TOP

Leroy Sané, ¿un refuerzo que no da la talla en FC Bayern München?

Leroy Sané, ¿un refuerzo que no da la talla en FC Bayern München?

El que se esperaba que fuese una de las bombas del mercado, Leroy Sané, está siendo noticia más bien por deméritos que por méritos. El extremo alemán no termina de adaptarse al FC Bayern München (ni siquiera termina de afianzarse como indiscutible) y lo cierto es que ni sus números ni sus sensaciones velan a su favor.

El detonante de todo se produjo el sábado, en la victoria 1:2 contra Bayer 04 Leverkusen. Sané partía desde el banquillo, aunque ingresó al campo a la media hora de juego tras la lesión de Kingsley Coman. Sin embargo, no acababa todo ahí, ya que, a falta de veinte minutos para el final, sería sustituido para la entrada del joven Jamal Musiala. Se marchaba directo al vestuario sin siquiera saludar a su entrenador, Hans-Dieter Flick.

La incertidumbre sobrevolaba al extremo alemán, que dejó el Manchester City este verano a cambio de más de 50M€. Sin embargo, esta decisión ha generado opiniones dispares, unas que juegan a su favor y otras que vienen de mitos alemanes y que no le dejan demasiado bien parado.

Críticas y defensas, indecisión sobre Sané

La polémica se alimentaba cuando, el legendario, Lothar Matthäus, conocido exfutbolista alemán y noticia en los últimos tiempos por sus comentarios sobre el fútbol alemán, cargaba contra Sané.

“Después de todo, no está lesionado y tampoco está contento consigo mismo. Hansi hizo bien en sustituirlo de nuevo. Ese no es el tipo de jugador que fortalece al Bayern de Múnich. Necesita trabajar en sí mismo y también en el lado defensivo. Hansi ya se lo ha dicho a Sané algunas veces en las últimas dos o tres semanas. Hoy fue una lección clara”.

Sin embargo, Flick quería quitarle hierro al asunto, declarando que no era nada personal contra el alemán sino más bien colectivo.

“No fue un ‘castigo máximo’. En esa situación tuve que hacer un cambio. Podría haber reemplazado a Thomas Müller, Serge Gnabry o Leroy. Thomas es casi demasiado importante para nuestro sistema y Serge había mejorado enormemente en la segunda mitad. Entonces, tuve que sacar a Leroy. En última instancia, el equipo debe tener éxito, luego el individuo debe dar un paso hacia un segundo plano. Le apoyamos en todos los sentidos”.

También, otros compañeros como Thomas Müller o Robert Lewandowski salían a su favor, pidiendo tiempo y paciencia con un jugador que acaba de volver de una larga lesión.

Números bastante por debajo de las expectativas

De todos modos, aun volviendo de una lesión muy prolongada, las expectativas con Sané eran mucho mayores de la realidad. 5 goles y 3 asistencias en 16 partidos aunque, más allá de las estadísticas, las sensaciones no han sido del todo buenas. Bastante descolgado colectivamente a menudo, y con una evidente falta de adaptación al nuevo fútbol de Flick.

Le falta mejorar bastante en el aspecto defensivo y sumar de manera más determinante a la presión. El problema con Sané es que, de momento, Coman y Gnabry siguen estando muy por encima de él y uno de ellos tiene que quedarse fuera. Y es de momento Sané quien menos argumentos está dando para terminar de conseguir la confianza del entrenador.

Publicar un comentario