TOP

KFC Uerdingen: Nuevo inversor, nueva esperanza

KFC Uerdingen: Nuevo inversor, nueva esperanza

El KFC Uerdingen, que en sus tiempos de gloria fue conocido como Bayer 05 Uerdingen, padece desde hace más de una década problemas económicos y por consiguiente, deportivos que le han arrastrado hasta la cuarta división del fútbol alemán. Actualmente el inversor, Mihail Ponomarev, compró las acciones del equipo buscando llevarles atrás, de retorno a los mejores tiempos.

KFC Uerdingen. Foto: kfc-uerdingen.de

KFC Uerdingen. Foto: kfc-uerdingen.de

Decía el célebre escritor inglés Samuel Johnson, “es necesario esperar aunque la esperanza haya de verse siempre frustrada, pues ella misma constituye una dicha y sus fracasos, por frecuentes que sean, son menos horribles que su extinción”. Y quizás no se equivocaba, pero la espera en contramarea es ardua.

¿Cómo se olvida la gloria si algún día la experimentaste? ¿Cómo vuelves a estar en el tope cuándo llegas muy bajo, literalmente? Pasaste de ser el símbolo de tu ciudad al olvido de los que te apoyaron, a cambiar de nombre, perder el recurso y competir a nada. Luchas con el día a día y la constante sensación del que fin está cerca, pero recuerdas que ganaste una Copa alemana, alcanzaste semifinales de la Recopa de Europa y fuiste base de jugadores que han hecho nombre en tu país, ¿cómo vas a desaparecer? Esta es la historia del KFC Uerdingen, un equipo que conoció las dos caras de la moneda y ahora padece la más amarga.

Repaso histórico del KFC Uerdingen

El KFC Uerdingen tomó vida en 1905 pero fue realmente 48 años después cuando conoció la dicha de vivir. La multinacional farmacéutica Bayer AG se fusionó al equipo convirtiéndose en el Bayer 05 Uerdingen. Alcanzó la Primera División en 1974 y de ahí en adelante estuvo dos décadas entre ella y la 2.Bundesliga. Los éxitos llegaron a la par del otro Bayer, el de Leverkusen en la década de los ochentas donde quedarían marcados en la historia del fútbol para siempre.

En 1985 llegaron a la final de la Pokal contra el Bayern Múnich de figuras como Matthäus, Hoeness y Rummenigge. Con un 2-1 final se llevaron el trofeo y finalizarían séptimos en el campeonato liguero. Al año siguiente en la Recopa de Europa en los cuartos de final contra Dynamo Dresden ocurriría un milagro. De perder 2-0 en la ida e ir en el complementario de la vuelta 1-3 abajo en el marcador, sellarían su pase de manera memorable remontando a un 7-3 final. En semis, el Atlético de Madrid los eliminaría y Bayer 05 se ubicaría en la tercera posición en la Liga. En 1987 serían octavos en la Bundesliga y el Barcelona los despacharía en tercera ronda de la Copa de la UEFA.

La verdadera tragedia vendría en 1995 cuando la compañía que le daba nombre se desligara de ellos. Ese año en su primera temporada sin Bayer, sería justamente la última que disputaran con la categoría. A partir de allí vagarían en divisiones inferiores con grandes problemas financieros y la gran dificultad de alcanzar los éxitos pasados.

Tanto así que en 2008 su nombre resonó en la prensa ya que mediante una subasta a través de internet por el costo de 6.000 dólares un fanático pudo ser técnico por un día y dirigir al equipo debido al mal momento económico que atraviesan y la necesidad de despertar el interés de potenciales inversores pues sobreviven sólo con las aportaciones de los socios.

Este aliado llegó, tarde, pero con visión y objetivos futbolísticos. El inversor ruso Mihail Ponomarev de 40 años en cooperación con el club busca restaurar al equipo, en el que también tendrá cargos de gerente. Este hombre, la cuota de fe de los de Krefeld, ha apoyado numerosos proyectos deportivos en el que se incluyen éxitos en hockey, la resurrección del Düsseldorf del colapso financiero y la asociación con el Bournemouth.

Tendrán definitivamente un trabajo duro y de largo plazo, pero no imposible como recuerda el inglés Johnson. Se trata de devolverle la mística a un club en los que figuras como Oliver Bierhoff debutaron, y otros como Brian Laudrup  y Stéphane Chapuisat desplegaron su juego. Deberán crear un proyecto deportivo que atraiga a los fanáticos de la región que se han decidido por Dortmund, Mönchengladbach, Schalke y Köln, instituciones fuertes en el perímetro. Devolverle la vida a un estadio de 35 mil personas que no llena ni la mitad de su capacidad y competir con el otro de Krefeld, pues la compañía Bayer tras su separación con el Uerdingen creó un nuevo equipo que gracias a los recursos cuenta con 5.600 miembros, de gran popularidad y hasta 15 deportes filiales; todo esto jugando solamente la Kreisliga B, las categorías más bajas del fútbol germano.

Los días de grandeza como Bayer 05 Uerdingen quedaron atrás dejando sólo el recuerdo de lo que fue y la incertidumbre del qué será. Sin fanaticada, con el miedo de extinción, el peso y la melancolía de lo vivido, pasan los días pero la esperanza insiste. Aunque efímera y sublime es la victoria, llegó el momento de confianza a un histórico de bajo perfil que sueña con volver donde pertenece y escribir un nuevo camino, pero esta vez con nombre propio.

 

Estudiante de Comunicación Social. Piloto de avión en la otra vida, futura periodista deportiva en esta. Twitter: @mariangel_ferre

Publicar un comentario