TOP

Los motivos que pueden llevar a Hansi Flick a la Selección Alemana

Los motivos que pueden llevar a Hansi Flick a la Selección Alemana

Hace unos días comentaba Karl-Heinz Rummenigge, máximo mandatario del FC Bayern München, que cambiar a los bávaros por el puesto de seleccionador alemán no tiene ningún sentido. Lo hacía en referencia a los rumores que apuntan a una salida de Hans-Dieter Flick en verano a la Selección Alemana.

Además, añadía que sería una locura querer deshacerse del gran artífice del sextete que ha conseguido el club en la última temporada. Lo cierto es que, a pesar del convencimiento que mostraba, la realidad puede no ser tan evidente, al menos a ojos del técnico.

Quizás por pura intuición o simplemente por la cantidad de rumores que se están oyendo, no es descabellado pensar que al de Heidelberg no le disgusta en absoluto la idea de entrenar a la Mannschaft. ¿Tendría sentido un cambio así más allá de las palabras de su presidente?

Relación excepcional con la federación alemana

La relación de Flick con la Federación Alemana de Fútbol es extraordinaria. Con ellos fue campeón del mundo en 2014 como segundo entrenador. Es más que conocedor de cómo funciona en todos sus niveles. De cara al vestuario, conoce a muchos de los pesos pesados y a la vista está que es capaz de recuperarles física y mentalmente.

¿Se imaginan que el paso de segundo entrenador a primero tiene un desenlace parecido al que hubo en el Rekordmeister? El sólo imaginarlo ya le vale a la DFB para ponerle como candidato número 1 a suplir a Joachim Löw.

Planificación de plantilla

Discreto, formal y para algunos incluso ‘soso’, el puesto parece quedarle como un guante. No le apasiona y nunca lo hará estar bajo los focos o pasar por rueda de prensa. El bueno de Hansi sabe perfectamente que su lugar no es ese, que le pagan para otra cosa. En este sentido, ser seleccionador le permitiría trabajar de manera más distendida, con tiempo y en la sombra gran parte de la temporada. No tendría la obligación de dar explicaciones cada tres días a los medios…ni a sus superiores.

Escucha la última edición de No Solo Bayern con Daniel Cadena Jordan y Nahuel Miranda.

Y digo esto porque otro de los aspectos clave es la libertad a la hora de planificar la plantilla. Tanto él como el director deportivo del club, Hassan Salihamidzic, han admitido ya que no son mejores amigos. A Flick le molesta su poca participación en la dirección deportiva y esto choca con unos dirigentes bávaros bastante intervencionistas en ese sentido. No le gustaron los fichajes de la última temporada y se ve reflejado en los pocos minutos que han tenido a lo largo de la temporada. Dirigiendo al combinado nacional, la libertad para confeccionar el equipo a su gusto sería total: las decisiones sólo recaerían sobre él. También la responsabilidad a la hora de dar la cara en las derrotas, pero esto a Flick no le preocupa tanto. No suele perder muy a menudo.

Hansi Flick y un objetivo nuevo en la Selección Alemana

Quedaría muy bonito hablar de hambre de títulos, de crear un legado en el club o de seguir consiguiendo cifras históricas a nivel de clubes. Sin embargo, lo cierto es que cuando ganas un sextete tocas techo. Es así de sencillo. Incluso Pep Guardiola, uno de los entrenadores que sacó una mejor versión del Bayern en los últimos años, dejó una sensación de fracaso por llegar a un equipo que acababa de ganar un triplete. Comparado con eso, todo sabe a poco.

En cambio, con Alemania tendría la misión de recuperar una selección con un potencial tremendo de cara al futuro, pero que necesita un cambio. A su disposición tendría una mezcla explosiva de jugadores veteranos, pero muy válidos y que ya conoce (como Manuel Neuer, Jerôme Boateng o Thomas Müller) con jóvenes promesas (Timo Werner, Kai Havertz o Jamal Musiala). Todo ello para aspirar a ganar un quinto Mundial para Alemania y recuperar en tiempo récord a un equipo hundido hace tres años en Rusia, o una Eurocopa que los germanos no se llevan desde 1996. Esto es clave: Al mando de la Mannschaft sí tendría mucho que ganar.

Por tanto, si nos paramos a pensarlo, la idea de que Flick llegue a la Selección Alemana puede no ser tan descabellada como dice Rummenigge. En cualquier caso, la decisión es suya. Se ha ganado el derecho a elegir su destino…¡Y bendito problema!

Publicar un comentario