TOP

El Weserstadion «complica» al Bremen

El Weserstadion «complica» al Bremen

La delicada economía del Werder Bremen está seriamente amenazada por los gastos del estadio, ¿cuál es el plan del club para revertir la situación?

Foto: www.weserstadion.de

Foto: www.weserstadion.de

Desde hace varios años, la economía delWerder Bremen está sumida en constantes altibajos, aunque nunca puede llegar al cierre de los balances con un amplio margen favorable. El aspecto deportivo es el que, a la larga, termina dictaminando el futuro económico de un club: cuántos más éxitos, más ganancias y, por ende, el pilar financiero de la estructura del club está sano.

¿Pero qué pasa cuando, además de lo deportivo, es tu propio estadio, casa, hogar, el que te termina de poner en aprietos ante las exigencias de la Federación? Esta situación está siendo cada vez más amenazante en la vida del Werder Bremen. Es que desde la perspectiva de Marco Bode, presidente de la junta directiva del club verde, el déficit que genera el Weserstadion al cabo de toda la temporada es un factor crucial en la delicada situación económica que se vive en Bremen.

“El estadio tiene un impacto muy significativo al cabo del año. Nos ayudaría muchísimo albergar partidos de competiciones europeas, pero a su vez hay gastos internos que van más allá de eso”, explicó Bode referenciando también el presente del equipo de fútbol que no consigue resultados que ayuden a la causa.

Además, el mandatario reconoció que “no nos hemos llevado muy bien con los números en los años recientes” pero se mostró optimista al expresar que “estoy muy convencido de que llegaremos a lograr una estabilidad muy pronto”. Hoy, el plan económico que Bode desarrolla y defiende en el club consta del trabajo con los jóvenes y su posterior venta como factor principal, además de las campañas de marketing y otras cuestiones más de fondo en la economía.

A su vez, y a diferencia de varios clubes, no considera el aporte de un grupo inversor como la única vía de rescate que tiene el Werder Bremen. “Para mí, la contribución de los aficionados y los aportes de los sponsors son fundamentales, no en tal caso contar con un inversor”, aseguró. Y es que claro, con la potencial llegada de una agrupación financiera para costear los gastos, el control total pasaría a manos de terceros y no de los socios que cuentan con aproximadamente el 55% de las acciones. “Estoy convencido de que podremos sobrevivir sin inversores. Lo que sí, requiere de la toma de buenas y correctas decisiones”, destacó Bode.

En conclusión, el futuro de las finanzas del Werder Bremen está en lo que el fútbol logre en el futuro inmediato. Un buen posicionamiento en la Bundesliga atraerá más espectadores, más sponsors, y, consecuentemente, la participación en competiciones continentales, elementos que, para la directiva del club, es requisito indispensable para el bienestar.

Argentino. Licenciado en Ciencias de la Comunicación y periodista deportivo. Analista de fútbol europeo, especialista en fútbol alemán. En el equipo de MiBundesliga desde 2013. Contacto: [email protected] / Twitter: @Ezerocha

Publicar un comentario