TOP

Jérôme Boateng es condenado a una multa por violencia de género

Jerome Boateng (derecha) y su abogado Kai Walden son vistos el día del juicio del futbolista. Foto: Christof STACHE / AFP

Jérôme Boateng es condenado a una multa por violencia de género

Jérôme Boateng fue condenado a pagar 1,8 millones de euros de multa por violencia contra su ex pareja y madre de sus dos hijas.

Boateng fue declarado culpable por “violencia física (golpes de puño y empujones) e injurias (insultos)” hacia Sherin Senler, su antigua pareja y madre de sus dos gemelas. El defensor tendrá que pagar 60 multas diarias de 30.000 euros cada una, lo que constituye un total de 1,8 millones de euros. Es la pena diaria más alta posible en la ley alemana.

El ex-FC Bayern München, actual jugador del Olympique Lyon, tuvo que comparecer ante el tribunal como acusado, acompañado de su abogado Kai Walden y cuatro guardaespaldas, por los hechos que se produjeron durante unas vacaciones en el Caribe en julio de 2018, después de la eliminación de Alemania en la primera ronda del Mundial de Rusia.

Anne Leiding, portavoz del fiscal de Múnich, tomó la palabra para leer los hechos contenidos en el acta de acusación:

“Boateng primero lanzó (a la víctima) una linterna, la insultó y le lanzó una nevera portátil que la golpeó en la parte superior derecha de su cuerpo, hiriéndola. A continuación, se alejó y luego volvió contra ella, la insultó de nuevo, la golpeó y la tiró del brazo.”

LA VERSIÓN DE BOATENG

Boateng negó todas las acusaciones de violencia de género y contó su versión ante la corte durante casi dos horas. Según su relato, fue Senler la que se había vuelto agresiva e insultante, al punto tal de golpearlo y lastimarle el labio durante una discusión. También, negó haberle arrojado una linterna, sino una almohada contra una mesa. “No estuve violento, no la ataqué”, dijo.

El alemán de origen ghanés agregó que la disputa giró principalmente sobre las exigencias de su pareja para seguirle a París cuando, por aquella época, estaba en conversaciones para unirse al PSG. El traspaso no se produjo y él siguió en el FC Bayern. Ambos están también en disputa judicial para obtener la custodia de sus dos gemelas de 10 años, que actualmente viven con el jugador. Esa cuestión, para él, también influyó a que el hecho se llevara a juicio.

LA VERSIÓN DE SU EX-PAREJA

Por su parte, Sherin Senler también testificó ante el tribunal, manteniendo su versión sobre lo sucedido:

“Me metió el pulgar en el ojo. Me arrancó el pelo y luego me mordió en la cabeza. […] Abrió el labio, echó mi cabeza hacia atrás y me escupió sangre en la cara.”

Escucha la última edición de El Debate de Mi Bundesliga en iVoox.

Continuando con su relato, contó que luego cayó de rodillas antes de que él “la golpeara en el riñón” con tanta fuerza que ya no podía respirar. Cuando se le preguntó por qué solo había presentado una denuncia tres meses después de lo ocurrido, Senler planteó que:

“Nuestra relación era tóxica, muy turbulenta. Las agresiones estaban casi a la orden del día. Un anuncio lo destruiría todo, tenemos hijos juntos. Pero en algún momento tuve que defenderme, hacer un punto final. De lo contrario, nunca se habría detenido.”

Un conocido de ambos, que viajó con ellos durante esas vacaciones, describió la situación de manera un poco diferente, aunque su versión coincidió sobre los puñetazos de Boateng a su expareja. Añadió que, al día siguiente, el futbolista se disculpó con ella en varias oportunidades “porque sabe que está mal pegarle a las mujeres.”

EL VEREDICTO DEL TRIBUNAL

En el juicio, la valoración del médico del tribunal de Múnich apoyó a la presunta víctima. Si bien en un principio, el exinternacional con la Mannschaft se exponía a una pena máxima de cinco años de prisión, la fiscal Stefanie Eckert terminó pidiendo un año y seis meses de libertad condicional por lesiones corporales peligrosas e insultos. Ella dijo en su declaración de culpabilidad:

“En este caso, ambos son víctimas, el señor Boateng y su expareja. A saber, víctimas de su relación tóxica.”

El caso se cerró con el veredicto del Juez de distrito Kai Dingerdissen, para quien “Las verdaderas víctimas de este incidente son las niñas”. Aunque la sentencia a Boateng todavía no está firme porque su abogado la apelará, el futbolista evita con la multa los cargos penales que la acusación pedía para él.

Publicar un comentario