TOP

De la mano de Kramny, el Stuttgart empieza a ver la luz

De la mano de Kramny, el Stuttgart empieza a ver la luz

El Stuttgart es conocido como uno de los equipos tradicionales de la Bundesliga. Tanto que ha jugado 51 de las 53 ediciones de la competición, en las cuales ha levantado el trofeo de campeón en 5 oportunidades: la más reciente en 2007. No obstante, desde ese punto no ha podido volver a los puestos de élite y por el contrario ha centrado sus esfuerzos en pelear contra el descenso y mantener la categoría, algo que sus fanáticos no desearían volver a vivir, pero que se tornado habitual con el paso de los años.

Esta temporada no ha sido la excepción y luego de 19 jornadas el Stuttgart ocupa la posición número 15 de la tabla: ubicación que antes hubiera sido impensada, pero ahora suena como gratificante. Más desde la ida de su exentrenador, Alexander Zorniger, quien fue despedido el pasado noviembre y dejó al club del sur de Alemania con tan solo 10 puntos y ubicado en la decimosexta casilla.

Así fue como la directiva decide traer al director técnico del segundo equipo, Jürgen Kramny, como solución interina, para luego de una aceptable actuación darle el empoderamiento total como entrenador oficial, al finalizar la primera etapa de la actual temporada. Con un balance de 1 victoria, 2 empates y 1 derrota por liga, más el paso a cuartos de final de la Copa de Alemania, tras vencer al Eintracht Braunschweig 3-2 en tiempo suplementario.

La novedad llamada Kramny

A partir la llegada del nuevo entrenador se puede decir que se ha continuado con la tendencia que se traía de realizar múltiples opciones de gol, pero siempre con el mismo problema: la contundencia. Eso sí, se puede afirmar que desde que Jürgen Kramny tomó las riendas de “Los Suabos” el equipo ha vuelto a jugar un fútbol deleitable y efectivo. A pesar de los pocos partidos que lleva a cargo, Kramny está resultando de a poco una revelación.

El 2016 comenzó con buena actitud y tres nuevas caras. La primera un viejo conocido de la liga e integrante de la selección campeona del mundo en 2014: Kevin Grosskreutz (27 años), quien, desde su salida del Dortmund, no pudo jugar en Galatasaray por un incidente con la llegada de su documentación y su fallida integración a la capital turca decidió regresar a su país para jugar en el Stuttgart.

También, en el ataque se encontraron soluciones, pero llegaron desde el Dynamo Kiev de Ucrania con el delantero de 26 años, Arton Kravets, quien ya pagó luego de dos jornadas con un gol en el triunfo del pasado fin de semana. Por último, la defensa tiene un nuevo integrante y es el central italiano de 22 años, Federico Barba, procedente del FC Empoli, con el que se espera ayude a salir al club del nada envidiable lugar de ser el equipo con más goles en contra de la liga (39 goles).

Y hasta lo corto del presente año han funcionado las variantes. Derrotaron al Colonia, en calidad de visitantes, por 1-3 y vencieron, como local, al “Dinosaurio” 2-1. Con no solo el resultado, sino mostrando superioridad ante sus rivales. “Siempre dije que no tengo ganas de luchar contra el descenso . Todavía estamos abajo, pero ya tenemos en la mira a los de arriba y queremos ir subiendo. Con optimismo y algo de euforia podemos lograrlo”, señaló una de sus figuras, el mediocampista, Daniel Didavi, al canal de la Bundesliga.

Con este buen comienzo, se aspira que sea el primer ladrillo para construir una mejor segunda parte de la campaña, que no solo los saque de a lucha contra el descenso, sino que le devuelva un poco la gloria de antaño, por la cual se convirtieron en famosos.

Publicar un comentario