TOP

Uli Hoeness, la identidad que necesita FC Bayern

Uli Hoeness, la identidad que necesita FC Bayern

El Ministerio de Justicia de Baviera tomó una decisión que, leída en la letra chica, tomó con el corazón. A pesar de tener una sentencia de tres años y medio en prisión por fraude fiscal, Uli Hoeness salió de la cárcel con libertad condicional y todo Bayern München sonríe.

Sonríe porque se trata de uno de los hombres más importantes de la historia reciente del club, sinónimo de victoria: fue múltiple campeón en su etapa como futbolista y por de más exitoso en su posterior etapa como Director Deportivo, lo cual le permitió dar un paso más y suceder a Franz Beckenbauer en 2008 como presidente del club.

A lo largo de su vida en el club bávaro, Hoeness fue parte de la obtención de 17 títulos del club bávaro, contribuyó con la expansión de la marca FC Bayern München a lo largo del mundo aumentando significativo el capital económico, organizó, llevó adelante la monumental construcción del Allianz Arena a principio de siglo y hasta realizó colaboraciones económicas con otros clubes de Bundesliga que estaban a punto de quebrar, como Borussia Dortmund, Herha Berlin, St. Pauli, entre otros.

Esta recapitulación sirve para dimensionar la figura emblemática que está de nuevo a disposición del Bayern München, un club con una fuerte tendencia a conservar la tradición y cultura bávara, y que tiene en Hoeness un personaje por demás arraigado a este sentido de pertenencia, aun así habiendo nacido en la localidad de Ulm en el departamento de Baden-Württemberg, vecino a Baviera.

Ahora bien, en el último tiempo el FC Bayern ha sufrido la pérdida de varios eslabones, tanto futbolísticos como extrafutbolísticos, que hacían a la identidad bávara tan esencial en la vida del club. Por comenzar, el reemplazo del entrenador Jupp Heynckes por el catalán Pep Guardiola. El exentrenador del Barcelona siempre fue visto de reojo por la parcialidad más conservadora del Bayern –véase aficionados, directivos o exjugadores- por el hecho de llegar a München a querer hacer una revolución, imprimir sus principios a costas del estilo tradicional del fútbol muniqués.

Otro golpe a la ‘identidad bávara’ fue la venta de Bastian Schweinsteiger, jugador nacido de las entrañas del club y que era el segundo capitán del equipo detrás de Philipp Lahm. El fin de la era de Schweinsteiger en Bayern también coincidió con la llegada de futbolistas franceses, brasileños pero sobre todo españoles. La ‘españolización’ del Bayern, como muchos la catalogaron, también fue foco de críticas.

Pero la estocada final la dio la salida de una persona que era una institución dentro del club, aquel que remitía a las gestas del club, el jefe de departamento médico que llevaba 38 años al servicio del Bayern, la eminencia de las ciencias de la salud aplicadas al deporte en Alemania, el Dr. Hans-Wilhelm Müller-Wohlfart. El doctor renunció al puesto luego de un cruce con Guardiola, cuando éste culpó al staff médico de las sucesivas lesiones que tenían los jugadores.

Incondicional. "Corazón de FCB + alma = Uli" reza la leyenda de la bandera de los aficionados bávaros. Foto: focus.de // Bongarts, getty images.

Incondicional. «Corazón de FCB + alma = Uli» reza la leyenda de la bandera de los aficionados bávaros. Foto: focus.de // Bongarts, getty images.

En medio de estos focos de conflicto se dio la acusación y posterior arresto de Uli Hoeness por fraude fiscal. Las pruebas fueron contundentes, irrefutables y el directivo dejó su cargo para aceptar la sentencia judicial. Hoy, luego de cumplir la mitad de la condena de tres años, logró salir de prisión bajo libertad condicional y es una figura que puede reestablecer una buena parte de la ‘identidad bávara’ que se ha ido deteriorando.

En estos últimos meses, los directivos del Bayern München le encomendaron a Hoeness que se involucre en tareas relacionadas con el Departamento de Juveniles del club, colaborando en el ámbito administrativo y deportivo, en el proceso de reestructuramiento de la cantera. Estas actividades las realizó durante el día y luego volvía al penal de Rothenfeld donde pasaba las noches.

Las colaboraciones y el hecho de haber pagado €43 millones para saldar las deudas con el fisco alemán fueron pilares fundamentales en la decisión de la justicia para acceder a su libertad. Ahora Hoeness tiene la oportunidad de volver al FC Bayern por la puerta grande, donde lo esperan con los brazos abiertos. Ya lo dijo Karl-Heinz Rummenigge, quien había asumido como presidente tras la salida de Uli: “Si él desea ser nuevamente presidente, seguramente lo será”. Mayor cartel de bienvenida, imposible.

Sin embargo, desde su vuelta a casa Hoeness ha mantenido un riguroso silencio. Lo único que deslizó fue que desea volver al club como aficionado –que ya lo ha hecho-, disfrutar de ver al equipo de sus amores y que luego de unas vacaciones y de pensar bien la situación decidirá si volverá o no a ser directivo.

En un club que ha recibido varios golpes en su más profunda esencia, una que parecía ser intocable, hoy está a la vista cuál puede ser la solución. Uli Hoeness es la identidad que necesita el FC Bayern para volver a sentirse bávaro.

Argentino. Licenciado en Ciencias de la Comunicación y periodista deportivo. Analista de fútbol europeo, especialista en fútbol alemán. En el equipo de MiBundesliga desde 2013. Contacto: [email protected] / Twitter: @Ezerocha

Publicar un comentario