precios de las entradas en su estadio, y que logró exitósamente que se redujeran los de las entradas para los visitantes. La idea de hacer esto es dar el primer paso, el primer gesto para que otros equipos hagan lo mismo.

Queda claro que el apoyo de los fanáticos -quienes son socios de sus propios clubes, por ende gozan de voz y voto en las Asambleas Generales de los equipos- son vital para los clubes, la mayoría de los cuales están fundados sustentados por ellos mismos y mantienen lazos muy estrechos con sus comunidades; incluso los Bayern y Dortmund de la liga. La fortaleza del apoyo, las facilidades para apoyar y la interlocusión entre los diferentes factores -liga, equipos, barras-, ha ayudado a convertir a la Bundesliga en un oasis para el verdadero seguidor del fútbol. Con estadios de tamaños monstruosos -9 de los 18 estadios tienen capacidad para al menos 50.000 espectadores- y espectadores ávidos por entrar, el buen fútbol y el buen espectáculo son prácticamente ineludibles.

 

Director de MiBundesliga y Coordinador de Deportes en El Hatillo, Caracas, Venezuela. Conocedor y aficionado a la liga más competitiva, atractiva y única del fútbol mundial. Graduado de Universität Konstanz en Ciencias del Deporte; especializado en Sociología del Deporte.

Comentarios (4)

  • marcelo

    Buen articulo, gracias!

    responder
  • Reinaldo

    Muy buen articulo

    responder
  • Ozkar

    Realmente económicos los precios y se apoyan para que aún así no suban, eso es amor del equipo hacia la afición, cosa que no se verá nunca en ninguna otra parte del mundo, ejemplo a seguir que obviamente nadie seguirá, y ésto ha dado sus creces si se da la final soñada alemana

    responder
  • Gorkathletic

    me encanta, esta es una clave importante de lo que es el futbol alemán, su preocupación por llenar el estadio y recibir el apoyo, ademas de la colaboracion entre rivales debería dar envidia a todos los demás paises, donde en general se priorizan las entradas caras (por ejemplo 15 euros en entradas para menores de 14 años en un fondo bajo), y otras muchas cosas antes que esto.

    es espectacular ver siempre los estadios llenos, ojala pronto hagan asi todas las ligas, por el bien del futbol

    responder

Publicar un comentario