Euro 2016

Alemania y sus amistosos de la Fecha FIFA

Comenzó con una derrota que podía evitarse y terminó con el fin de una mala racha. Alemania vio el debut de un juvenil más, marcó un saco de goles y vio carencias que, de no haberse detectado, podrían haber costado la Euro.

Alemania 2:3 Inglaterra

El partido carecía de ánimos caldeados, más allá de una insistencia de la prensa local y anglosajona por venderlo como un duelo a muerte entre rivales. La verdad es que, salvo contadas ocasiones, Alemania rara vez ha tenido dificultades sorteando a Inglaterra, y el primer tiempo de este encuentro no fue la excepción.

Lo excepcional resultó siendo la remontada de tres goles hecha por los ingleses, en pies de jugadores claramente motivados a volver a dejar en alto el nombre de una selección que no ha podido volver a convencer internacionalmente desde 1990.

Alemania demostró esa falta de compromiso característica del espíritu ensayista con la que salen a afrontar los amistosos. No hace falta ser analista del fútbol para darse cuenta de un patrón en la conducta de juego germana: simplemente, no se toman en serio los amistosos. De allí han venido las goleadas más espectaculares jamás encajadas por los dirigidos por Löw.

Alemania tiende a caer en partidos sin relevancia, sin importar el calibre del rival. Argentina ha anotado 4 tantos ante teutones en dos oportunidades, Suiza venció 5:3 en vísperas de la pasada Euro, Estados Unidos logró 4 más en su amistoso contra los protagonistas de este relato. Un fiel recuento de cómo se toman de en serio juegos donde, en completa honestidad, Alemania no juega a su nivel habitual. Ante Inglaterra, no hubo excepción.

Alemania 4:1 Italia

Este partido tenía como propósito ensayar algo diferente a lo practicado ante ingleses: lo mental. La concentración con la que afrontaron el encuentro, aunado a la desconcentración italiana, llevó a un resultado histórico para la Mannschaft: por primera vez en casi 21 años se les lograba vencer.

Probaron además un nuevo sistema táctico: en vez del habitual 4-2-3-1 de Löw, Alemania buscó aumentar el vértigo por las bandas sin sacrificar seguridad en el fondo. Por ello, el encuentro lo comenzaron con tres centrales, y dos carrileros que le dieron harta presencia en el mediocampo, al punto de abrumar las intenciones italianas de frenar las avanzadas alemanas.

No en vano, el marcador reflejó una actuación sobria, a la vez que encendió alarmas en Italia. Alemania consigue así un triunfo que calma un poco la ansiedad de una afición cada vez menos tolerante a la derrota; los silbidos al final del partido ante Inglaterra en Berlín no sólo fueron sorpresivos, sino que excesivos.

Es cierto: hay veces que esta estrategia de experimentar más que de jugar en los amistosos puede resultar frustrante. Pero no es menos verdadero que los resultados y el aprendizaje obtenido de dicha manera de afrontar partidos que, salvo por lo comercial son irrelevantes, es invaluable. Ya sabemos, por ejemplo, que Rüdiger tiene muchas dificultades; que Hummels o Boateng tienen que estar fijos en la defensa -uno de ellos, al menos-; que Rudy en función de carrilero aporta muchísimo más que como lateral; y lo más importante de todo, que ambos Marios, Gómez y Götze, son opciones verdaderas para la Mannschaft en una era post-Klose que tenía preocupados a muchos.

El regreso de los M.G.

Gómez y Götze vienen lidiando con temporadas complicadas por razones similares. Gracias a seguidillas de lesiones, fueron perdieron relevancia en sus clubes, Fiorentina y FC Bayern respectivamente. Tan así, que pese a halagos de Guardiola para uno, y un historial cargado de goles para otro, minutos fueron escasos. En el caso de Gómez significó un pase al fútbol turco de la mano con el Besiktas, y esto no pudo haber sido mejor para el ariete germano.

Su llegada al club de Estambul se tradujo en un renacer futbolístico y una temporada de alta calidad. Por su edad (31) parecía descartado por prácticamente todo el mundo en sus ambiciones para llegar a la selección de la Euro 2016. Su gol ante Inglaterra fue uno de catarsis y por fin una nota positiva con una afición que siempre lo segundó ante Miroslav Klose. De él dependerá mantener el ritmo y el nivel para alcanzar su objetivo: jugar en Francia durante el verano.

Götze recibe halagos de lado y lado. Sus compañeros de equipo lo tratan como su hermano menor, y Pep Guardiola no deja de recordarnos lo especial que es. Pero lo cierto es que FC Bayern ha sido el acabose de la una vez prometedora carrera del aún joven alemán. Mucha frustración ha colmado la corta pero prolífica carrera de Götze, pero a su favor hay dos momentos claves: el espectacular gol en la final del Mundial 2014 ante Argentina que le dio el título a Alemania, y este tanto anotado ante Italia. Fue un claro mensaje sobre su forma, y un recordatorio de lo que es capaz este Mario. Su participación fue positiva, su entrega, total. Para Guardiola supone un buen problema a tener: ¿qué hacer con Götze? Jugar con el, ¿qué mas?

Por último, también hay que considerar las repercusiones que tiene la reinclusión de dos jugadores en la ofensiva: que Thomas Müller tendrá compañeros por delante para recibir balones que él les sirva, y que terminen el gol. Si bien este jugador del FC Bayern también nos acostumbra a marcar -no en vano es el único ser viviente que podría alcanzar el récord de goleador de Mundiales en el 2018 antes de los 30 años-, pero su principal aporte siempre ha sido ser la variante, no la referencia.

Sus irregulares e impredecibles líneas de avance, su olfato de gol y una capacidad de leer el juego que muy pocos tienen (burlando los halagos de un reportero, él mismo se apodó como Raumdeuter, un juego de palabras que alude al término Traumdeuter -intérprete de sueños-, el cual se traduce como intérprete de espacios) vienen mucho más útil cuando su función es conseguir dar el último pase, no recibirlo.

El aprendizaje que deja esta Fecha FIFA es considerable para Alemania. Las carencias defensivas vistas ante Inglaterra, así como el reencuentro con goleadores temporalmente marginados hicieron de dos partidos de cartel pesado, valiosas experiencias para la Mannschaft. Löw y su equipo tendrán ahora algo de tiempo para traducir estas lecciones en decisiones que consoliden a Alemania como la potencia futbolística que muchos dicen que es.

2 Comments

2 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top