TOP

Thomas Schneider, asistente de Löw, abandona la Federación Alemana

Thomas Schneider, asistente de Löw, abandona la Federación Alemana

La Federación Alemana (DFB) continúa con su reestructuración dentro y fuera del campo. Al proceso de rejuvenecimiento de la plantilla y la llegada de Hans-Dieter Flick se une ahora la marcha de algunos miembros clave en el Mundial que conquistó Die Mannschaft en 2014. Thomas Schneider ha sido el último tras rescindir de mutuo acuerdo su contrato. 

UNA CARRERA LIGADA A LA SELECCIÓN

Actualmente jefe del Departamento de Ojeadores, Schneider no es ni mucho menos el nombre más conocido del fútbol alemán. Sin embargo, fue entrenador asistente bajo las órdenes de Joachim Löw durante la Copa del Mundo de Brasil hace siete años, que quizás les suene algo más.

Según el diario Kicker, estaría buscando un proyecto que le brinde más responsabilidad y capacidad de decisión. En su currículum como entrenador apenas figuran unos meses en el VfB Stuttgart en 2013 antes de ser cesado por los malos resultados. Al parecer, un período que ahora estaría abierto a seguir ampliando.

Oliver Bierhoff, director de las categorías inferiores de la Federación, se rindió hace unos días a su labor, sobre todo a la hora de ‘’innovar en el análisis y estudio de los rivales’’. Así mismo, se mostró comprensivo con un compañero que quiere perseguir su ‘’vocación de entrenador’’.

¿UN FUTURO PROMETEDOR COMO ENTRENADOR?

Desde luego, ha aprendido de los mejores. A nadie se le escapa que la escuela alemana es una fuente de talento inagotable de entrenadores jóvenes que acaban dirigiendo a los principales equipos del viejo continente tarde o temprano. A menudo se menciona al TSV Mainz 05 o a Ralf Rangnick como grandes precursores de un movimiento en el que la propia Federación nacional tiene mucho que decir. En su favor hablan un Mundial y un sextete, por cierto. Ahora le toca probar suerte a Schneider. El tiempo dirá con qué éxito.

En cualquier caso, una prueba más de que la renovación en el fútbol alemán debe ser total. O al menos, así lo entienden sus máximos dirigentes.

Publicar un comentario