TOP

Junta directiva del 1860 München renuncia

Junta directiva del 1860 München renuncia

La crisis que atraviesa el 1860 München marca un nuevo punto con la renuncia del tren directivo del club, tras reuniones con el socio jordano, Hasan Ismaik. «Las conversaciones entre la junta directiva y el socio Ismaik se rompieron el día de hoy. El presidio y comité consultivo del TSV 1860 München declaran sus renuncias a sus cargos con efecto inmediato». Así anunciaban los Leones a sus fanáticos los resultados de una conversaciones que debían traer más confianza en los hinchas y socios comerciales por igual.

Paralelo a ello, supone el final de la especulación sobre una posible llegada de Felix Magath al 1860 München, dado que Ismaik -el a priori ganador de esta ruptura- estaba opuesto a tal incorporación. Seguirá de momento en su cargo de director deportivo, Gerhard Poschner.

«Lamentamos que pese a innumerables reuniones en los últimos días, no hayamos sido capaces de llegar a un acuerdo en torno al método para salir de la actual crisis. Bajo un esfuerzo personal de todos los involucrados, y bajo la enorme presión del público habíamos intentado conseguir una solución a los problemas que plagan al club de momento», dijo Gerhard Mayrhofer, presidente de la junta directiva saliente.

¿Qué le queda al 1860?

La realidad es la siguiente: tanto Maryhofer, un empedernido fanático de los Leones, como Ismaik, un acaudalado hombre de negocios, no tienen experiencia en gerencia deportiva, así que, lógicamente, cualquier resultado de estas reuniones probablemente no iba a marchar por el sendero más idóneo. Pero cada uno jugó un papel importante en una improbable dupla por evitar el colapso del 1860 München: uno le dio la legitimidad a la directiva ante la fanaticada, y el otro los recursos para reorganizarse.

La movida de Ismaik por bloquear las conversaciones tuvieron un fructífero retorno en lo político: eliminaron a los rivales en búsqueda de adueñarse del control completo sobre el club -cosa que a través de los votos no se puede obtener en Alemania, dado que una persona natural o jurídica puede obtener hasta el 49% de los votos, así se compre una cantidad superior de las acciones-. Pero en lo económico lo ata a un mediano plazo con el club, así él no quiera: los ya casi 50 millones de euros invertidos en el equipo, incluyendo préstamos, lo obligarían legalmente a tener su capital represado en el club. Máximo, podría recibir un reembolso de 30 millones, poco más de la mitad del patrimonio. Entonces, el poder vino a un precio costoso, estar atado y buscar mantener a flote un proyecto que requiere más dinero de quererse salvar el resto de la inversión.

Por el otro lado, el 1860 München sufrirá de perder a su principal socio comercial. Incluso, la licencia de profesionalismo podría perderse, y deberá ser relegado al fútbol semiprofesional -las ligas regionales de 4ta división-. Entre la espada y la pared comenzarán los entrenamientos de un equipo que muchos adoran pero en el que pocos quieren inmiscuirse.

Director de MiBundesliga y Coordinador de Deportes en El Hatillo, Caracas, Venezuela. Conocedor y aficionado a la liga más competitiva, atractiva y única del fútbol mundial. Graduado de Universität Konstanz en Ciencias del Deporte; especializado en Sociología del Deporte.

Publicar un comentario