TOP

DFB Pokal: El torneo que dejó de importar

DFB Pokal: El torneo que dejó de importar

Año  tras año, el comienzo de la DFB Pokal deja abierto un debate: ¿Hacen los equipos grandes algún tipo de esfuerzo en este torneo? Los resultados parecieran indicar que no.

En total, Mainz, Stuttgart, Augsburg, Paderborn y Schalke 04 quedaron eliminados en la primera ronda; y Wolfsburg y Hamburgo tuvieron que tirar los penales para poder pasar. Por parte de la 2.Bundesliga, Nürnberg, FSV Frankfurt, VfR Aalen, SV Sandhausen, FC Ingolstadt, Fortuna Düsseldorf y el FC Union Berlin quedaron descalificados. Kaiserslautern necesitó de los penaltis para clasificar. Puesto en números, el 27,8% de los equipos de primera división y el 38,9% de los equipos de segunda –es decir, uno de cada cuatro y uno de cada tres respectivamente- no verán acción en apenas la segunda fase de la DFB Pokal. Para ello, sólo puede haber dos explicaciones razonables:

Es verdad, el dinero ofrecido dejó de ser incentivo, o el mismo formato no ayuda

Los incentivos económicos de participar en la DFB Pokal dejaron de importarle a los equipos grandes, puesto que estos han dejado de ser relevantes. La prueba de ello: año tras año vemos cómo los equipos de la 1.Bundesliga salen sin mayor explicación ante rivales considerablemente inferiores a ellos; en algunos casos, incluso, se trata de rivales amateur.

Cada ronda le da al ganador un par de cientos de miles de euros, que para clubes que facturan en nueve dígitos, resulta poco resultado para tanto esfuerzo. Salvo para quienes quizás aspiran a ganar más de un trofeo -o ganar esta copa en detrimento de la liga-, no suele haber mucha motivación en torno a la DFB Pokal. Y, en buena medida, el formato tampoco se presta para tomar muy en serio al torneo: los equipos profesionales -aquellos de la 1.- y 2.Bundesliga- se miden ante los de tercera, ligas regionales y lo mejor de la quinta y sexta división de Alemania. Quizás sea difícil ver como algo más que un amistoso un partido ante el Lippstadt,  el Waldalgesheim, el Optik Rathenow, o el USC Paloma.

Algo más similar a lo que se hace en el fútbol inglés, en el que hay una participación de todos los equipos existentes en la pirámide de fútbol bajo el mando de la FA, van ronda tras ronda hasta llegar al punto en el que se insertan los equipos profesionales. Alemania se beneficiaría de esto, y daría la oportunidad de más equipos pequeños de pensar en grande.

Los equipos grandes en verdad no son tan grandes

De las dos explicaciones, es la menos probable, dado que cada temporada comienza con un destello de notas en los portales deportivos alemanes, así como en las páginas especializadas del fútbol alemán, como Mi Bundesliga, en relación al aumento en ingresos, en la consolidación de un modelo de fútbol y de cómo cada vez más equipos alemanes han aprendido a jugar el deporte mundial en un planeta globalizado.

Resulta hasta contraintuitivo proponer que la 1.Bundesliga –hoy en día del mismo valor que la Serie A, pese a contar con 2 equipos menos; inamovible tercer lugar en el Coeficiente UEFA que se acerca más al segundo que al cuarto; con un campeón de Champions League hace dos temporadas; y nada más y nada menos que hogar del gran grueso de jugadores que conformaron la selección campeona del mundo, así como cerca de 90 jugadores adicionales que fueron convocados en las 32 selecciones del máximo torneo del fútbol- no tenga la capacidad de lidiar con rivales de la 3.Liga, las Ligas Regionales, las Oberliga y las Ligas de Asociaciones.

 

Director de MiBundesliga y Coordinador de Deportes en El Hatillo, Caracas, Venezuela. Conocedor y aficionado a la liga más competitiva, atractiva y única del fútbol mundial. Graduado de Universität Konstanz en Ciencias del Deporte; especializado en Sociología del Deporte.

Comentarios (2)

  • Shark Gutierrez

    Yo no creo que sea tanto por el dinero, como sobre todo, por el calendario. Sin ir más lejos, el Mainz ha tenido 3 partidos en 10 días, con apenas medio mes de rodaje. Creo que se pasa factura la tan pronta fecha para disputarse el encuentro. No es que el equipo de 1º o 2º tenga el nivel o no, o sea por el dinero, es que las pretemporadas comienzan a mediados de julio (por líneas generales) y, en 15 días no se puede hacer mucho más que “pasar por los pelos”, cuando el cambio es “grande”.

    La DFB estructura las primeras rondas de una manera ejemplar. Quizás, el debe está en los equipos de 3º hacia abajo. Se hacen unas competiciones de copa regionales, el año anterior, y los campeones califican. Estos campeones pueden ser de 3.Liga, o puede serlo de la Verbandsliga. Quizás, por ahí, sea el problema para unos y ventajas para otros relativo al interés. Un equipo de 3.Liga puede dar más la sorpresa que uno de 7º división. Sin embargo, en esos campeonatos, la diferencia es mínima. Es un filtro que, por ejemplo, la FA Cup no hace. Éstos, hacen un replay en caso de empate, incluso. En Alemania, no.

    Luego, por un lado se dice que la Copa Alemana no es competitiva. Luego vemos el palmarés y, equipos como el Bayern, Schalke, Dortmund o Werder Bremen la han ganado en las últimas ediciones. No es una cuestión de nivel de los grandes, sino de los que participan en las copas regionales y sus intereses reales. Algunos no pueden competir en los dos torneos y les supone un desgaste.

    En conclusión: yo no tocaría nada, porque es un torneo que, al fin y al cabo, beneficia a todos.

    responder
  • Voy con Shark aquí, tampoco tocaría nada. Si bien siempre hay alguna sorpresa y a veces una gran sorpresa, creo que es parte del atractivo de esta competición.

    Si queremos una Copa donde jueguen todos los grandes siempre, entonces habrá que hacer otra, pero parte del interés de esta es justo ese. El que un equipo de sexta pueda plantarle cara a un primera o segunda.
    Si a un equipo económicamente no le interesara, pues que lo deje. Esos varios cientos de miles de euros le vendrán muy bien a otros clubes.
    Si vemos sistemas como el español, que benefician completamente al equipo grande, se pierde del todo el factor sorpresa, ltractivo para el especttividad y sobre todo el atractivo para el espectador. Estas sorpresas son mucho menos frecuentes, mucho más complicado de verlas y eso sin que sean equipos de una sexta división, sino de una tercera categoría.

    responder

Publicar un comentario