TOP

Joachim Löw comanda el fracaso de Alemania ante Inglaterra

Joachim Löw comanda el fracaso de Alemania ante Inglaterra

Alemania cayó por 2:0 frente a Inglaterra en Wembley y queda eliminada de la Eurocopa 2020 en los octavos de final. Otro nuevo fracaso que comanda Joachim Löw.

Alemania repitió con Inglaterra lo malo de toda la competición

La selección alemana finaliza una nueva competencia con la sensación de desazón que va desde las tribunas hasta lo profundo de las oficinas de la DFB. En termino futbolísticos lo único que se rescata fueron los 90 minutos frente a Portugal donde se vio a un equipo fresco que por momentos parecía ser el del 2014.

Sin embargo, con Francia se perdió. Con Hungría se tenía que ganar y apenas se empató gracias al gol agonico de Goretzka. Y hoy frente a Inglaterra, que era el candidato, ni siquiera se pudo inquieta. Además de ello, los teutones se llevan la peor marca de la Euro debido a que es el equipo que más tiempo paso abajo del marcador. Casi 200 minutos fueron los que llevó perdiendo Alemania.

Un planteo inexplicable

Hablar con el diario del lunes, como se dice en la jerga futbolera, es muy fácil. Pero lo que se venía viendo anunciaba que el plan a Löw no le iba a salir bien si no dejaba sus inexplicables cambios en sus equipos. No cabían dudas de que Sané y Gündogan debían salir visto lo visto ante Hungría. Y en vez de incluir un centrodelantero, que era lo que se necesitaba, Löw metio a un Timo Werner que terminó una temporada muy floja en uno de los mejores Chelsea de la historia.

Por otra parte, los cambios fueron más paupérrimos aún. En primer lugar porque no incluyo a ese centrodelantero que se mencionó (Kevin Volland). En segundo porque recién al minuto 68 hizo el primero e incluyo a Gnabry en lugar de un Timo Werner que no hizo absolutamente nada en todo ese tiempo. Inglaterra se puso en ventaja a los 7 minutos y Löw recién al minuto 87 cuando iba 2:0 reaccionó con dos cambios que poco pudieron influir. Y sobre todo, equivocados como es el caso de Jamal Musiala quién entró en un contexto totalmente contrario con apenas 18 años.

Inglaterra no lucio del todo bien, pero fue consistente, apostó a anular el mediocentro alemán y con la velocidad de Sterling sacó mucha ventaja. En lugar de dar el cambio y reforzar el mediocampo corriendo a Kimmich allí, Löw lo mantuvo en el lateral. Una decisión que fue muy cuestionada por los expertos y la afición, pero que Löw mantuvo hasta el final.

Un Joachim Löw que permaneció en su cargo por la nostalgia

A esta altura no quedan dudas de que lo hecho por Joachim Löw en los últimos 3 años no le da ni un mínimo de créditos para ocupar el cargo que ocupo hasta el día de hoy. Volviéndose en la primera ronda del Mundial de Rusia 2018 y dando muchas ventajas en cuanto partido jugó la selección, el nacido en Schönau viene desempañando una tarea deplorable.

La única buena noticia en este aspecto es que hemos visto sus últimos minutos en frente de la dirección técnica alemana. Ya anunció su salida y Hans-Dieter Flick será quién lo reemplace. Es cierto, se sabía desde el principio esto, sin embargo, da una pena mucho mayor el terminar un gran ciclo que comenzó en 2006 y que no dio la talla por caprichos personales.

Una Alemania que cae ante Inglaterra y que será muy difícil de levantar en el futuro

Con la nueva derrota y por lo que fue el partido, nadie podrá sonreír en el vestuario alemán por un largo tiempo. Hansi Flick tendrá una tarea muy dura de cara a lo que viene debido a que la nueva camada parece no tener eso que se necesita para ganar torneos. Los Havertz, Werner y compañía no contagian y el panorama es desolador de cara a futuro.

La revancha deberá ser en el próximo Mundial. Alemania no lo tendrá fácil. Mientras otras selecciones han cambiado cuando lo tenían que hacer, la nostalgia predominó y arruinó la gloria de Löw y a una generación que cargará con varios fracasos en su espalda.

Jefe de contenidos de Mi Bundesliga. Me puedes buscar en Twitter como @Gazpachen donde cubro el fútbol alemán hace más de ocho años.

Comentarios (5)

  • Luis

    El final de Low ha sido una catástrofe, debió salir en 2018, se han perdido tres años , y ahora va acostar mucho recuperarse .

