TOP

Desde las Gradas: Bellingham, el capitán de la afición, contra todos los cobardes

Bellingham como capitán, algo necesario contra todos los cobardes. Foto: Getty Images.

Desde las Gradas: Bellingham, el capitán de la afición, contra todos los cobardes

Jude Bellingham se convirtió en el capitán de Borussia Dortmund hace rato. Sí, no tiene la cinta aún. Pero todos sabemos que la merece más que nadie.

Nuestro líder ante el vacío perfecto

Ya llegó marzo y estamos cansados. En el horizonte, no hay más que la mismísima nada. Como diría Hegel, la nada, el vacío perfecto. Y así es como nos sentimos los que llevamos los colores negriamarillos en el corazón: vacíos. El equipo se ha encargado de desilusionarnos a tal punto de quitarnos hasta la bronca por rechistar. Ya sabemos que todo se ha ido al tacho y así esperamos más que ansiosos a que todo termine.

Sin embargo, cuando suena el pitido del arbitro nuestra emoción está allí. Dormida por el dolor de cada derrota, de cada eliminación, en definitiva, de cada desilusión. Y a pesar de todo eso, el despertar de la fuerza cardiaca lleva un nombre y un apellido: Jude Bellingham. Cronológicamente, nació hace 18 años. Kairológicamente, hace más de 50.

Su potencia, su velocidad, su creatividad… Y así podríamos seguir describiendo al mayor talento joven que vistió nuestra camiseta desde los tiempos de Lars Ricken. Pero lo que más recalcamos es su carácter. Sus ganas de ser un triunfante cubren de esperanza a una afición que está cansado de todos los perdedores que se encuentran en el plantel.

Bellingham, nuestro capitán, contra todos los cobardes.

Y hablando justamente de estos denostados, nos hemos enterado de que muchos en el vestuario están incómodos con la figura del nacido futbolísticamente en Birmingham. Hasta han dicho que sus modos a la hora de comunicarse no eran los mejores. En resumidas cuentas, una falta de respeto para todos los que traspiran el sentimiento de BVB.

El único que ha salido a dar la cara fue Bellingham. El único que hemos visto destrozado por cada resultado es Bellingham. El único que se pone en los hombros al equipo para empujarlo cuando está muerto es Bellingham. Sí, Bellingham, Bellingham. Y hasta última instancia, Bellingham.

Mientras en los camerinos sufrimos a uno de los peores entrenadores de los últimos 10 años y a un plantel que a lo único que se dedica es ir a pasar a cobrar a fin de mes, un adolescente lucha por seguir haciendo grande a esta institución. ¿Y los «líderes»? Ni siquiera sabemos en qué andan. Empero, a todos ellos, les llegará la hora.

La esperanza de las tierras de Black Sabbath

Nuestro único elixir de esperanza reside en agosto. Michael Zorc se retirará y Sebastian Kehl junto a Edin Terzic tomarán las riendas del asunto. Ya más de un rumor indica que más de 17 jugadores están en la lista negra y que el trabajo se centrará en traer a efectivos con hambre de ganar. Todo eso que necesitamos los aficionados negriamarillos a las vísperas de una décima Meisterschale de FC Bayern München.

Viví lo mejor del fútbol alemán en español en el canal de Spotify de Mi Bundesliga.

Llegó el momento de dejar de mirar a la historia como pasa por nuestro costado. Con Jude ya tenemos a quién nos despierte de esta larga siesta, pero es hora de que el resto asuma sus responsabilidades. Este es un deporte de conjunto. Hasta Ozzy Osbourne necesito de un Tony Iommi y/o un Geezer Butler.

Pero lo que sí tenemos en claro es que Bellingham lleva la cinta de capitán de la afición. Él es y será nuestro líder. En él depositaremos nuestra confianza. Y quién no este a gusto, ahí está la puerta de salida. Con cobardes no vamos nunca más a ningún lado.

Jefe de contenidos de Mi Bundesliga. Me puedes buscar en Twitter como @Gazpachen donde cubro el fútbol alemán hace más de seis años.

Publicar un comentario