TOP

Balitsch: el rebelde sin causa regresa a Mannheim

Balitsch: el rebelde sin causa regresa a Mannheim

De disputar la 1.Bundesliga y brillar en las juveniles de la Selección Alemana pasa a la Regionalliga con el Waldhof Mannheim proveniente del FSV Frankfurt. Balitsch pronto a la edad del retiro estanca su carrera tocada previamente por conductas extradeportivas.

Balitsch en su temporada con el Nürnberg. Foto: spox.com

Balitsch en su temporada con el Nürnberg. Foto: spox.com

Jugadores como Romario, George Best, Ronaldinho y Hanno Balitsch tienen algo en común más allá de su condición de futbolistas. Todos, talentosos en proporción vieron como su carrera en mayor o menor medida se vio frenada por actos extradeportivos. El de Hessen asume un papel de hijo pródigo, regresa a su club debut como profesional, el SV Waldhof Mannheim, en ese entonces en segunda División hoy en la Regionalliga Südwest. Del cielo al suelo, de talento de exportación a ser sólo deseado en tu origen. De la Mannschaft y 1.Bundesliga, a ser postergado a la cuarta categoría.

Comenzó desde muy joven a practicar deportes y posteriormente tendría éxito en el salto de altura en su ciudad, pero el más importante que daría en su carrera lo lograría en 1999/2000, la temporada donde es contratado por el Waldhof Mannheim, un equipo más bien modesto, en el cual a partir de su debut el 22 de abril del 2000 tres jornadas luego anotaría su primer gol y se volvería regular en la cancha. El equipo acabaría en el cuarto lugar.

La ambición y la juventud punzante lo trasladaron hasta la Primera División para vestirse desde el día 1 con la camiseta del Köln. Serían décimo séptimos al final de la campaña y tras el descenso, el mediocampista pasaría al Bayer Leverkusen (2002) por dos millones de euros. Jugó 56 partidos en general y además de enfrentar clubes también lo hizo ante sus propios compañeros, Babic, Basturk, Romelu, Schneider; por un puesto en la plantilla ganándoles la batalla ya que fue el tercero en disputar más encuentros del conjunto y ese mismo año le dio marcha a su cuenta goleadora con las aspirinas.

Su presente en el Bayer se fue apagando conforme pasó el tiempo, siguió luchando por la titularidad hasta que llegó a disputar sólo 8 partidos en la primera ronda y cinco desde el pitazo inicial debido a la creciente competencia; aunque puede jactarse de haber disputado Champions League y alcanzar podio en la Liga.

Su poca relevancia para el técnico lo obligó a marchase al Mainz donde su situación empeoró y jugó nada más 3 encuentros, registrando conjuntamente su primera irregularidad con los mandamás del club.

En Hannover aterriza para 2005, cumpliendo con el ritmo competitivo que su carrera exigía. Junto a Dabrowski, De Laura y Altin Lala se convirtieron en el centro del equipo y por delante de él sólo estuvo Robert Enke en apariciones. El buen momento del alemán se extendería al año siguiente en el que logró cosechar 4 goles, su mayor número en una temporada.

El 2008 marcaría un suceso clave y recordado en su carrera, casi como un estigma. Una fuerte discusión que sostendría con Hecking, técnico para ese entonces, criticando el discurso del entretiempo le costaría una suspensión hasta las vacaciones de invierno, relegado a jugar con la sub-23 y en última instancia, posteriormente el 96 no renovaría  el contrato.

Regresa al Bayer Leverkusen en el 2010 y se mantuvo como un jugador de reserva pero disfrutó de los éxitos que Heynckes materializó para el club, entre estos un subcampeonato liguero. Tras su marcha sería Robin Dutt el sucesor con el cual, disputó 8 jornadas en la primera ronda y ese mismo año le relevarían de los entrenamientos y partidos por razones poco claras pero sí contundentes ante el técnico tras una derrota. Años después declararía:

“El primer año con Heynckes fue fantástico, con Dutt mucho menos”.

Foto: www.anstoss-magazin.de

Foto: www.anstoss-magazin.de

Su nueva oportunidad llegaría en el 2012 fichado por Nürnberg y donde volvería a verle la cara a Hecking. Debuta tras una lesión en casa ante su ex equipo Colonia y fue asiduo en las alineaciones. La contratación de Michael Wiesinger le traería cinco partidos después ser suspendido y transferido al segundo equipo por razones extradeportivas, una ruptura con el técnico donde hubo grandes síntomas de tensión y distanciamiento. Verbeek, más tarde, le aceptaría de nuevo en el equipo –con la condición de mantener una buena actitud- y debió buscarse un puesto en el once inicial.

En la 2014/15 llega al FSV Frankfurt con un currículo bastante nutrido. 20 goles, 343 partidos en la Bundesliga, 16 encuentros en Champions League y 7 en Europa League, además de su pasado con la Selección Germana en la que fue tercero en el continente con la modalidad sub-18, disputó el Mundial sub-20 y fue campeón de Europa y capitán en 2004 con la sub-21.

Con el equipo de Frankfurt, procedente de la 2.Bundesliga se ubicó en el décimo tercer puesto mismo que su próximo destino en la Regionalliga. Volante de primera línea, polivalente en la defensa incluso hasta como lateral derecho, a sus 34 años su carrera involucionó. En vez de gozar de un club estable y con el cual haya establecido su talento en la edad próxima al retiro; siempre cambió de aires  vertiginosamente y en algunos con notas negativas en su contra.

Un rebelde del fútbol, irreverente ante la autoridad pero sobrio en el juego, una estrella fugaz que pudo merecer más pero que olvidó hablar con contundencia donde es verdaderamente importante, en la cancha.

Estudiante de Comunicación Social. Piloto de avión en la otra vida, futura periodista deportiva en esta. Twitter: @mariangel_ferre

Publicar un comentario