    Por cierto , deja varios regalos:
    En la clasificación para el mundial , en un grupo muy fácil, ha empezado muy mal, y Flick va a tener que sudar la clasificación.

    Rannking fifa: me imagino que Alemania bajará hasta el Puesto 25 o 30, eso indica que si va la mundial , va al tercer o cuarto bombo y tendrá grupo muy difícil .

    Por otra parte a ver qué hace Flick , que jugadores lleva , y si sale ya de una vez un delantero centro decente.

    Por cierto , al Bayern, visto el nivel de Muller, Sane, Gnabry y Coman , más le vale fichar algo arriba para el año que viene

    responder
  • ALVARO

    Ademas de Low, al que veo que no vuelve a entrenar aun equip aleman o de elite, quednamuchos jugadores tocados por el nuevo ridiculo:

    -GINTER: Ha demostrado que no tiene nivel para la selección, un completo desastre, qunque creo que le perjudica mucho el sistema de tres defensas. Varios amigos que no le conocía mucno o no siguen el fútbol alemásn., han comentado que es muy malo, la verdad impresión penosa.

    -GUNDOGAN: Desaparecido, quizas tambien muy perjudicado por el sistema.

    -KROOS: No es un lider, y tendría que haber dado más rápidez y verticalidad al juego, creo que es bueno que deje la selección salvo que cambie radicalmnete, su forma de jugar genera mucho pase horizontal, hacia atrás, tikitaka, lentitud, las antipdas de lo que le gusta a Flick.

    -SANE: Después de un pésimo año, y uno anterioa lesionado, su actuación ha sido lamentable y preocupante. Creo que este jugador ya no levanta la cabeza, y este año lo va a pasar muy mal en el Bayern con Nagelsmann. Sinceramente , ya no espero nada de él.

    -GNABRY: Desastroso, la guinda su perdida en el segundo gol de Inglaterra. Tmabién ha estado muy mal en el Bayern en el último tramo. Espero que se recupere.

    -WERNER: Desatroso ante Inglaterra, o cambia este año, o eneeguida le vemos en la grada.

    responder
  • Luis Eduardo Acedo Payeras

    No se puede manejar un equipo tan importante en el concierto futbolístico global como Alemania a punto de terquedades y matriculados con viejas ideas. Eso fue lo que hizo Joachim Low, se cerró al cambio y presentó a la Mannschaft como un equipo amarrado, nada fluido, solo solvente en pases repetitivos de mitad de cancha hacia atrás, entre la defensa y los volantes de recuperación, pero sin volumen de juego de mitad hacia adelante, y eso lo quieren llamar «tiki-taka». Es un equipo que no tiene un cerebro, un hombre que pone a jugar a todos, y mucho menos una referencia en ataque como Kane en Inglaterra, como Benzema en Francia, como Morata en España, como Cristiano en Portugal, como Schick en la República Checa y como la mayoría de grandes selecciones en el mundo. Contando con grandes goleadores en la Bundesliga, a Low le dio el capricho de jugar sin atacante de área, y cuando se vio desesperado ingresó a un remedo de delantero como Timo Werner, ojalá algún día, por el bien de Alemania, haga algo bueno y de una alegría, pero hoy por hoy, no merece estar en un equipo como el Chelsea, si acaso, el Alemannia Aachen, mientras aprende principios básicos de fundamentación técnica, tales como, control orientado, recepción de un balón y perfilamiento a espalda de los defensores contrarios y por supuesto, definición. Con Hansi Flick, un entrenador con excelente palmarés, libre de terquedades, respetuoso y justo, existe una alta posibilidad que la Mannschaft suba su nivel y regrese a los lugares honoríficos a los que históricamente corresponde, eso si, primero tendrá que lidiar con una herencia adversa dejada por Low. Una clasificación adversa rumbo a Quatar 2022, en un grupo en el que increíblemente lidera Macedonia del Norte, una clasificación mundial de la Fifa seguramente del puesto 20 hacia adelante, la imagen, el prestigio del fútbol alemán, el cual ha sido mancillado y avergonzado en los cuatro últimos años. Sino existiese el Bayern München, el fútbol alemán sería el «hazme reír» del planeta fútbol. Debemos apoyar con todo el nuevo proceso que comienza con Flick y guardar la esperanza que consiga a nivel de selección todo lo que obtuvo a nivel de clubes con el Bayern. Se ve una luz al final del túnel.

    responder

Publicar un comentario