TOP

Leroy Sané y el absurdo ojo de la tormenta

Leroy Sané y unas críticas inmerecidas. Foto: Getty Images.

Leroy Sané y el absurdo ojo de la tormenta

Tal parece que cuando no hay noticias para publicar, determinadas redacciones recurren a uno de los clichés que más vende dentro del Bayern München: Leroy Sané y su última oportunidad en el club.

Si nos guiamos por lo que dicen pudiera parecer que el paso del ex Manchester City por Baviera ha sido un fracaso total. Incluso en la última información señalan que el jugador pudiera perder el puesto en la selección. ¿Acaso todo esto tiene sentido?

La llegada

Leroy Sané siempre fue uno de los fetiches de Hasan Salihamidzic. Tanto que para la temporada 2019-2020 el club estaba dispuesto a desembolsar alrededor de 100 millones de euros por el alemán, lo que sería la compra más cara de la historia de la institución. Sin embargo, la rotura del ligamento cruzado anterior que sufrió el jugador frenó todo tipo de negociación. Un año después, recuperado física, pero no mentalmente, Sané llega a München por un precio de 60 millones.

Suscríbete al canal de Spotify de Mi Bundesliga.

El primer año

La llegada de Sané en teoría le daba al Bayern esa zurda educada en el extremo derecho de la cancha que habían perdido con la partida de Arjen Robben. El plan inicial era volver a contar con los elementos que permitieran al entrenador (Hansi Flick) apegarse al más puro ADN del fútbol bávaro, con extremos bien abiertos que a pierna cambiada trazaran diagonales hacia al centro. Una reedición de la exitosa Robbery.

La teoría no fue efectiva sobre el césped. Ya sea por su falta de confianza o su incomodidad por jugar en la derecha, el hecho es que su primera temporada dejó sensaciones muy pobres. Sobre todo, teniendo en cuenta que era un jugador que estaba llamado a ser una de las grandes estrellas del plantel. No obstante, Leroy logró cerrar su primer año con dobles dígitos en goles y asistencias (10-11) si sumamos todas las competiciones.

Naglesmann y el cambio de posición

Tras las pobres sensaciones desprendidas por Sané en el extremo derecho del campo, el nuevo entrenador del Bayern, Julian Nagelsmann decidió cambiar de posición y rol a Leroy. Ahora tendría total libertad de movimiento. Pero sobre todo se colocaría como una especie de media punta por izquierda, con muchos movimientos sin balón e intercambios de alturas en el campo. Sus mapas de calor de ambas temporadas ayudan a comprender el cambio.

Mapas de calor de sus dos primeras temporadas. Tomados de www.sofascore.com

Nagelsmann más que llevarlo de un sector de la cancha a otro, le dio la oportunidad de mostrar todo lo aprendido en Machester bajo las órdenes de Pep Guardiola. Básicamente, le dio la llave del ataque y este no lo desaprovechó. Sané terminó el año con 14 goles y 15 asistencias. Sin embargo, dejando los números de lado, que son muy buenos, en el tramo de la temporada que mejor jugó el equipo (primera mitad del calendario. Sin dudas, fue el jugador clave de la pizarra del entrenador. El hombre que le daba estructura al ataque con sus conducciones y su desequilibrio por el centro. Fue titularísimo.

Cierto que tiene una segunda mitad en la que bajó mucho su rendimiento, como todo el plantel, pero eso no quiere decir que no haya mostrado por qué se fueron a Manchester y pagaron semejante cifra.

Puede que en los entrenamientos no tenga el mejor lenguaje corporal, o que su implicación en determinados contextos pueda ser cuestionable, pero esas variables de la ecuación son corregibles y en determinadas situaciones no solo son su responsabilidad. Sané ya mostró su calidad, de lo que es capaz, exigirle mucho más es una muestra de que el aficionado y la prensa tuvieron expectativas sobredimensionadas con respecto a lo que en realidad podía ofrecer, que en mi opinión no ha sido poco. De momento ha arrancado la temporada siendo una daga indetenible en las segundas mitades y en su primera titularidad las sensaciones fueron positivas.

Publicar un comentario